Al­to

Mas Negocios - - LÍDERES -

de­di­ca tan prag­má­ti­ca­men­te a li­de­rar una em­pre­sa como un hom­bre. Se cree que es más ries­go­so con­tra­tar a una mu­jer como ge­ren­te de una com­pa­ñía por­que en al­gún mo­men­to es­ta le da­rá ma­yor im­por­tan­cia a la fa­mi­lia” ex­pli­có Ma­ría Mer­ce­des Bo­te­ro, di­rec­to­ra de In­psi­con. Sin em­bar­go, la ex­per­ta en­fa­ti­zó en que la mu­jer no de­be ser vis­ta pa­ra lle­nar un cu­po o so­lo cum­plir la exi­gen­cia de una nor­ma­ti­vi­dad.

“His­tó­ri­ca­men­te la mu­jer ca­re­ce de una fuer­te tra­di­ción de li­de­raz­go. So­lo en los años cin­cuen­ta lo­gró vo­tar o en­trar a la uni­ver­si­dad. Pe­ro, a pe­sar de to­do es­tá lle­gan­do a car­gos fun­da­men­ta­les en la opi­nión pú­bli­ca, el ver­da­de­ro problema es­tá en que cuan­do lle­gan a esos gran­des car­gos su sa­la­rio es in­fe­rior al de los hom­bres”, en­fa­ti­zó Bo­te­ro.

Se­gún el in­for­me de Desa­rro­llo Hu­mano 2015 de Na­cio­nes Uni­das, ONU, las mu­je­res rea­li­zan tres de ca­da cua­tro ho­ras de tra­ba­jo no pa­ga­do, en cam­bio, a los hom­bres les co­rres­pon­den dos de ca­da tres ho­ras de tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do.

De acuer­do con lo con­sul­ta­do, la mu­jer co­lom­bia­na es­tá en to­tal ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad y así que­da de­mos­tra­do con su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go en gran­des em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.