Guía prác­ti­ca pa­ra un

Mas Negocios - - TEMACENTRAL -

No­ta: quien lle­ga al Car­na­val de Ba­rran­qui­lla de­be acep­tar que se ha­ce hin­cha ofi­cial de Ju­nior por 4 días; au­men­ta­rá unos ki­los de más por cuen­ta de la gas­tro­no­mía lo­cal; gas­ta­rá bue­na pla­ta; re­ci­bi­rá per­ma­nen­tes ‘azotes’ de mai­ce­na y es­pu­ma; be­be­rá cuan­to tra­go le pa­se por el fren­te; bai­la­rá

en­tre otros te­mas mu­si­ca­les pe­ga­jo­sos, y no de­ja­rá de es­cu­char fra­ses y tér­mi­nos lo­ca­les que, en su vi­da, cree­rá que aquí, en la tie­rra del ¡có­ge­la sua­ve!, pue­den lle­gar a ser muy “se­rias”.

Es­te ani­mo­so via­je em­pie­za por la con­se­cu­ción de un ho­tel du­ran­te su es­ta­día. Se­pa que va a pa­gar una ta­ri­fa un po­co más al­ta que en otras tem­po­ra­das del año, pues ten­drá el pri­vi­le­gio de ‘tro­pe­zar­se’ en la ca­lle con un hom­bre dis­fra­za­do de mu­jer, otro de en­fer­me­ra y otro más como mé­di­co que pa­ro­dian una sa­la de par­to y le pi­den pla­ta por un re­cién na­ci­do de plás­ti­co. Por si fue­ra po­co, uno de los dis­fra­za­dos le pon­drá un re­vól­ver de men­ti­ras en la ca­be­za que en el ca­ñón tie­ne for­ma de miem­bro vi­ril. ¡Quie­to, da­me la pla­ta ni­ño!, le di­cen de for­ma jo­co­sa. Si al­go pa­re­ci­do le lle­ga a pa­sar, de­je que la lo­cu­ra se le pe­gue, gó­ce­la.

La ro­pa es lo de me­nos. De­je en ca­sa las ca­mi­sas Luis, ba­ja esa pe­rra del ca­rro”… o“Con­trol de al­coho­le­mia, so­ple aquí”, fra­se que se com­ple­men­ta con una fle­cha que orien­ta ha­cia los ge­ni­ta­les. Es­tas ca­mi­se­tas no sue­len pa­sar de 20.000 o 30.000 pe­sos. Los za­pa­tos de­ben ser có­mo­dos y si son ti­po te­nis, mu­cho me­jor. Y pa­ra ma­yor fes­cu­ra, use ber­mu­da o pan­ta­lón cor­to. El jean, dé­je­lo pal’ bem­bé (fies­ta) noc­turno.

An­de con ga­fas, go­rro, blo­quea­dor o cual­quier ele­men­to que lo pro­te­ja del sol, e hi­drá­te­se.

En­té­re­se que aquí, en un abrir y ce­rrar de ojos, pue­de que­dar en me­dio de un re­co­chón car­na­va­le­ro, una ti­ra­de­ra de es­pu­ma (aún la hay, pe­se al con­trol de las au­to­ri­da­des), y así per­der su di­ne­ro, do­cu­men­tos o sus per­te­nen­cias. Así que lo me­jor es lle­var en el bol­si­llo lo esen­cial: una pe­que­ña can­ti­dad de di­ne­ro, la que us­ted con­si­de­re que va a gas­tar, una so­la iden­ti­fi­ca­ción y su te­lé­fono ce­lu­lar.

Esa can­ti­dad de di­ne­ro de­be ser en bi­lle­tes de ba­ja de­no­mi­na­ción, de­bi­do a que en los cua­tro días es­ca­sea en la ciu­dad

Un pro­me­dio de 7.500 tu­ris­tas lle­ga­rán es­te año al Car­na­val.

El Se­rru­cho, La Es­pe­lu­cá, El Lá­ti­go, Ma­te­ria­lis­ta, Se­pa que va a pa­gar un cos­to al­to por una ha­bi­ta­ción du­ran­te la fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.