‘Bit­coin’, en­tre la in­ver­sión y la es­pe­cu­la­ción

en­tre la in­ver­sión y la es­pe­cu­la­ción

Mas Negocios - - SUMARIO - LU­CÍA AVEN­DA­ÑO GELVES Es­pe­cial pa­ra +ne­go­cios

“Bit­coin es el fu­tu­ro del sis­te­ma mo­ne­ta­rio y el fu­tu­ro es hoy”. Así lo ex­pre­sa Juan Car­los Mar­tí­nez, Doc­tor en Com­pu­ter En­gi­nee­ring de la Nort­heas­tern University de Bos­ton (Es­ta­dos Uni­dos) y do­cen­te in­ves­ti­ga­dor de la Universidad Tec­no­ló­gi­ca de Bo­lí­var, ya que “sen­ci­lla­men­te es una mo­ne­da co­mo cual­quier otra”.

Mar­tí­nez San­tos, quien re­cuer­da que “al­go si­mi­lar ocu­rrió con el eu­ro”, ex­pre­sa que si se si­gue el protocolo de transac­cio­nes con bit­coins re­sul­ta “muy se­gu­ro”. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que “hoy le de­ci­mos bit­coin a cual­quier mo­ne­da vir­tual y eso le ge­ne­ra ma­la pu­bli­ci­dad”.

El bit­coin no cuen­ta con más de 10 años de crea­ción. Es un pro­duc­to fi­nan­cie­ro jo­ven, que vie­ne to­mán­do­se los bol­si­llos vir­tua­les de quie­nes de­ci­den ser pioneros en in­ver­tir en una mo­ne­da nue­va que ca­da vez pre­sen­ta ma­yor co­ti­za­ción y que em­pie­za a ser más acep­ta­da.

No obs­tan­te, en Co­lom­bia aún no es le­gal co­mo en la ma­yo­ría de paí­ses del mun­do. El pe­so co­lom­biano si­gue sien­do re­co­no­ci­do co­mo úni­ca mo­ne­da, aun­que en por­ta­les de transac­cio­nes co­mer­cia­les co­mo Mer­ca­do­li­bre al­gu­nos com­pra­do­res ya los acep­ten co­mo me­dio de pa­go.

En un con­cep­to emi­ti­do el pa­sa­do 23 de fe­bre­ro, la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra de­jó cla­ro que las mo­ne­das vir­tua­les “no han si­do re­co­no­ci­das por el ré­gi­men cam­bia­rio co­lom­biano co­mo una di­vi­sa, da­do que no cuen­tan con el res­pal­do o con la par­ti­ci­pa­ción de los ban­cos cen­tra­les”.

Así mis­mo, “es­tos ins­tru­men­tos no se ca­rac­te­ri­zan por su al­ta li­qui­dez en el mer­ca­do, lo que sig­ni­fi­ca que no son fá­cil­men­te in­ter­cam­bia­bles sin res­tric­cio­nes en la for­ma o mon­tos ne­go­cia­dos, cir­cuns­tan­cias que no las ha­cen con­gruen­tes con las con­di­cio­nes se­ña­la­das pa­ra su con­si­de­ra­ción co­mo di­vi­sa de li­bre uso por el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional y el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­nes”.

Hoy le de­ci­mos bit­coin a cual­quier mo­ne­da vir­tual y eso le ge­ne­ra ma­la pu­bli­ci­dad”. Juan Car­los Mar­tí­nez Do­cen­te in­ves­ti­ga­dor

¿CÓMO FUN­CIO­NA EL MER­CA­DO?.

“En blo­que. Sí, en blo­ques y ca­de­nas”. Así lo ex­pre­só Sa­tos­hi Na­ka­mo­to­lo crea­dor de es­ta pro­pues­ta ori­gi­nal, en un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción de­no­mi­na­do ‘ Bit­coin: A Peer­to-peer Elec­tro­nic Cash Sys­tem’. De acuer­do con el con­te­ni­do de la pá­gi­na bit­coin.org, uno de los re­fe­ren­tes vir­tua­les más im­por­tan­tes en es­te ám­bi­to, “la ca­de­na de blo­ques o block chain co­rres­pon­de una con­ta­bi­li­dad pú­bli­ca com­par­ti­da en la que se ba­sa to­da la red Bit­coin”. To­das las transac­cio­nes con­fir­ma­das son apor­ta­das a una ca­de­na de blo­ques. En es­te pro­ce­so, la crip­to­gra­fía es fun­da­men­tal pa­ra que la in­for­ma­ción so­bre las transac­cio­nes y el or­den en el que se ge­ne­ran sea ver­da­de­ra y con­fia­ble. Las transac­cio­nes co­rres­pon­den a las ope­ra­cio­nes que se dan en­tre los mo­ne­de­ros de los usua­rios, los cua­les son las ces­tas de re­cur­sos en las que se alo­ja el di­ne­ro pa­ra com­prar o ven­der. Es­tas ope­ra­cio­nes se­rán “em­pa­ca­das en un blo­que que se ajus­te a es­tric­tas nor­mas de ci­fra­do y que se­rá ve­ri­fi­ca­do por la red”. De es­ta ma­ne­ra, no se per­mi­te que el blo­que an­te­rior sea mo­di­fi­ca­do o al­te­ra­do por al­gún ‘ata­can­te’ que desee vul­ne­rar el sis­te­ma y aco­mo­dar sus transac­cio­nes. Las ga­nan­cias ob­te­ni­das en es­te mer­ca­do se com­por­tan de ma­ne­ra muy pa­re­ci­da a cual­quier otro mer­ca­do fi­nan­cie­ro: en­tre más de­man­da exis­ta por es­ta mo­ne­da, au­men­ta­rá su pre­cio y pro­ba­ble­men­te, su transac­cio­na­li­dad. En otras pa­la­bras: en­tre más ape­te­ci­do el bit­coin, ha­brá que ha­cer más es­fuer­zos pa­ra te­ner­lo y es po­si­ble que em­pie­ce a ro­tar de mano en mano o de mo­ne­de­ro en mo­ne­de­ro con más fa­ci­li­dad. En es­te ne­go­cio las ca­de­nas más lar­gas son más fuer­tes y aque­llas que ge­ne­ran ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra quie­nes de­ci­den in­ver­tir, ya que con­tie­ne ma­yor in­for­ma­ción y ha so­bre­vi­vi­do a la des­ho­nes­ti­dad de al­gu­nos. El do­cen­te re­sal­ta que aun­que “hay 21 mi­llo­nes de bit­coins en el mun­do”, pro­ce­sar las transac­cio­nes “es muy cos­to­so” y “no cual­quie­ra ac­ce­de”. Es­tas ope­ra­cio­nes son cer­ti­fi­ca­das por per­so­nas na­tu­ra­les, en por­ta­les par­ti­cu­la­res que no son ava­la­dos por nin­gún go­bierno, ban­co o ins­ti­tu­ción.

Y es cier­to, no to­dos los ciu­da­da­nos pue­den ad­qui­rir un bit­coin. Se­gún el por­tal In­ves­ting.com, el pri­me­ro de enero de es­te año el bit­coin se co­ti­zó en USD754 y el pri­me­ro de ju­nio, su pre­cio en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les al­can­zó los USD2.420. Lo an­te­rior, da cuen­ta de que el au­men­to ha si­do de 221%, en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año.

Com­prar un bit­coin, cu­yo pre­cio pue­de es­tar al­re­de­dor de los $7.260.000, si se to­ma el va­lor men­cio­na­do pa­ra ju­nio y un ti­po de cam­bio pro­me­dio de $3.000. Aho­ra bien, si com­pa­ra­mos es­te va­lor con el del sa­la­rio mí­ni­mo en Co­lom­bia, suel­do que ape­nas al­can­za a de­ven­gar me­nos del 54% de la po­bla­ción, un bit­coin equi­va­le a 9,8 sa­la­rios mí­ni­mos.

Lo an­te­rior, po­ne so­bre la me­sa el si­guien­te he­cho: un co­lom­biano que de­ven­gue el sa­la­rio mí­ni­mo, ne­ce­si­ta­rá ca­si 10 me­ses pa­ra po­der com­prar un bit­coin, sin gas­tar un so­lo pe­so en otro ti­po de ac­ti­vi­da­des.

¿DÓN­DE ES­TÁ EL PE­LI­GRO?. El aca­dé­mi­co se­ña­la que son va­rios los ries­gos asu­mi­dos a la ho­ra de in­ver­tir en bit­coins. Des­ta­ca que “han sa­li­do nue­vas ca­de­nas que son más cor­tas y más rá­pi­das, pe­ro vul­ne­ra­bles”.

El Ins­ti­tu­to Nacional de Con­ta­do­res Pú­bli­cos en su por­tal web se­ña­la que “an­tes de in­ver­tir en el bit­coin, (el usua­rio) de­be re­vi­sar a fon­do las con­di­cio­nes y el ori­gen de la ofer­ta”.

Ello re­sul­ta cla­ve pa­ra quie­nes desean ad­qui­rir es­te ti­po de di­vi­sa, ya que a fi­na­les del año pa­sa­do la Su­pe­rin­ten­den­cia de So­cie­da­des lan­zó una aler­ta so­bre es­tas ope­ra­cio­nes que, en di­ver­sos ca­sos, han si­do la puer­ta de en­tra­da a ne­go­cios de cap­ta­ción ile­gal de di­ne­ro a tra­vés de fa­mo­sos clu­bes de in­ver­sión o em­pre­sas con fa­cha­da de mul­ti­ni­vel.

Na­da pue­de pa­rar el avan­ce vir­tual, mu­cho más en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro. Sin em­bar­go, en la bue­na in­for­ma­ción es­tá la cla­ve pa­ra que el di­ne­ro pue­da ver­se realmente en los bol­si­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.