En tiem­pos de Car­na­val

Mas Negocios - - COLUMNISTA INVITADO - Ma­ria­na Gar­cés

Pen­sar en el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla es re­fe­rir­se a una de las tra­di­cio­nes más arrai­ga­das del ca­ri­be co­lom­biano que lo­gra mo­vi­li­zar a pro­pios y vi­si­tan­tes en una ma­ni­fes­ta­ción fes­ti­va que da cuen­ta del mes­ti­za­je triét­ni­co de la re­gión.

El Car­na­val es una mues­tra de re­sis­ten­cia de nues­tros an­ces­tros a la pér­di­da de sus ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les usa­das en oca­sio­nes como mo­fa a los an­ti­guos es­pa­ño­les do­mi­nan­tes, pe­ro que ter­mi­na sien­do una mues­tra de acep­ta­ción a la di­fe­ren­cia de ra­zas, re­li­gio­nes, ideo­lo­gía y con­di­cio­nes so­cia­les. Un ver­da­de­ro ejem­plo de con­vi­ven­cia y ciu­da­da­nía.

Es ad­mi­ra­ble ver el em­po­de­ra­mien­to y la dis­ci­pli­na de los ha­ce­do­res del Car­na­val, quie­nes de­di­can la ma­yor par­te de su tiem­po a or­ga­ni­zar la que, por más de un si­glo, ha si­do su fies­ta más im­por­tan­te del año. La cons­tan­te pre­pa­ra­ción de las dan­zas y mú­si­cas, y el cui­da­do en el más mí­ni­mo de­ta­lle del ves­tua­rio, más­ca­ras y ca­rro­zas que en­ga­la­nan du­ran­te cua­tro días las ca­lles de Ba­rran­qui­lla, son mues­tra del gran arrai­go al Car­na­val de Ba­rran­qui­lla, la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Co­lom­bia de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co (Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra).

El Car­na­val de 2016 re­pre­sen­ta un nue­vo re­to pa­ra sus ha­ce­do­res y or­ga­ni­za­do­res, quie­nes tie­nen la gran res­pon­sa­bi­li­dad de po­ner en mar­cha el Plan Es­pe­cial de Sal­va­guar­da apro­ba­do en 2015, un acuer­do so­cial que mar­ca la hoja de ru­ta pa­ra la pro­tec­ción del Car­na­val en su esen­cia más tra­di­cio­nal, evi­tan­do así su exceso de co­mer­cia­li­za­ción y la

es­pec­ta­cu­la­ri­za­ción de la fies­ta.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ce­le­bra­mos todos los es­fuer­zos que rea­li­zan los ba­rran­qui­lle­ros pa­ra man­te­ner vi­va es­ta ma­ni­fes­ta­ción, pa­ra con­ser­var­la, pe­ro tam­bién pa­ra re­no­var­la, dán­do­le es­pa­cio a las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les con­tem­po­rá­neas.

Ce­le­bra­mos tam­bién las ex­pe­rien­cias fes­ti­vas que sur­gen en los barrios po­pu­la­res de ma­ne­ra es­pon­tá­nea e in­for­mal y que de­mues­tran que cuan­do se ce­le­bra el Car­na­val, en Ba­rran­qui­lla todos son uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.