El de­por­te co­mo es­cue­la de ges­tión em­pre­sa­rial

Mas Negocios - - SUMARIO - POR NILSON RO­MO M

Jo­sé Ama­ya, Ju­dith Rin­cón y Gus­ta­vo Pa­ter­ni­na apren­die­ron en el de­por­te la dis­ci­pli­na, el es­fuer­zo y el tra­ba­jo en equi­po. Los tres va­lo­res es­tán vi­gen­tes en sus pro­fe­sio­nes y son fun­da­men­ta­les pa­ra la ges­tión de sus or­ga­ni­za­cio­nes y em­pren­di­mien­tos. Car­los Var­gas Olar­te, doc­tor en Cien­cias del De­por­te, des­ta­ca que en la his­to­ria hay ca­sos de ex­de­por­tis­tas, em­pren­de­do­res y lí­de­res que con­ti­nua­ron sus éxi­tos en el mun­do em­pre­sa­rial.

“Lo im­por­tan­te es que es­tos va­lo­res no sean so­lo com­pe­ti­ti­vos y eco­nó­mi­cos, tam­bién que ge­ne­ren un im­pac­to so­cial”, ma­ni­fes­tó.

EN EL CAM­PO EM­PREN­DE­DOR. Dos años des­pués de su re­ti­ro del fútbol pro­fe­sio­nal, Jo­sé Ama­ya Pardo (Ba­rran­qui­lla 1980) to­có la puer­ta pa­ra en­trar al cam­po em­pre­sa­rial. Hoy tiene una lla­ve de em­pren­de­dor a tra­vés de dos ini­cia­ti­vas: una pas­te­le­ría, jun­to a su es­po­sa, y una es­cue­la de fútbol. Las dos son pro­duc­to de los in­gre­sos ge­ne­ra­dos du­ran­te 19 años en las can­chas de Co­lom­bia y de Ecua­dor.

Jo­sé Ama­ya fue un me­dio­cam­pis­ta dis­ci­pli­na­do, com­pe­ti­ti­vo, guerrero y con ca­rác­ter. A pe­sar de los orí­ge­nes en el fútbol, co­mo de­lan­te­ro, se trans­for­mó en eje y or­ga­ni­za­dor de sus equi­pos. Des­de un pa­se o un ro­bo de ba­lón, el ‘Rin­go' ayu­dó a ga­nar par­ti­dos y títulos con Ju­nior (2), Atlé­ti­co Na­cio­nal (3) y Bar­ce­lo­na de Ecua­dor (1).

La ca­rac­te­rís­ti­ca de “muy dis­ci­pli­na­do”, que cuen­tan sus fa­mi­lia­res, se ma­ni­fes­tó des­de que era un ni­ño en el Lo­pe­re­na de Valledupar, don­de es­tu­dió y se des­ta­có por ser buen alumno y de­por­tis­ta. “Se exi­gía de­ma­sia­do, al pun­to en el que se mo­les­ta­ba si no ha­cía sus ta­reas. Fue de­ma­sia­do res­pon­sa­ble pa­ra cum­plir­las”, evo­ca su her­mano Ar­man­do Ama­ya.

La pas­te­le­ría, lla­ma­da ‘Kiss Lips', abrió ha­ce tres años en el nor­te de

Con el Ju­nior en 2001 re­ci­bí 40 ho­ras de coaching y eso me po­ten­cia­li­zó pa­ra tra­ba­jar en equi­po” . Gus­ta­vo Pa­ter­ni­na Ge­ren­te de Éxi­to Vi­va B/qui­lla.

Las in­ver­sio­nes de los de­por­tis­tas se ha­cen con el fin de ca­pi­ta­li­zar sus ga­nan­cias” . An­drés Za­pa­ta Es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting de­por­ti­vo y experto en mar­ca.

Ba­rran­qui­lla, con una pro­pues­ta que ha­ce én­fa­sis en lo ar­te­sa­nal. Hoy ge­ne­ra tres em­pleos di­rec­tos y tiene la pro­yec­ción de ex­pan­dir­se a otras ciu­da­des. “Mon­ta­mos el ne­go­cio y fue de mu­cha ale­gría por­que es un sue­ño que que­ría cum­plir. La idea fue de mi es­po­sa y mía. Ella es­tá al fren­te de los pro­duc­tos y de la pre­pa­ra­ción. Yo me en­car­go de las cuen­tas”, pre­ci­sa Jo­sé Ama­ya, quien so­lo es­tu­dió tres se­mes­tres de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

Es­ta es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes y ase­gu­ra que reac­ti­va­rá los es­tu­dios. “Hay que to­mar ries­gos, por­que uno no sa­be qué pue­da pa­sar. Dios nos lle­vó a es­te pro­yec­to y es­ta­mos arries­gan­do, pe­ro sa­bien­do que en­tre­ga­mos un pro­duc­to muy bueno. Que­re­mos cre­cer y ex­pan­dir­nos con la pas­te­le­ría y con la es­cue­la de fútbol”.

PER­SE­VE­RAN­CIA Y PA­SIÓN. Ju­dith Rin­cón Ven­tu­ra na­ció con la dan­za, pa­só por el de­por­te y hoy en su eta­pa adul­ta es una em­pren­de­do­ra cultural con vi­gen­cia.

Du­ran­te 20 años ha ta­lla­do su mar­ca per­so­nal a tra­vés de la aca­de­mia ‘Just Dan­ce', que di­ri­ge en el ba­rrio Be­lla­vis­ta de Ba­rran­qui­lla. En su es­cue­la, ins­ta­la­da en el se­gun­do pi­so de una ca­sa pa­tri­mo­nial, cuel­gan cua­dros y afi­ches que re­pa­san to­da la tra­yec­to­ria, ex­pe­rien­cia y re­co­no­ci­mien­to co­mo ase­so­ra de com­par­sas y mon­ta­jes pa­ra clu­bes so­cia­les de Ba­rran­qui­lla, Car­ta­ge­na, San­ta Mar­ta y Mon­te­ría.

“Siem­pre he di­cho que el que per­se­ve­ra al­can­za y el per­se­ve­rar es es­tar pre­sen­te y di­ri­gien­do”, afir­ma Ju­dith Rin­cón, de 62 años.

Los re­tos que ha en­fren­ta­do es­ta li­cen­cia­da en Edu­ca­ción Fí­si­ca de la CUC han te­ni­do los es­cu­dos de va­lo­res que apren­dió en la com­pe­ten­cia de­por­ti­va. Aun­que ad­vier­te que pri­me­ro fue la dan­za.

Con 7 años de edad y ani­ma­da por su pa­dre, Ju­dith Rin­cón ini­ció su dis­ci­pu­la­do con la maes­tra Glo­ria Pe­ña, a quien acom­pa­ñó por más de 30 años. Apren­dió ba­jo su som­bra y fi­de­li­dad a una de­ca­na de la dan­za en el Ca­ri­be co­lom­biano.

En­tre su in­fan­cia y ju­ven­tud, el de­por­te apa­re­ció co­mo com­ple­men­to cuan­do era es­tu­dian­te del co­le­gio Pes­ta­loz­zi. Fue atle­ta de ve­lo­ci­dad, ju­gó ba­lon­ces­to, que era el de­por­te que le gus­ta­ba, pe­ro el en­tre­na­dor de se­lec­cio­nes de­par­ta­men­ta­les Ós­car Smal­bach la lle­vó al voleibol de co­li­seo en los años 70.

Con el uni­for­me de Atlán­ti­co com­pi­tió en los Jue­gos In­ter­co­le­gia­dos y en tor­neos de se­lec­cio­nes na­cio­na­les, y “se ex­hi­bió co­mo una vo­lei­bo­lis­ta de ma­nos fi­nas y de gran sal­to, a pe­sar de su ba­ja es­ta­tu­ra”, re­cuer­da su ami­go Ri­car­do De León.

El pa­trio­tis­mo, la de­fen­sa de los co­lo­res de la ciu­dad y el tra­ba­jo en equi­po los lle­va pre­sen­tes en su tra­ba­jo ar­tís­ti­co. “Es al­go que na­ció en mí y que ha cre­ci­do siem­pre. No so­la­men­te en el de­por­te, sino en to­do lo que yo ha­go”.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO. Gus­ta­vo Pa­ter­ni­na (Ba­ra­noa, Atlán­ti­co 1972) no ol­vi­da su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo ge­ren­te de un al­ma­cén de ca­de­na de su­per­mer­ca­dos na­cio­nal. Ese día se pre­sen­tó co­mo con­ta­dor, con ex­pe­rien­cia en au­di­to­ría, con­trol in­terno y es­pe­cia­lis­ta en co­mer­cio ex­te­rior. An­tes de ha­cer­lo le su­gi­rió a su je­fe que en la pre­sen­ta­ción an­te sus nue­vos com­pa­ñe­ros no di­je­ra que ha­bía si­do fut­bo­lis­ta.

Que­ría que lo co­no­cie­ran más por su pro­fe­sión. Pe­ro su je­fe lo sor­pren­dió y di­jo: “co­mo sa­ben en nues­tra em­pre­sa se jue­ga un tor­neo in­terno de fútbol y quie­ro in­for­mar que es­ta sec­ción ya tiene ar­que­ro”.

Pa­ter­ni­na re­cuer­da que no po­día evi­tar su pa­sa­do. Con­tó que fue una eta­pa “muy bo­ni­ta en su vi­da”, que fue por­te­ro, que ju­gó en el Ju­nior de Ba­rran­qui­lla, On­ce Cal­das de Ma­ni­za­les en pri­me­ra di­vi­sión, en Bello y en Ri­sa­ral­da Fe­rro Club en la Pri­me­ra B.

“Aho­ra es­toy en mi nue­vo rol, des­de don­de apor­ta­ré mis co­no­ci­mien­tos pa­ra que to­dos crez­ca­mos”.

Esas pa­la­bras fue­ron una in­vi­ta­ción pa­ra que lo acom­pa­ña­rán a tra­ba­jar en equi­po. Lo di­jo ha­ce 7 años. Hoy, Pa­ter­ni­na si­gue es­ca­lan­do den­tro de la or­ga­ni­za­ción con la que ini­ció en 2005. Pri­me­ro con el Vi­ve­ro, y des­de 2007 cuan­do el gru­po Éxi­to ad­qui­rió la ca­de­na ba­rran­qui­lle­ra y los su­per­mer­ca­dos Ca­ru­lla.

El gru­po Ca­sino es el pro­pie­ta­rio de la ca­de­na Éxi­to, en la que Pa­ter­ni­na la­bo­ra co­mo ge­ren­te de uno de los su­per­mer­ca­dos de la fir­ma, ubi­ca­do en el cen­tro co­mer­cial Vi­va Ba­rran­qui­lla.

“Un ex­de­por­tis­ta tiene una ventaja tra­ba­jan­do en una com­pa­ñía, y más si prac­ti­có una dis­ci­pli­na de con­jun­to: que pue­de mo­vi­li­zar un gru­po de per­so­nas pa­ra ob­te­ner lo­gros. Y si se al­can­za no es un mé­ri­to in­di­vi­dual, es del equi­po”, afir­ma.

Jo­sé Ama­ya Pardo en su ne­go­cio fa­mi­liar.

Ju­dith Rin­cón Ven­tu­ra en la se­de de su aca­de­mia de dan­za.

Gus­ta­vo Pa­ter­ni­na, ge­ren­te de Éxi­to en Vi­va Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.