Do­mó­ti­ca: la se­gu­ri­dad y con­fort de su ca­sa, a un click

Mas Negocios - - TECNO - RO­BER­TO LUIS HER­NÁN­DEZ

“In­vi­té a mis vie­jos ami­gos de uni­ver­si­dad a to­mar­nos unas co­pas de vino en mi apartamento y re­cor­dar aque­llos bue­nos mo­men­tos. En­tre los in­vi­ta­dos es­ta­ba ella, la que siem­pre me gus­tó en mi tiempo co­mo es­tu­dian­te. Pa­ra no que­dar an­te to­dos co­mo inex­per­to en la co­ci­na en mi vi­da de sol­te­ro, des­de mi ce­lu­lar le da­ba la or­den al horno mi­cro­on­das pa­ra ca­len­tar la ce­na que pre­via­men­te ha­bía pe­di­do a do­mi­ci­lio”, re­me­mo­ra Jo­sé In­sig­na­res, in­ge­nie­ro in­dus­trial.

Esa no­che tam­bién pu­do con­tro­lar des­de su ce­lu­lar el vo­lu­men de la mú­si­ca y po­ner a so­nar los éxi­tos de Juan Luis Gue­rra “que nos ha­cían su­bir la bi­li­rru­bi­na”. En re­su­men, ase­gu­ra que fue una bue­na no­che y que pu­do com­par­tir tiempo con su ex­com­pa­ñe­ra de uni­ver­si­dad.

Cuan­do lle­gó el mo­men­to de la des­pe­di­da, des­de su equi­po pi­dió un ta­xi que “nun­ca lle­gó”. Pen­só en ha­cer el mo­men­to más agra­da­ble, así que nue­va­men­te to­mó su ce­lu­lar y con tan so­lo un click le ba­jó la in­ten­si­dad a las lu­ces y el vo­lu­men de la mú­si­ca. Así, re­la­ta In­sig­na­res, se dio la opor­tu­ni­dad pa­ra con­ver­sar un po­co más con la chi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.