Tips de ves­tir pa­ra el eje­cu­ti­vo del Ca­ri­be

Mas Negocios - - MARKETING - RO­BER­TO HER­NÁN­DEZ MANTENERMANTENE EL ES­TI­LO PRO­PIO

En al­gu­nas em­pre­sas aún se con­ser­va una má­xi­ma que no to­dos los jó­ve­nes eje­cu­ti­vos apli­can: “quien no es ca­paz de ves­tir bien, no es idó­neo pa­ra ad­mi­nis­trar una gran em­pre­sa”. Aun­que la 'pin­ta' no lo es to­do a la ho­ra de de­mos­trar la ca­pa­ci­dad de ge­ren­ciar una com­pa­ñía, sí es un ele­men­to fun­da­men­tal que gran­des or­ga­ni­za­cio­nes sue­len te­ner en cuen­ta a la ho­ra de nom­brar a sus eje­cu­ti­vos.

Es­te as­pec­to se vuel­ve más re­le­van­te en el Ca­ri­be co­lom­biano, que se ha con­ver­ti­do en un des­tino em­pre­sa­rial. Es por ello que +NE­GO­CIOS (+n) con­sul­tó con ex­per­tos en ima­gen pa­ra iden­ti­fi­car as­pec­tos que de­ben te­ner en cuen­ta los eje­cu­ti­vos del Ca­ri­be.

De acuer­do con Kath­ya He­rre­ra, ge­ren­te de la tien­da Le Co­lle­zio­ni en Ba­rran­qui­lla, se pue­de me­jo­rar el as­pec­to fí­si­co con un ade­cua­do ves­tua­rio, man­te­nien­do el es­ti­lo pro­pio. “Sa­ber com­bi­nar la ro­pa no es cues­tión de di­ne­ro, sino de gus­to. No to­do lo que es­tá de mo­da es ele­gan­te y a to­dos no nos que­da bien”, ex­pli­ca.

Las pren­das de ves­tir se con­vir­tie­ron en una for­ma de dis­tin­ción so­cio­eco­nó­mi­ca. En el en­torno la­bo­ral, la ima­gen y el as­pec­to ha­blan por sí so­lo. “Mu­chas ve­ces cuan­do se tra­ba­ja pa­ra una gran em­pre­sa o mul­ti­na­cio­nal, el eje­cu­ti­vo se con­vier­te en una ex­ten­sión de es­ta, en la ima­gen de es­tas gran­des fir­mas”, agre­ga He­rre­ra.

LAS EJE­CU­TI­VAS DE HOY. A la mu­jer em­pre­sa­ria le gus­ta pro­yec­tar pro­fe­sio­na­lis­mo y ca­rác­ter, y al mis­mo tiem­po ver­se a la mo­da, sin ol­vi­dar ser fe­me­ni­nas y gla­mo­ro­sas en el en­torno la­bo­ral. “Que­re­mos sen­tir­nos un po­co más fres­cas y có­mo­das pa­ra po­der aguan­tar lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo; to­do es­to sin de­jar de la­do nues­tro es­ti­lo ni mu­cho me­nos acu­dir a pren­das inapro­pia­das o que in­cum­plan el có­di­go de ves­tua­rio de nues­tro tra­ba­jo”, co­men­ta Erika Acos­ta, Per­so­nal Shop­per y ase­so­ra de ima­gen de Fas­hion Work.

“Es im­por­tan­te ele­gir ma­te­ria­les del­ga­dos y con mo­vi­mien­to y no te­las muy pe­sa­das o acar­to­na­das. En cuan­to al co­lor, el blan­co es el que más fres­cu­ra nos apor­ta en días muy cá­li­dos; un look to­do de blan­co o una mo­no­cro­mía en co­lo­res co­mo nu­de, ro­sa cuar­zo o to­nos pas­te­les tam­bién son una muy bue­na op­ción”, agre­ga.

LA CLA­VE DEL ’BU­SI­NESS MAN’. El hom­bre de­be sa­ber com­bi­nar pren­das clá­si­cas con otras más mo­der­nas pa­ra con­se­guir un as­pec­to mas­cu­lino y ver­sá­til que le per­mi­ta re­unir­se con tus ami­gos en un ‘af­ter­work’ tras una du­ra jor­na­da la­bo­ral. “Pa­ra po­ten­ciar la ima­gen y pro­yec­tar éxi­to, las per­so­nas de­ben ser ca­pa­ces de ves­tir ca­sual­men­te y se­guir for­man­do una ima­gen de po­der, cre­di­bi­li­dad, au­to­ri­dad, del mis­mo mo­doo que cuan­do usa­mos un tra­je de ne­go­cioss tra­di­cio­nal”, ex­pre­sa Li­bar­do Me­di­na, ase­sor de ima­gen.

En el eje­cu­ti­vo del Ca­ri­be se busca un es­ti­lo fres­co y van­guar­dis­ta, pre­fi­rien­do ser muy bá­si­cos al mo­men­to de com­bi­narr sus co­lo­res. “Se an­te­po­ne la co­mo­di­dad más que el es­ti­lo clá­si­co del sa­co y la cor­ba­ta. Re­sul­ta­ría in­có­mo­do desa­rro­llarr un al­muer­zo de ne­go­cios ama­rra­do has­taa el cue­llo ba­jo 32°C”, con­clu­ye.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.