Los bus­ca­do­res de ‘te­so­ros’ del si­glo XXI

Mas Negocios - - SUMARIO - Dia­na arrie­ta Ma­rín Editora +ne­go­cios (+ n)

Del tér­mino “tra­ba­ja­do­res” pa­sa­mos a de­cir “em­plea­dos”, y de es­ta pa­la­bra evo­lu­cio­na­mos a “co­la­bo­ra­do­res”. En el es­ti­lo or­ga­ni­za­cio­nal de hoy es clave fo­men­tar la in­clu­sión, la par­ti­ci­pa­ción y el sen­ti­do de per­te­nen­cia ha­cia las em­pre­sas por par­te de sus miem­bros, por lo cual ha­cer­los sen­tir co­mo una pie­za fun­da­men­tal del en­gra­na­je cor­po­ra­ti­vo es una de las ta­reas dia­rias de las com­pa­ñías.

Sin em­bar­go, en­con­trar co­la­bo­ra­do­res idó­neos en es­tos tiem­pos se ha con­ver­ti­do en un tra­ba­jo al­ta­men­te de­man­dan­te y exi­gen­te. Las per­so­nas bus­can ca­da vez más te­ner ca­li­dad de vida, los jó­ve­nes –en es­pe­cial– son es­qui­vos a la idea de em­plear­se y se in­cli­nan ha­cia el em­pren­di­mien­to. Otro gru­po pre­fie­re man­te­ner in­gre­sos se­gu­ros, a tra­vés de sus em­pleos, y pa­ra­le­la­men­te tie­nen sus pro­pios ne­go­cios.

An­te la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar en sus pla­zas per­so­nal al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do y con el in­te­rés de te­ner una es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, los head­hun­ters han au­men­ta­do su par­ti­ci­pa­ción en las com­pa­ñías pa­ra los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de re­clu­ta­mien­to. Aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos es­tas se con­cen­tran en la bús­que­da de eje­cu­ti­vos de alto ni­vel o de di­rec­ti­vos, la ofer­ta se ha vol­ca­do a aten­der múl­ti­ples ne­ce­si­da­des, por lo que las fir­mas ca­da vez acu­den más a es­tos es­pe­cia­lis­tas pa­ra lle­nar va­can­tes de to­dos los per­fi­les.

Los de­par­ta­men­tos de ta­len­to hu­mano tie­nen den­tro de sus fun­cio­nes rea­li­zar los pro­ce­sos de se­lec­ción. Sin em­bar­go, de acuer­do con los ex­per­tos, es­ta ta­rea exi­ge que las com­pa­ñías cuen­ten con un equi­po es­pe­cia­li­za­do y de­di­ca­do úni­ca­men­te a di­cho ob­je­ti­vo. Así que la de­man­da ha in­cli­na­do la ba­lan­za ha­cia la ter­ce­ri­za­ción de los ser­vi­cios de re­clu­ta­mien­to, abrién­do­le cam­po a los ca­za ta­len­tos pa­ra que sean ellos quie­nes en­cuen­tren las ‘jo­yas’ y los ‘te­so­ros’ hu­ma­nos que ca­ta­pul­ta­rán a las com­pa­ñías ha­cia el éxi­to.

“Ga­ran­ti­za­mos, al me­nos un año, la es­ta­día del eje­cu­ti­vo en su em­pre­sa”. Es­ta es una de las fra­ses que más de una head­hun­ter le ha di­cho a sus clien­tes a la hora de re­clu­tar. ¿Có­mo lo ha­cen? Tie­nen sus mé­to­dos, y tam­bién sus se­cre­tos, los cua­les de­ben re­ve­lar­se cuan­do de es­co­ger al “me­jor” se tra­ta.

An­te la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar en sus pla­zas per­so­nal al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do y con el in­te­rés de te­ner una es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, los ‘ head­hun­ters’ han au­men­ta­do su par­ti­ci­pa­ción en las com­pa­ñías”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.