Se­pa cuál es su es­ti­lo de li­de­raz­go en la em­pre­sa

Mas Negocios - - SUMARIO - DA­NIE­LA PAS­TO­RI R. @Danny­pas­to­ri

Un lí­der or­ga­ni­za­cio­nal se ca­rac­te­ri­za por te­ner la ca­pa­ci­dad de in­fluir en las per­so­nas pa­ra po­ten­ciar sus ca­pa­ci­da­des, ha­cer pro­duc­ti­vas sus la­bo­res co­mo gru­po de tra­ba­jo y cum­plir con los ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les.

De acuer­do con es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por +ne­go­cios (+n), los lí­de­res ins­ti­tu­cio­na­les pue­den te­ner di­fe­ren­tes es­ti­los. Es­tos no es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el ta­ma­ño de la em­pre­sa, pues el mo­do de li­de­rar de­pen­de de ca­da per­so­na, de sus com­pe­ten­cias y del ni­vel de com­pro­mi­so.

Se­gún An­drés Al­ju­re, con­sul­tor y coach de co­mu­ni­ca­ción y fe­li­ci­dad per­so­nal y or­ga­ni­za­cio­nal no hay nin­gún es­ti­lo me­jor que otro.

“Los mo­dos de li­de­rar van a ser úti­les de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias. Va­ría se­gún la si­tua­ción que es­té en­fren­tan­do la em­pre­sa y el ni­vel de de­sa­rro­llo de las per­so­nas so­bre las cuá­les se es­tá ge­ne­ran­do la in­fluen­cia”, ase­ve­ró.

Al­gu­nos lí­de­res, co­men­tó Al­ju­re, no po­seen al­to co­no­ci­mien­to del área en la que desem­pe­ñan la­bo­res. No obs­tan­te, una gran ex­pe­rien­cia y las ca­pa­ci­da­des pa­ra li­de­rar; es de­cir, su rol co­mo di­rec­tor y mo­ti­va­dor de un gru­po, no es­tán ata­das a su ni­vel de com­pren­sión.

“Ayu­da a que las co­sas se den. Por ejem­plo, un lí­der muy jo­ven de un equi­po, con po­ca ex­pe­rien­cia y que comienza su ca­rre­ra es pro­pi­cio pa­ra un es­ti­lo ‘di­rec­ti­vo’ (ver grá­fi­co). Es ade­cua­do cuan­do tie­ne a per­so­nas con ba­ja com­pe­ten­cia y tra­yec­to­ria, pe­ro que go­za de un al­to com­pro­mi­so y de la me­jor ac­ti­tud”, pre­ci­só.

Un da­to que el con­sul­tor y coach de co­mu­ni­ca­ción con­si­de­ra im­por­tan­te pa­ra to­do lí­der, sea cual sea su es­ti­lo, es que de­be en­ten­der a ca­da uno de los miem­bros de su equi­po.

Ex­pli­có que tie­ne que sa­ber cuá­les son las cir­cuns­tan­cias por las que atra­vie­sa ca­da per­so­na, qué los mo­ti­va, cuá­les son sus in­tere­ses y prin­ci­pios. De es­ta ma­ne­ra ha­lla­rá la for­ma ade­cua­da pa­ra em­po­de­rar a ca­da uno de ellos, ade­más po­drá “vin­cu­lar­le tra­ba­jos que sean de su gus­to, in­te­rés y que es­tén acor­de a sus ca­pa­ci­da­des”.

Agre­gó que, ade­más de es­to, es im­por­tan­te no tra­tar a to­dos por igual, pues siem­pre ha­brá quie­nes tra­ba­jen más o ten­gan la­bo­res más ar­duas que otros.

El lí­der or­ga­ni­za­cio­nal, que es ver­da­de­ra­men­te efec­ti­vo, in­vo­lu­cra en su for­ma de tra­ba­jo la pe­da­go­gía y la cohe­ren­cia con la mi­sión y vi­sión de la em­pre­sa.

Se­gún la psi­có­lo­ga Brig­git­te Bet­ter, el es­ti­lo de li­de­raz­go es­tá al­ta­men­te in­fluen­cia­do por el mo­do de apren­di­za­je.

“Se re­fle­ja en la na­tu­ra­le­za de la or­ga­ni­za­ción y en su re­la­cio­na­mien­to. La for­ma en la que se ejer­ce el li­de­raz­go ten­drá mu­cho que ver con el tra­ba­jo que se reali­ce. El mo­do de de­fi­nir una so­lu­ción efec­ti­va de los pro­ce­sos me­jo­ra el desem­pe­ño y bie­nes­tar de los em­plea­dos”, ex­pli­có Bet­ter.

También in­di­có que, en cam­bio, la au­sen­cia del li­de­raz­go im­pac­ta en los re­sul­ta­dos de los em­plea­dos, en la au­to­es­ti­ma y ade­más les ge­ne­ra es­trés.

Bet­ter di­jo que el lí­der es un agen­te de

Los mo­dos de li­de­rar van a ser úti­les de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias en la em­pre­sa”. An­drés Al­ju­re Con­sul­tor y coach

cam­bio y que sa­be sor­tear los di­fe­ren­tes mo­dos de di­ri­gir an­te sus se­gui­do­res. La si­tua­ción exis­ten­te en el mo­men­to y en las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za.

“Una or­ga­ni­za­ción de­be re­co­no­cer qué es­ti­lo de li­de­raz­go se re­quie­re pa­ra ca­da pues­to de tra­ba­jo”, aña­dió la es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do con Bet­ter, los di­fe­ren­tes es­ti­los tie­nen en cuen­ta los atri­bu­tos per­so­na­les, las for­mas de co­mu­ni­ca­ción, la con­duc­ta en re­la­ción con la ta­rea y con el mo­do de re­la­cio­na­mien­to.

An­te to­do “el li­de­raz­go es la ha­bi­li­dad in­na­ta de la per­so­na pa­ra guiar, trans­mi­tir con­fian­za, cre­di­bi­li­dad, cla­ri­dad, per­sua­dir a al­can­zar un ob­je­ti­vo co­mún, fo­men­tar las mis­mas ac­ti­tu­des en­tre los miem­bros de un equi­po o gru­po de tra­ba­jo”, pun­tua­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.