Un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio, ¿con po­ca re­gu­la­ción?

Mas Negocios - - EDITORIAL - MERIAN ARAU­JO Edi­to­ra +NE­GO­CIOS (+ n)

El des­ca­la­bro de In­ter­bol­sa en 2012, la cri­sis del sec­tor ener­gé­ti­co el año pa­sa­do, y el re­cien­te es­cán­da­lo por los so­bre­cos­tos de más de US$4.000 mi­llo­nes pa­ra la am­plia­ción de Re­fi­car, han pues­to en evi­den­cia que, des­de di­fe­ren­tes sec­to­res, la vi­gi­lan­cia, re­gu­la­ción y su­per­vi­sión de va­rias ins­ti­tu­cio­nes en el país han fa­lla­do. Es­to lle­vó, por ejem­plo, a que des­de el Go­bierno se le die­ran más “dien­tes” a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Pú­bli­cos pa­ra vi­gi­lar y san­cio­nar a las em­pre­sas que in­cum­plan con sus obli­ga­cio­nes.

Pe­se a es­tos ca­sos, pa­re­ce ser que la ten­den­cia se re­pli­ca al te­ma que nos com­pe­te en el es­pa­cio cen­tral de es­ta edi­ción: el mul­ti­mi­llo­na­rio ne­go­cio de la be­lle­za, que ob­ser­va­mos des­de el ma­si­vo con­su­mo de ma­qui­lla­je, tintes y tra­ta­mien­tos; lo­cio­nes y per­fu­mes, así co­mo ele­men­tos de aseo per­so­nal que, en to­tal, mue­ven bi­llo­nes de pe­sos al año, se­gún los re­gis­tros del Da­ne. So­lo en 2013, se es­ti­ma que la in­dus­tria de es­tas tres áreas mo­vió unos $4,01 bi­llo­nes que ya no so­lo co­rren por cuen­ta de mu­je­res, sino que a eso se su­ma un cre­cien­te mer­ca­do mas­cu­lino que es ca­da vez más exi­gen­te en asun­tos de be­lle­za.

En la edi­ción tam­bién he­mos ana­li­za­do el te­ma des­de los tra­ta­mien­tos in­va­si­vos y no in­va­si­vos, los cos­tos que tie­nen al­gu­nos de los pro­ce­di­mien­tos que más de rea­li­zan en el país y có­mo el dó­lar es­tá be­ne­fi­cian­do a los pro­fe­sio­na­les lo­ca­les, por­que a los ex­tran­je­ros les re­sul­ta mu­cho más ren­ta­ble ve­nir a Co­lom­bia a rea­li­zar­se al­gu­na in­ter­ven­ción, que ha­cer­la en Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa. En los pa­sos ini­cia­les del tra­ba­jo, el pri­mer des­con­cier­to vino des­de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud, en don­de nos se­ña­la­ron que ni ellos ni el Mi­nis­te­rio del sec­tor tie­nen com­pe­ten­cia en la apro­ba­ción, re­gu­la­ción y su­per­vi­sión de los cen­tros de es­té­ti­ca y spa que, en me­dio de las ten­den­cias del mer­ca­do, se han con­ver­ti­do en cen­tros in­te­gra­les con mé­di­cos es­te­ti­cis­tas y ci­ru­ja­nos que rea­li­zan in­ter­ven­cio­nes en el cuer­po de sus pa­cien­tes. To­da esa res­pon­sa­bi­li­dad que­da en ma­nos de las Se­cre­ta­rías de Sa­lud lo­ca­les, de­pen­den­cias que tam­bién de­ben es­tar al fren­te de to­dos los pro­ble­mas que aque­jan es­te ser­vi­cio en la ciu­dad. Con eso en la mi­ra, y el de­bi­do res­pe­to a sus fun­cio­na­rios, va­le pre­gun­tar si la Se­cre­ta­ría dis­tri­tal tie­ne los “dien­tes” ne­ce­sa­rios pa­ra res­pon­der por to­das esas obli­ga­cio­nes. Más aún cuan­do Ba­rran­qui­lla ha ga­na­do au­ge co­mo des­tino pa­ra quie­nes bus­can una bue­na ci­ru­gía, a có­mo­dos pre­cios.

Aun­que la de­pen­den­cia sí es­ta­ble­ce unos re­qui­si­tos pa­ra ha­bi­li­tar los cen­tros y se ha lo­gra­do que mu­chos fun­cio­nen en re­gla y que sus doc­to­res ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de sus pa­cien­tes, al­gu­nas de las fuen­tes con­sul­ta­das nos ase­gu­ra­ron que des­de que ini­cia­ron ope­ra­cio­nes nun­ca han re­ci­bi­do al­gu­na vi­si­ta de ins­pec­ción de al­gún en­te del Es­ta­do, o que a ellos mis­mos les in­quie­ta que pro­fe­sio­na­les no ca­pa­ci­ta­dos es­tén ha­cien­do pro­ce­di­mien­tos in­va­si­vos. Con es­te plan­tea­mien­to no se busca sa­ta­ni­zar es­tos com­ple­jos, pe­ro ese es un asun­to al cual hay que po­ner­le el ojo, pa­ra evi­tar que ca­sos co­mo el de An­gie Men­do­za ( ba­rran­qui­lle­ra que fa­lle­ció el año an­te­rior por un aumento de glú­teos que reali­zó una per­so­na no ca­li­fi­ca­da) se re­pi­tan y se co­bren más vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.