El apor­te del Se­na Atlán­ti­co

Mas Negocios - - TEMA CENTRAL -

Jacqueline Ro­jas, di­rec­to­ra de la en­ti­dad, afir­ma que han brin­da­do he­rra­mien­tas pa­ra el tra­ba­jo y me­jo­res opor­tu­ni­da­des. En ci­fras: 33.218 per­so­nas des­pla­za­das han si­do ca­pa­ci­ta­das, más que los ha­bi­tan­tes que a di­ciem­bre de 2015, te­nía San An­drés Is­las, y 6.224 orien­ta­das pa­ra ocu­par­se. So­lo en 2014, fue­ron for­ma­das 403, y en 2015, 243.

LAS JO­YAS DE GRASS. Ma­ría Do­ra Sán­chez re­cuer­da que has­ta ha­ce un par de años la ima­gen de có­mo que­dó el cuer­po de un co­te­rrá­neo lan­za­do al va­cío por sub­ver­si­vos des­de las mon­ta­ñas de Ituan­go, An­tio­quia, le qui­ta­ba el sue­ño.

25 años des­pués de ha­ber lle­ga­do a Ba­rran­qui­lla pro­ce­den­te de Ituan­go, aún esa evo­ca­ción de su ni­ñez mar­ti­lla­ba la men­te, to­ca­ba la fi­bra y re­vi­vía el éxo­do por la vio­len­cia. Pe­ro con ayu­da psi­co­ló­gi­ca ha em­pe­za­do a su­pe­rar el pa­sa­do y la ha­bi­li­dad pa­ra la bi­su­te­ría ha co­si­do un ne­go­cio que es­tá con­quis­tan­do ni­chos en la mo­da lo­cal.

Grass, ac­ce­so­rios y jo­ye­ría ar­te­sa­nal es un em­pren­di­mien­to na­ci­do en el seno de la fa­mi­lia y de “afi­cio­nes en co­mún”. El es­po­so de Ma­ría Do­ra ha­ce mu­ñe­cos de tra­po y su hi­ja di­bu­ja y di­se­ña.

Des­pués de pro­bar en ne­go­cios in­for­ma­les en pre­pa­ra­ción de ali­men­tos, un via­je de ida y vuel­ta a Ve­ne­zue­la sin éxi­to, cur­sos en pal­ma de Ira­ca y tren­za­dos en el Se­na, ca­pa­ci­ta­ción con la Go­ber­na­ción, un di­plo­ma­do en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, par­ti­ci­pa­ción en la Fe­ria del Ho­gar en Bo­go­tá y unir­se a un jo­ye­ro, es­tá apun­to de crear la em­pre­sa. Gin­na Grass, su hi­ja, des­ta­ca que la par­ti­ci­pa­ción en la fe­ria, el Ba­rran­qui­lla Fas­hion Week y Pla­ta­for­ma K ge­ne­ra­ron ne­go­cios por even­to de $6 mi­llo­nes. Pa­ra for­ma­li­zar la em­pre­sa, que ten­drá 5 em­plea­dos y un ta­ller, cos­ta­ría $65 mi­llo­nes. “Ga­ran­ti­za­ría ven­tas por en­ci­ma de los $8 mi­llo­nes ca­da mes”, pre­ci­sa Gin­na Grass.

So­lo ha­ce dos años, Ma­ría Do­ra contó al Go­bierno que en su ni­ñez acom­pa­ña­ba a su abue­la mé­di­ca, que era obli­ga­da a cu­rar las he­ri­das de com­ba­tien­tes en las mon­ta­ñas de An­tio­quia. El tes­ti­mo­nio de des­pla­za­da le dio una in­dem­ni­za­ción pa­ra ca­pi­ta­li­zar su ne­go­cio y hoy ad­mi­te: “He­mos cre­ci­do por las opor­tu­ni­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.