Con el Ceec, Ba­rran­qui­lla de­be pen­sar en ser un des­tino

Mas Negocios - - COLUMNISTA INVITADO - Eduar­do Chai­llo

Co­lom­bia pin­ta bien en bus­car su po­si­cio­na­mien­to en la in­dus­tria glo­bal de los gran­des even­tos y reunio­nes. Es­tá su­bien­do con Bo­go­tá, Cartagena y Me­de­llín. Y si Ba­rran­qui­lla se in­crus­ta en es­ta ola de ener­gía, tam­bién ten­drá éxi­to.

Las in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra que es­tá pro­mo­vien­do la ciu­dad y el que se es­té con­for­man­do un equi­po en­tre ac­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos pa­ra el Cen­tro de Even­tos y de Ex­po­si­cio­nes del Ca­ri­be, se­ña­la el ca­mino a to­mar.

Es im­por­tan­te en­ten­der que los or­ga­ni­za­do­res de reunio­nes, sean aso­cia­cio­nes o cor­po­ra­cio­nes, no eli­gen un re­cin­to: eli­gen un des­tino. Por eso hay que ha­cer equipos de des­ti­nos pa­ra pro­mo­ver a Ba­rran­qui­lla. No so­lo es pen­sar que con te­ner el cen­tro de con­ven­cio­nes van a lle­gar los even­tos, tam­bién hay que pen­sar que es­ta es una in­dus­tria que tra­ba­ja a lar­go pla­zo. No es bueno con­si­de­rar que con la aper­tu­ra del Ceec se van a te­ner even­tos des­de el día uno.

La ciu­dad, ade­más, ne­ce­si­ta una es­tra­te­gia in­te­gral pa­ra que no de­pen­da de un com­po­nen­te tu­rís­ti­co, sino tam­bién de un desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. El clús­ter en sa­lud, por ejem­plo, es uno de los que se es­tá tra­ba­jan­do, jun­to al de re­cu­pe­rar la vo­ca­ción in­dus­trial. La es­tra­te­gia edu­ca­ti­va y so­cial tam­bién tie­ne que apun­tar a una im­por­ta­ción de co­no­ci­mien­tos, un es­pí­ri­tu muy in­clu­yen­te, por­que la ca­li­dad de la ex­pe­rien­cia del vi­si­tan­te tie­ne que coin­ci­dir con la ca­li­dad de vi­da del re­si­den­te. La mar­ca no pue­de ser de­ci­di­da de arri­ba ha­cia aba­jo; tie­ne que sur­gir co­lec­ti­va­men­te de aba­jo ha­cia arri­ba y ha­cer gru­pos de en­fo­que con di­fe­ren­tes gre­mios eco­nó­mi­cos de la ciu­dad, pa­ra que el be­ne­fi­cio so­cial que trai­gan los even­tos a la co­mu­ni­dad va­yan mu­chos más allá de los que trae el tu­ris­mo hoy en día.

Van­cou­ver, Ca­na­dá, es un gran ejem­plo de cómo ser in­clu­si­vo so­cial­men­te por­que es una ciu­dad con to­da su gen­te muy con­ven­ci­da que la bon­dad de es­ta in­dus­tria im­pli­ca vol­car­se ha­cia los con­ven­cio­nis­tas. To­dos par­ti­ci­pan, sin im­por­tar si son em­plea­dos del cen­tro de con­ven­cio­nes o ta­xis­tas.

Ba­rran­qui­lla ne­ce­si­ta­rá del li­de­raz­go, con un or­ga­nis­mo que dé la ca­ra y pro­mo­cio­ne el des­tino in­vo­lu­cran­do la co­mu­ni­dad; un equi­li­brio en la in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra y vue­los in­ter­na­cio­na­les pa­ra atraer gran­des mar­cas de la in­dus­tria e in­ver­sio­nes en el Ceec. Y que la mar­ca-ciu­dad ten­ga una con­no­ta­ción pa­ra el tu­ris­mo de pla­cer, di­ver­sión y bie­nes­tar con su po­ten­cial cul­tu­ral pa­ra atraer el mer­ca­do y es­te en­cuen­tre ra­zo­nes pa­ra or­ga­ni­zar con­gre­sos en la ciu­dad. Hay que re­vi­sar la na­rra­ti­va que se es­tá te­nien­do pa­ra que la mar­ca que se de­ci­da sea cohe­ren­te con lo que bus­ca el mer­ca­do y es­té ali­nea­da con la mar­ca país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.