$25.000

Mas Negocios - - TEMA CENTRAL -

es el pre­cio ba­se de un cor­te de hom­bre en Jor­ge Bra­vo Sa­lón. apro­xi­ma­da­men­te, usa una tu­pi­da bar­ba que de­jó cre­cer lue­go de ver por re­des so­cia­les la ten­den­cia mun­dial de su uso al es­ti­lo “pi­ra­ta”, que en reali­dad se de­be a la cul­tu­ra “hips­ter”, pro­ve­nien­te de Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te es un fe­nó­meno ur­bano, en el que los jó­ve­nes se in­tere­san por un mo­do de vi­da al­ter­na­ti­vo, co­mo si no les im­por­ta­ra la mo­da y ni su es­té­ti­ca, aun­que, pa­ra ver­se bien, re­to­can per­ma­nen­te­men­te su bar­ba y su cor­te de ca­be­llo. Y eso es lo que Jhon rea­li­za, se­gún él, ca­da vez que “pue­de”.

Ex­pli­ca que en di­ciem­bre an­te­rior com­pró una má­qui­na pa­ra cor­tar bar­ba que le cos­tó $120.000. Con es­ta, se ra­su­ra to­dos los días par­te de las me­ji­llas pa­ra “de­li­near” la bar­ba y, en cuan­to al es­pe­sor, se la pa­sa ca­da cin­co días pa­ra man­te­ner­la “uni­for­me”. Pe­ro cuan­do desea “ver­se bien” o tie­ne que ir a al­gún even­to con su no­via, va a la pe­lu­que­ría de con­fian­za, en la que le co­bran $15 mil por “re­to­que de bar­ba y cor­te de ca­be­llo”.

SIEM­PRE A LA VAN­GUAR­DIA. Pa­ra Jor­ge Bra­vo, el pro­fe­sio­nal de la be­lle­za de­be es­tu­diar to­do el tiem­po es­pe­cia­li­zán­do­se en co­lo­ri­me­tría, cor­tes, y to­do lo re­la­cio­na­do con el “ma­ke-up”.

Así, de es­ta ma­ne­ra, Bra­vo in­sis­te en que se re­nue­va es­te mer­ca­do y se lle­va nue­va clien­te­la.

“En mi sa­lón, que na­da más es pe­lu­que­ría, se re­nue­va con nue­vas ten­den­cias. Lo que va sa­lien­do en el mer­ca­do se va im­ple­men­tan­do en nues­tro si­tio de tra­ba­jo”.

Sos­tie­ne que ac­tual­men­te tie­ne co­mo úl­ti­ma novedad pa­ra cor­te de ca­be­llo las ti­je­ras tér­mi­cas o ther­mo cut, las cua­les be­ne­fi­cian a la ho­ra de cor­tar el ca­be­llo de las mu­je­res.

En el ne­go­cio de la pe­lu­que­ría, co­men­ta que la ren­ta­bi­li­dad es­tá “ama­rra­da” a la es­pe­cia­li­za­ción del pe­lu­que­ro.

En ese sen­ti­do, ase­gu­ra que es­te es­que­ma de tra­ba­jo lo ha lle­va­do a agen­dar el tra­ba­jo pa­ra “brin­dar­le un ser­vi­cio más ex­clu­si­vo y per­so­na­li­za­do a ca­da clien­te, apo­ya­do de las úl­ti­mas ten­den­cias en el ra­mo. Un ser­vi­cio di­fe­ren­te a los de­más sa­lo­nes, eso nos da la ex­clu­si­vi­dad”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.