Ha­ga un ba­lan­ce y re­to­me los pro­yec­tos de prin­ci­pio de año

Mas Negocios - - SUMARIO - RO­BER­TO LUIS HER­NÁN­DEZ @Ro­ber­to­luish

Con ca­da fin de año mu­chos ci­clos se cie­rran y nue­vos pro­yec­tos se idea­li­zan pa­ra ha­cer­los reali­dad en el trans­cur­so del ca­len­da­rio que ini­cia. Sin em­bar­go, con el pa­so de los me­ses, estos ob­je­ti­vos van per­dien­do aten­ción y los pro­pó­si­tos con los que tan­to se sue­ñan in­gre­san al baúl de re­cuer­dos y así vol­ve­mos a un ci­clo de una vi­da ru­ti­na­ria de la cual pa­re­ce que nun­ca va­mos a sa­lir.

¿Por qué mu­chas ve­ces es­ta­ble­ce­mos me­tas al co­men­zar enero y lue­go ya en fe­bre­ro las he­mos ol­vi­da­do? Y ni ha­blar lue­go de seis me­ses o fin de año. Unos re­sul­ta­dos que cau­san ma­yor frus­tra­ción y des­ani­mo pa­ra nue­vos lo­gros.

Se­gún Ro­ber Ki­gan, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Gra­dua­dos de Edu­ca­ción de Har­vard, “la reali­dad no es que sea la iner­cia o la fal­ta de vo­lun­tad lo que no nos per­mi­te avan­zar y al­can­zar nues­tras me­tas. Cuan­do no al­can­za­mos lo que nos he­mos es­ta­ble­ci­do, es muy po­si­ble que nues­tro sis­te­ma in­mu­ne emo­cio­nal es­té tra­ba­jan­do al má­xi­mo, de­fen­dién­do­nos de las ame­na­zas po­si­bles que pue­de traer el cam­bio”.

Ki­gan ex­pli­ca que es­ta de­fen­sa nos con­du­ce a en­con­trar ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car el no cum­plir un pro­pó­si­to.

“Pa­ra po­der man­te­ner el cam­bio, es im­por­tan­te bus­car pro­fun­da­men­te qué par­te in­ter­na pro­pia se opo­ne a la me­ta. Es­ta com­pe­ten­cia in­ter­na

El mie­do pue­de do­mi­nar las de­ci­sio­nes y blo­quear la ob­ten­ción de las me­tas pro­pues­tas”. Edi­son Ser­je Coach

de par­tes y com­pro­mi­sos en­con­flic­to tiene raíz en nues­tras ma­ne­ras in­di­vi­dua­les de per­ci­bir al mun­do: nues­tras in­ter­pre­ta­cio­nes de cómo las co­sas fun­cio­nan. Y el cam­bio só­lo se da­rá, si al­te­ra­mos la ma­ne­ra en la que pen­sa­mos”, ex­po­ne.

De acuer­do con Édi­son Ser­je, teó­lo­go y Coach, “cuan­do de­ci­mos co­lo­car una me­ta co­mo: voy a mon­tar un ‘ne­go­ci­to’ o es­te año si voy apren­der in­glés, ya es­ta­mos sa­bo­tean­do nues­tros pro­yec­tos de vi­da”.

El coach ex­pli­ca que nos ha­ce­mos au­to bull­ying, por­que “cual­quier me­ta que nos pro­pon­ga­mos siem­pre de­be ser con­si­de­ra­do co­mo un pro­yec­to en gran­de, que apunte a una reali­dad al­can­za­ble, pe­ro so­bre to­do que va­ya ali­nea­do con nues­tro pro­pó­si­to de vi­da”.

Pa­ra Ser­je, se tra­ta de iden­ti­fi­car to­das las creen­cias li­mi­tan­tes po­si­bles que fue­ron ins­tau­ra­das des­de ni­ño, in­cons­cien­te­men­te, sin nin­gu­na ma­la in­ten­ción, pe­ro que al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en la vi­da, apa­re­cen pa­ra blo­quear­nos y sa­bo­tear nues­tros pro­yec­tos.

Se­gún Luis Ga­briel Cer­van­tes, Coach per­so­nal y cor­po­ra­ti­vo, los con­se­jos pa­ra re­plan­tear las me­tas es­tán en­ca­mi­na­dos a re­vi­sar las prio­ri­da­des que he­mos pues­to en nues­tra vi­da. “Re­vi­sar en estos seis me­ses en don­de he con­cen­tra­do mi ener­gía. Qué tan im­por­tan­tes son las me­tas que me he tra­za­do pa­ra mí. Y si responden a mi esen­cia o son más ex­pec­ta­ti­vas de otras per­so­nas”, con­clu­ye.

Am­bos en­tre­na­do­res coin­ci­den que mu­chas per­so­nas es­ta­mos más pen­dien­tes a lo que no quie­ren que pa­se en sus vi­das, que lo que real­men­te quie­ren o su­ce­da. “Exis­ten per­so­nas con te­mor al éxi­to y su mo­ti­va­ción pos­te­rior es la ex­cu­sa a eso que no su­ce­dió”, fi­na­li­za Ser­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.