De un mer­ca­do am­plia­do a un mer­ca­do de tro­chas

Mas Negocios - - SUMARIO - Jose Jorge Dan­gond Cas­tro

Se ha afir­ma­do has­ta el can­san­cio que Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la son, antes que ve­ci­nos, dos paí­ses her­ma­nos com­ple­men­ta­rios que com­par­ten sus ór­ga­nos vi­ta­les, cor­di­lle­ras, ríos, ma­res, lla­nu­ras, et­nias y len­gua, ade­más de nues­tro ori­gen co­mún.

Ve­ne­zue­la to­mó un rum­bo di­fe­ren­te con el au­ge pe­tro­le­ro, lo­gran­do crear una de­man­da de pro­duc­tos y ser­vi­cios que Co­lom­bia su­plió con cre­ces a lo lar­go del úl­ti­mo si­glo. Así, mien­tras los ve­ci­nos lo­gra­ron es­pe­cia­li­zar­se con su in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca y mi­ne­ra, Co­lom­bia lo hi­zo con su in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y de alimentos.

Du­ran­te el go­bierno de Gaviria y Car­los An­drés Pé­rez se creó la Co­mi­sión Pre­si­den­cial de In­te­gra­ción y Asun­tos Fron­te­ri­zos (COPIAF), que le da aper­tu­ra al mer­ca­do am­plia­do de bie­nes y ser­vi­cios, ex­clu­si­vo para los dos paí­ses, pos­te­rior­men­te fue ra­ti­fi­ca­do e in­clui­do den­tro del mar­co del Acuer­do de Car­ta­ge­na. De esa for­ma se lo­gró su­pe­rar un mer­ca­do de más de US$7.000 mi­llo­nes, abrien­do nues­tras fron­te­ras y lo­gran­do mu­chos be­ne­fi­cios a la gran in­dus­tria de Me­de­llín y las ubi­ca­das en la ciu­da­des de la cos­ta, es­pe­cial­men­te, Ba­rran­qui­lla. Fue una con­vi­ven­cia di­ná­mi­ca que co­mo to­da fa­mi­lia ca­po­tea­ba pro­ble­mas y so­lu­cio­nes, y se fun­día con la to­le­ran­cia y la so­li­da­ri­dad.

Lle­gó un mo­men­to que las prin­ci­pa­les em­pre­sas co­lom­bia­nas in­vir­tie­ron en plan­tas en Ve­ne­zue­la apro­ve­chan­do un mer­ca­do con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo. Así mis­mo su­ce­dió con las prin­ci­pa­les em­pre­sas ve­ne­zo­la­nas, en­ca­be­za­das por la mar­ca lí­der Po­lar.

En 1999, apa­re­ce Hu­go Chá­vez en la es­ce­na de Ve­ne­zue­la, pro­mo­vién­do­se co­mo un lí­der de la in­te­gra­ción bo­li­va­ria­na y su­r­ame­ri­ca­na.

No pa­só el pri­mer año cuan­do se pre­sen­ta­ron los pri­me­ros im­pa­ses en­tre los dos paí­ses: el pri­me­ro fue el pa­ro ca­mio­ne­ro en la fron­te­ra ve­ne­zo­la­na que exi­gía la sus­pen­sión de gan­do­las o trac­to­mu­las co­lom­bia­nas al ve­cino país. La so­lu­ción fue ce­rrar el pa­so a los ca­mio­nes co­lom­bia­nos y or­de­nar el tras­pa­so de car­gas a vehícu­los ve­ne­zo­lano.

Lue­go vie­ne la re­ta­lia­ción po­lí­ti­ca, con la cap­tu­ra de Gran­da, el bom­bar­deo de Re­yes en el Ecua­dor, el anun­cio de ba­ses mi­li­ta­res ame­ri­ca­nas, la de­nun­cia de pre­sen­cia de cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros, lo que tra­jo un cie­rre to­tal de pro­duc­tos co­lom­bia­nos.

Lo an­te­rior pro­du­jo la quie­bra de mu­chas em­pre­sas co­lom­bia­nas y la pér­di­da de em­pleo de mi­les de com­pa­trio­tas. Así mis­mo, el go­bierno Ve­ne­zo­lano em­pie­za a ce­rrar el círcu­lo a los pro­duc­to­res ve­ne­zo­la­nos, me­dian­te la crea­ción de ma­yo­res obs­tácu­los, obli­gán­do­los a ce­rrar, ven­der o emi­grar ba­jo la ame­na­za de ex­pro­pia­ción.

Va­rias pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas con des­tino a la ex­por­ta­ción tras­la­da­ron sus plan­tas a ciu­da­des co­mo Ba­rran­qui­lla, es­pe­cial­men­te a las zo­nas fran­cas, don­de si­len­cio­sa­men­te con­ti­núan ex­por­tan­do a sus mer­ca­dos tra­di­cio­na­les, apro­ve­chan­do tam­bién las ven­ta­jas de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio.

Hoy, Ve­ne­zue­la, ca­si diez años des­pués, sin re­cur­sos, sin alimentos, sin me­di­ci­nas, acu­de de­ses­pe­ra­da­men­te a las ciu­da­des de fron­te­ra a abas­te­cer­se de pro­duc­tos bá­si­cos que ¨ter­ce­ros au­to­ri­za­dos¨, a precios de mer­ca­do li­bre, pue­den ad­qui­rir en el mer­ca­do mi­no­ris­ta con IVA in­clui­do, en ciu­da­des co­mo Mai­cao, Va­lle­du­par, Rioha­cha, San­ta Mar­ta y Ba­rran­qui­lla, sa­car de con­tra­ban­do de Co­lom­bia y en­trar le­gal­men­te a Es­ta­dos co­mo el Zu­lia y ex­pen­der en los prin­ci­pa­les su­per­mer­ca­dos.

Es­ta se­ma­na se or­de­nó la aper­tu­ra de fron­te­ra para car­ga, mien­tras se re­gu­la y se for­ma­li­za un me­ca­nis­mo de pa­gos que le dé ga­ran­tías a los ex­por­ta­do­res co­lom­bia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.