Uno de ca­da dos je­fes en Co­lom­bia es una mu­jer

Mas Negocios - - LÍDERES - RO­BER­TO LUIS HERNÁNDEZ

Pro­mo­ver la igual­dad de gé­ne­ro en el ám­bi­to la­bo­ral no so­lo ha­ce par­te del de­ber ser de las or­ga­ni­za­cio­nes, sino que tam­bién es una la­bor in­te­li­gen­te de las em­pre­sas. El com­ple­men­to de la uti­li­za­ción de las ha­bi­li­da­des y ta­len­tos, tan­to de hom­bres como mu­je­res, be­ne­fi­cia a las em­pre­sas y a la so­cie­dad en ge­ne­ral por un ma­yor ren­di­mien­to.

Pa­ra Guy Ry­der, di­rec­tor ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (ILO, por sus si­glas en in­glés), en el in­for­me Wo­men in Bu­si­ness and Ma­na­ge­ment Gai­ning, re­sal­ta que el he­cho que la pre­sen­cia de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral es ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo, tan­to a ni­vel na­cio­nal como em­pre­sa­rial.

En­tre los 108 paí­ses ana­li­za­dos por la ILO, se en­con­tró que en la ma­yo­ría de las re­gio­nes las mu­je­res su­pe­ran a los hom­bres en los lo­gros edu­ca­ti­vos, re­pre­sen­tan­do una re­ser­va de ta­len­to in­creí­ble y re­cur­so na­cio­nal.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos, Co­lom­bia es el ter­cer país en to­do el mundo en te­ner una ma­yor pro­ba­bi­li­dad don­de el je­fe sea una mu­jer. En es­te te­rri­to­rio exis­te una pro­ba­bi­li­dad del 53,1% de que la per­so­na que to­ma las de­ci­sio­nes en la em­pre­sa sea una mu­jer, es de­cir que uno de ca­da dos je­fes en Co­lom­bia es una mu­jer.

Es im­por­tan­te que las mu­je­res en el país es­tán te­nien­do una ma­yor pre­sen­cia en el mer­ca­do la­bo­ral, sin em­bar­go, el mis­mo es­tu­dio re­fle­ja que a es­tas aún les ha­ce fal­ta dar un úl­ti­mo pa­so pa­ra li­de­rar com­ple­ta­men­te las em­pre­sas. Es de­cir, los pues­tos de ma­yor im­por­tan­cia y de­ci­sión fi­nal den­tro de la em­pre­sa, como la pre­si­den­cia o ge­ren­cia ge­ne­ral, son ocu­pa­dos por hom­bres. +NE­GO­CIOS (+ n) con­sul­tó con ex­per­tos pa­ra co­no­cer qué ha­ce fal­ta pa­ra dar ese gran pa­so pa­ra que las mu­je­res lle­guen a li­de­rar com­ple­ta­men­te las em­pre­sas.

Des­de la per­cep­ción de al­gu­nas em­pre­sa­rias, la mu­jer se en­cuen­tra cua­li­fi­ca­da pa­ra afron­tar cual­quier re­to. A pe­sar de te­ner una con­di­ción na­tu­ral que en al­gún mo­men­to pue­de in­ci­dir en el ren­di­mien­to pro­duc­ti­vo, como lo es que­dar em­ba­ra­za­da y sa­lir del mer­ca­do la­bo­ral al­re­de­dor de 4 me­ses, tan­to fí­si­ca como men­tal­men­te la mu­jer pue­de desem­pe­ñar cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad.

“A la mu­jer no le ha­ce fal­ta na­da, el problema es­tá en la cre­di­bi­li­dad que se tie­ne con res­pec­to a la ma­ne­ra como la mu­jer pu­de desa­rro­llar­se en esos car­gos que tra­di­cio­nal­men­te han si­do de hom­bres”, ex­pre­só Sunny Ba­lles­tas, ge­ren­te de re­cur­sos hu­ma­nos de Saiks.

Pa­ra la ge­ren­te, las mu­je­res en car­gos de al­ta di­rec­ción se desem­pe­ñan ex­tra­or­di­na­ria­men­te y se de­be a que son mu­cho más or­ga­ni­za­das y más di­rec­tas y es­tra­té­gi­cas en su plan de ac­ción. “Esas vir­tu­des le per­mi­ten cum­plir ca­da uno de sus ob­je­ti­vos. No hay que ne­gar que exis­te al­gún ti­po de te­ma aso­cia­do al rol mas­cu­lino y su fuer­za al mer­ca­do. Pe­ro la mu­jer co­lom­bia­na no ha per­di­do la res­pon­sa­bi­li­dad tan­to en la ca­sa como en el tra­ba­jo, ge­ne­ran­do en ca­da una de ellas la ca­pa­ci­dad de en­fo­car­se en más de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.