Gru­po Apo­lo y Puc­ci­ni trans­for­man sus ne­go­cios des­de la crea­ti­vi­dad

Mas Negocios - - SUMARIO - nil­son Ro­mo Men­do­za @nil­son­ro­mom

El Gru­po Apo­lo y Puc­ci­ni Fat­to in Ca­sa son dos mues­tras de em­pren­di­mien­tos que asu­mie­ron un reto crea­ti­vo trans­for­man­do sus em­pre­sas des­de el “ser”.

Jor­ge Sa­la­zar, pro­duc­tor au­dio­vi­sual y “co­mu­ni­ca­dor de la cien­cia”, co­mo se de­fi­ne, afir­ma que su pa­so por el la­bo­ra­to­rio em­pre­sa­rial de Ma­con­do­lab ate­rri­zó al Gru­po Apo­lo, una fun­da­ción que pro­mue­ve la di­vul­ga­ción del co­no­ci­mien­to y la investigación del es­pa­cio, los pla­ne­tas y los as­tros.

“Creí­mos que lo sa­bía­mos to­do, por­que lo que ha­ce­mos no tie­ne com­pa­ra­ción. Pe­ro re­sul­ta que no. Nos die­ron he­rra­mien­tas pa­ra abrir los ojos y en­ten­der que nues­tra ini­cia­ti­va sí tie­ne una pro­pues­ta de va­lor. No­so­tros ni sa­bía­mos cuál era esa pro­pues­ta”, ad­mi­te Sa­la­zar.

El Gru­po Apo­lo es una so­cie­dad de ac­ción sim­pli­fi­ca­da des­de 2009. Dicen sus miem­bros que se han sen­ti­do en al­gún mo­men­to co­mo as­tro­nau­tas en el es­pa­cio, flo­tan­do. Con más frus­tra­cio­nes que vic­to­rias y en un país que des­ti­na más re­cur­sos pú­bli­cos que pri­va­do pa­ra la investigación.

El Ob­ser­va­to­rio Co­lom­biano de Cien­cia y Tec­no­lo­gía pre­ci­sa en su in­for­me anual que Co­lom­bia en la úl­ti­ma dé­ca­da (20062016) ha fi­nan­cia­do pro­yec­tos de cien­cia, tec­no­lo­gía e investigación en un 53,6% con re­cur­sos ofi­cia­les. El 44,5% fue a tra­vés de fon­dos pri­va­dos y el 1,80% se hi­zo con apor­te internacional. Pe­ro en­tre 2015 y 2016, la fi­nan­cia­ción pri­va­da, con 51% y 53% res­pec­ti­va­men­te, ha su­pe­ra­do a la que apor­ta al Es­ta­do con 47% y 45%.

“Ha­cer­le en­ten­der a la em­pre­sa que in­ver­tir más en cien­cia y tec­no­lo­gía desa­rro­lla­rá al país, no es fá­cil. Si em­pren­der co­mer­cial­men­te es com­ple­jo, y so­cial­men­te hay que su­mar­le otras va­ria­bles, con te­mas de cien­cia es muy du­ro. No es una in­ver­sión a cor­to pla­zo. La investigación es com­ple­ja y no so­mos un em­pren­di­mien­to comercial”, sub­ra­ya Sa­la­zar. el gran sal­to. A par­tir de la for­ma­ción, ase­so­rías, con­sul­to­rías y re­des de con­tac­to en Ma­con­do­lab, el Gru­po Apo­lo pre­ci­sa que ha im­pac­ta­do a más de 5.000 per­so­nas a tra­vés de las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que reali­zó du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de es­te año. Su ma­yor sal­to ha si­do im­pul­sar que los ex­pe­ri­men­tos de ni­ños de la Cos­ta Ca­ri­be fue­ran te­ni­dos en cuen­ta por la NASA pa­ra es­tu­dios en el es­pa­cio.

El via­je a la NASA se dio con apor­tes de en­ti­da­des pú­bli­cas y “padrinos pri­va­dos”, ex­pli­ca el Gru­po Apo­lo, que hoy lo con­for­man 10 pro­fe­sio­na­les en­tre pro­duc­to­res au­dio­vi­sua­les, co­mu­ni­ca­do­res y es­tu­dio­sos de la cien­cia. “So­lo so­mos un puen­te pa­ra ofre­cer vi­vir

Des­pués de un se­gui­mien­to, el 50% de los em­pren­di­mien­tos es­tán en el mer­ca­do”. Juan Ma­nuel Pa­la­cio Ge­ren­te de Ma­con­do­lab

esa ex­pe­rien­cia. Lo que sí mo­ne­ti­za­mos es el di­se­ño y eje­cu­ción de ex­pe­rien­cias edu­ca­ti­vas y de en­tre­te­ni­mien­to que he­mos lla­ma­do ‘La Ba­ca­ne­ría Cien­tí­fi­ca’”.

Un ejem­plo de ello es The Cos­mic Box, nues­tro pla­ne­ta­rio, y el ci­ne­do­mo iti­ne­ran­te, un es­pa­cio que vi­si­ta co­le­gios y que per­mi­te ex­plo­rar el es­pa­cio en 360 gra­dos, ex­pli­ca Jor­ge Sa­la­zar.

Ma­nuel Pa­la­cio, ge­ren­te de Ma­con­do­lab, cuen­ta que el Gru­po Apo­lo y Puc­ci­ni Fat­to in Ca­sa veían el mun­do del em­pren­di­mien­to con otros ojos. “Ellos fue­ron po­si­ti­vos, se die­ron cuen­ta de que pue­den en­con­trar so­lu­cio­nes y sa­lir de una zo­na de con­fort”.

Jor­ge Sa­la­zar iden­ti­fi­ca que la trans­for­ma­ción pa­ra en­con­trar re­cur­sos y sos­te­ni­bi­li­dad es­tá en, por ejem­plo, pre­sen­tar pro­yec­tos pa­ra el pos­con­flic­to. “Aun­que no pa­rez­ca de nues­tra lí­nea, Gru­po Apo­lo ten­drá que es­tar allí pa­ra di­fun­dir cien­cia a esa po­bla­ción”. en Bus­ca de Una FÁ­BRI­CA. La co­ci­na tra­di­cio­nal ita­lia­na de sus abue­los es la esen­cia del em­pren­di­mien­to de Fe­de­ri­co Puc­ci­ni Fat­to in ca­sa, quien es el ge­ren­te de es­ta pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca, ca­li­fi­ca­da co­mo no­ve­do­sa.

En Ba­rran­qui­lla hay una in­tere­san­te ofer­ta de res­tau­ran­tes acre­di­ta­dos y con me­nú ita­liano, y el jo­ven chef ex­pli­ca que sus pro­duc­tos tie­nen co­mo va­lor agregado lo or­gá­ni­co, que son he­chos en ca­sa, sin sa­bo­ri­zan­tes, con­ser­van­tes y la ma­te­ria pri­ma es co­lom­bia­na. “Es co­mo si en Ita­lia un co­lom­biano, que pue­de ob­te­ner ma­te­ria pri­ma y ali­men­tos de nues­tro país, mon­ta un res­tau­ran­te con nues­tra gas­tro­no­mía allá”.

Su idea co­men­zó por el in­te­rés en la co­ci­na, ade­más de sus es­tu­dios y de su crea­ti­vi­dad, la cual plas­ma en ca­da una de las preparaciones. La he­ren­cia cu­li­na­ria de Giu­lio Puc­ci­ni y Adria­na Lu­ches­si, in­mi­gran­tes que lle­ga­ron des­de Ghi­viz­zano (región de La Tos­ca­na, Ita­lia) a Ba­rran­qui­lla en el si­glo pa­sa­do, la re­co­gió Fe­de­ri­co.

Su pa­dre Gui­do y una tía, hi­jos de don Giu­lio, le con­ta­ron se­cre­tos de al­gu­nas de las re­ce­tas en los ini­cios del ne­go­cio. En su de­seo de apren­der, Fe­de­ri­co res­ca­tó des­de la me­mo­ria de su ma­má las preparaciones de do­ña Lu­ches­si, en­tre las que des­ta­ca el Gnoc­chi (pas­ta he­cha con pa­pás) y la clá­si­ca bo­lo­ñe­sa; ade­más de las re­ce­tas es­cri­tas y guar­da­das en li­bros de don Giu­lio Puc­ci­ni pa­ra la pre­pa­ra­ción de otras pas­tas, que­sos y sal­sas.

“Son sen­ci­llas y na­tu­ra­les, co­mo es la co­ci­na ita­lia­na y del Mediterráneo. To­mo co­mo ba­se lo tra­di­cio­nal y creo. Lo de­más son in­no­va­cio­nes, co­mo las sal­chi­chas o las pas­tas re­lle­nas”, afir­ma Fe­de­ri­co, que evo­ca que su abue­lo fun­dó La Tos­ca­na Pas­tic­ce­ria en Ba­rran­qui­lla ha­ce 38 años.

Fe­de­ri­co Puc­ci­ni re­co­no­ce el im­pul­so que el la­bo­ra­to­rio em­pre­sa­rial le dio a su em­pren­di­mien­to des­de la or­ga­ni­za­ción, el en­fo­que del pú­bli­co, el mon­ta­je de la página web y for­ta­le­ci­mien­to de las re­des so­cia­les. Es­tán ge­ne­ran­do tres em­pleos di­rec­tos y otros 10 in­di­rec­tos que pa­gan por pro­duc­ción.

Con una clien­te­la ca­da vez más per­so­na­li­za­da, en el pe­di­do de sus pro­duc­tos con­ge­la­dos, sal­sas, char­cu­te­ría y la pre­pa­ra­ción de pla­tos en un Food Truck, ubi­ca­do al nor­te de la ciu­dad, los re­sul­ta­dos me­jo­ran. “Pa­ra di­ciem­bre de 2016, du­ran­te el reto crea­ti­vo, fac­tu­ra­mos en­tre $2 mi­llo­nes y $3 mi­llo­nes. En ma­yo de es­te año ce­rra­mos ven­tas por $8 mi­llo­nes. He­mos te­ni­do una bue­na aco­gi­da”, des­ta­ca Puc­ci­ni.

El ne­go­cio que ini­ció con apor­tes pe­que­ños aho­ra ilu­sio­na a la se­gun­da ge­ne­ra­ción de los Puc­ci­ni. Ha­ce tres me­ses su­mó otro so­cio fa­mi­liar, un tío que apor­tó unos $20 mi­llo­nes y la apues­ta es­tá en cre­cer pa­ra con­ver­tir­se en una fá­bri­ca de pas­tas, que sea lí­der de los pro­duc­tos ita­lia­nos en Ba­rran­qui­lla.

Fe­de­ri­co Puc­ci­ni con uno de sus pla­tos de co­mi­da ita­lia­na en pun­to de ven­ta.

Jor­ge Sa­la­zar, fun­da­dor e in­te­gran­te del Gru­po Apo­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.