Al­ter­na­ti­vas de es­tu­dios vir­tua­les y a dis­tan­cia

Mas Negocios - - EDUCACIÓN - Ma­re­len Cas­ti­llo

De no ser por la me­to­do­lo­gía de es­tu­dio a dis­tan­cia, afir­ma Luis Al­man­za, no hu­bie­se po­di­do ma­te­ria­li­zar los sueños de te­ner una vi­vien­da pro­pia pa­ra él y otra pa­ra sus pa­dres. Cuen­ta Al­man­za que des­de jo­ven em­pe­zó a tra­ba­jar en una com­pa­ñía de jue­gos de azar en su na­tal San­ta Marta, don­de ga­na­ba un suel­do mí­ni­mo que de­bía “es­ti­rar” du­ran­te ca­da quin­ce­na.

En la em­pre­sa -re­cuer­da Luis- le die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­cer una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria pa­ra es­ca­lar po­si­ción y así “ara­ñar” un mejor suel­do. La op­ción que más se ajus­tó a su ho­ra­rio la­bo­ral e in­gre­sos men­sua­les era una ca­rre­ra a dis­tan­cia.“bus­qué op­cio­nes y la mejor fue con­ta­du­ría pú­bli­ca en una ins­ti­tu­ción de Ba­rran­qui­lla. En la se­ma­na, des­pués de sa­lir del tra­ba­jo, me de­di­ca­ba a es­tu­diar los ma­te­ria­les que me en­via­ban. Y los vier­nes en la no­che y sá­ba­dos por la ma­ña­na te­nía cla­ses en Ba­rran­qui­lla. Así cul­mi­né en ocho se­mes­tres mi ca­rre­ra”, sos­tie­ne el pro­fe­sio­nal.

Hoy, des­pués de mu­chos años y otros es­tu­dios pos­te­rio­res, Luis Al­man­za es due­ño de su pro­pia em­pre­sa en la ca­pi­tal del Mag­da­le­na y, en lu­gar de ob­te­ner dos vi­vien­das, sue­ño que te­nía de jo­ven, el des­tino le re­ga­ló cua­tro.

PANORAMA NA­CIO­NAL. Al­man­za fue uno de los 10.811 es­tu­dian­tes que en 2006, ob­tu­vie­ron el tí­tu­lo de pro­fe­sio­nal con la me­to­do­lo­gía a dis­tan­cia, se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal.

Es­ta al­ter­na­ti­va de es­tu­dio es la “mejor” que exis­te hoy pa­ra las per­so­nas, de acuer­do con Mar­ga­ri­ta Por­to, di­rec­to­ra del Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio de Aten­ción Vir­tual de la Unad (Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Abier­ta y a Dis­tan­cia), en Puer­to Co­lom­bia.

“La edu­ca­ción a dis­tan­cia (EAD) re­fie­re su pro­pio me­ta­len­gua­je, y es­te es to­da­vía po­co re­co­no­ci­do por la gran ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos, pe­ro cuan­do al­guien que vie­ne del sis­te­ma tra­di­cio­nal de edu­ca­ción lo re­co­no­ce, es el mejor trans­mi­sor de sus bon­da­des y be­ne­fi­cios”, pre­ci­sa Por­to. La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Abier­ta y a Dis­tan­cia (Unad) es pio­ne­ra en Co­lom­bia de es­te ti­po de me­to­do­lo­gía; ha brin­da­do opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior, “Pre­sen­cial, vir­tual y a dis­tan­cia: los pro­gra­mas son de la mis­ma ca­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.