¿Qué tan mar­xis­ta es el mo­de­lo eco­nó­mi­co ve­ne­zo­lano?

Mas Negocios - - SUMARIO - Lu­cía aven­da­ño gel­ves Es­pe­cial pa­ra +ne­go­cios

Ha­ce tres años, en el mar­co de la en­tre­ga del Pre­mio Li­ber­ta­dor al Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la, ex­pre­só: “Con Marx, Bo­lí­var, Je­su­cris­to y Chá­vez, ¿quién pue­de con­tra no­so­tros?”.no­so­tros? . Cier­ta­men­te, eso es lo que tam­bién mu­chos se sse pre­gun­tan an­tean las ci­fras que el Go­bierno del país vec ve­cino pre­sen­ta en ma­te­ria so­cio­eco­nó­mi­ca,so­cio­eco­nó­mi y que a tra­vés de di­ver­sos canales d de co­mu­ni­ca­ción han que­da­do des­vir­tua­das.des­vi Sin em­bar­go, y tra­yen­dotr a co­la­ción al pro­pio­pro­pi Marx, en es­ta edi­ción +ne­go­cios+ne qui­so re­vi­sar qué tan ape­ga­dos es­tán las pro­pues­tas mar­xis­tas al mo­de­lo mo­de­lodl ven ve­ne­zo­la­no­ne­zo­lano act ac­tual, en as­pec­to­sas­pec­to os fun­da­men­ta­les­fun­da­men co­mo el gas­to pú­bli­co,púb la teo­ría­teo oría de va­lor y pre­cio,pre­ci io, co­mer­cio in­ter­na­cio­na­lin­ter rna­cio­nal y la l lu­cha a de cla­ses. Ma­ríaMa ría Es­pe­ran­zaEs­pe­ran Cuen­ca,Cu uen­ca, ma­gís­ter­mag en Teo­ría y Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia y do­cen­te de la cá­te­dra de Pen­sa­mien­to Eco­nó­mi­co en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, ex­pre­sa co­mo pun­to de par­ti­da que “Marx no re­fle­ja to­das las po­si­cio­nes de los mar­xis­tas”, ya que exis­ten di­vi­sio­nes muy fuer­tes en­tre teó­ri­cos y prác­ti­cos.

“Los prác­ti­cos sí de­fen­die­ron que ha­bía una lu­cha eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, los teó­ri­cos ja­más”, men­cio­na Cuen­ca Co­ral. Así las co­sas, el m mo­de­lo eco­nó­mi­co ve­ne­zo­lano “no re­fle­ja nin­gu­na idea mar­xis­ta”.

La do­cen­te con­si­de­ra que ello co­rres­pon­de, más bien, a “un te­ma de apro­pia­ción de unos me­dios de pro­duc­ción que na­da tie­nen que ver con la lu­cha de cla­ses, ni con la idea mar­xis­ta ori­gi­nal”.

En esa mis­ma lí­nea de pen­sa­mien­to se en­cuen­tra An­drés Vi­lla­die­go, eco­no­mis­ta e in­ves­ti­ga­dor, con al­tos es­tu­dios en el Ins­ti­tu­to Téc­ni­co de Massachusetts y ade­más ve­ne­zo­lano y mi­li­tan­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta de Ve­ne­zue­la.

El co­lum­nis­ta ex­pli­ca que “aquí (en Ve­ne­zue­la) no se ha desa­rro­lla­do un mo­de­lo so­cia­lis­ta”, pues “lo que ha ha­bi­do es una eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta atra­sa­da, de­pen­dien­te de un so­lo pro­duc­to, en con­jun­to con po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas, al­gu­nas con ma­ti­ces clien­te­la­res, que uti­li­zan las fi­nan­zas pú­bli­cas pa­ra lo­grar el apo­yo de di­ver­sos sec­to­res de la po­bla­ción”.

En es­te pun­to es im­por­tan­te apli­car una sal­ve­dad en pa­la­bras del in­ves­ti­ga­dor: “lo que hi­zo Marx fue una re­vi­sión teó­ri­co em­pí­ri­ca de có­mo fun­cio­na el ca­pi­ta­lis­mo”, pe­ro “nun­ca de­fi­nió có­mo iba a fun­cio­nar el mo­de­lo so­cia­lis­ta”.

En ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior, el pen­sa­dor na­ci­do en la Pru­sia Occidental

en 1818 ex­pu­so que su ex­pan­sión “aun­que la in­fan­cia de la pro­duc­ción ca­pi­ta­lis­ta cons­ti­tu­ye la ba­se de es­ta, se ha con­ver­ti­do en el cur­so de su evo­lu­ción”. Así, pa­ra Marx la su­per­vi­ven­cia del ca­pi­ta­lis­mo ra­di­ca­ba en qué tan­to lo­gra­ba ex­pan­dir sus fron­te­ras.

Las ci­fras del Ob­ser­va­to­rio de Com­ple­ji­dad Eco­nó­mi­ca dan cuen­ta de que “en 2015, Ve­ne­zue­la ex­por­tó USD34,3 mi­les de mi­llo­nes e im­por­tó USD27,5 mi­les de mi­llo­nes”, una bre­cha muy ce­rra­da en­tre las pri­me­ras y las se­gun­das, si se tie­ne en cuen­ta que es el país con ma­yo­res re­ser­vas pe­tro­le­ras del pla­ne­ta.

Lo an­te­rior po­ne so­bre la me­sa una reali­dad hoy co­no­ci­da por to­dos: la pro­duc­ción ve­ne­zo­la­na es ca­si nu­la, por lo que tie­ne que echar mano de lo que pro­du­cen sus so­cios co­mer­cia­les.

Es así co­mo el mo­de­lo va en con­tra­vía a la pro­pues­ta Mar­xis­ta: en­tre más de­pen­de Ve­ne­zue­la de lo que otros le ven­den, más le ‘ayu­da’ al ca­pi­ta­lis­mo a ex­pan­dir sus fron­te­ras, tal co­mo lo ex­pli­ca­ba Marx.

Co­nec­ta­do a ello, uno de los as­pec­tos más so­bre­sa­lien­tes del mo­de­lo ve­ne­zo­lano ac­tual tie­ne que ver con el des­me­su­ra­do gas­to del Go­bierno. Vi­lla­die­go co­men­ta que “pa­ra los mar­xis­tas, la so­cie­dad se de­sa­rro­lla en cuan­to de­sa­rro­lla sus fuer­zas pro­duc­ti­vas, es de­cir, su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir lo que ne­ce­si­ta”.

Hoy “eso es to­tal­men­te in­sos­te­ni­ble” por­que “el con­su­mo no pue­de sos­te­ner­se sin pro­duc­ción”, di­ce ha­cien­do alu­sión al ex­ce­si­vo pro­ce­so im­por­ta­dor que vi­ve su país de ori­gen.

Ma­ría Es­pe­ran­za Cuen­ca, por su par­te, re­cuer­da que “una de las pri­me­ras ac­cio­nes que se to­ma­ron en el Go­bierno de Hu­go Chá­vez fue la re­duc­ción de los sa­la­rio de los fun­cio­na­rios de Pdvsa”, un he­cho “con­tra­rio to­tal­men­te a la lu­cha de cla­ses”. Sin em­bar­go, ma­ni­fies­ta que “exis­te una cú­pu­la del Go­bierno con mu­cho di­ne­ro, pro­duc­to de la co­rrup­ción, que en na­da se ajus­ta a la ida ori­gi­nal de Marx”.

Otro de los datos que so­bre­sa­len en la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na es la al­ta in­fla­ción. El Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional cal­cu­la que es­te año Ve­ne­zue­la ce­rra­rá con una in­fla­ción de 720%. Aun cuan­do Ma­du­ro so­lo po­ne paños de agua ti­bia al agre­gar ce­ros a la de­re­cha al sa­la­rio mí­ni­mo, los nú­me­ros no ce­den.

En la teo­ría mar­xis­ta de va­lor y pre­cio Marx plan­teó que los bie­nes y ser­vi­cios se ven­den por sus res­pec­ti­vos va­lo­res, de­fi­nien­do va­lor co­mo el tiem­po de tra­ba­jo so­cial­men­te ne­ce­sa­rio.

Lo an­te­rior es “una cla­ra alu­sión a la pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce An­drés Vi­lla­die­go y lo sub­ra­ya en el mo­de­lo ac­tual: “se pro­du­ce po­co, hay ba­ja pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, el apa­ra­to pro­duc­ti­vo no ge­ne­ra lo que la so­cie­dad re­quie­re, el gas­to es des­or­de­na­do, con alto cir­cu­lan­te en la ca­lle y alto déficit”.

To­do ello, ade­más de las imá­ge­nes que ve­mos a dia­rio, son el cla­ro re­fle­jo de que “el mo­de­lo ve­ne­zo­lano dis­ta mu­chí­si­mo de Marx, in­clu­so de Le­nin”, di­ría Cuen­ca.

Qui­zá Ma­du­ro ha ve­ni­do ol­vi­dan­do, se­lec­ti­va­men­te, los pos­tu­la­dos del ale­mán, así co­mo tam­bién ol­vi­dó que era ateo al po­ner­lo en el mis­mo pe­des­tal con Je­su­cris­to.

En Ve­ne­zue­la, el apa­ra­to pro­duc­ti­vo no ge­ne­ra lo que la so­cie­dad re­quie­re”. An­drés Vi­lla­die­go Eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano

Karl Marx es­cri­bió ‘El Ca­pi­tal’, un tra­ta­do de 3 to­mos. Pu­bli­có el pri­me­ro en Ham­bur­go, en 1.867.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.