El desafío de so­bre­vi­vir a las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo

Mas Negocios - - SUMARIO - da­nie­la Pas­to­ri R. @Danny­pas­to­ri

Es co­mún es­cu­char de los can­di­da­tos a una va­can­te de tra­ba­jo que “no hay em­pleo”, lue­go de ha­ber to­ca­do puer­tas y ven­ta­nas por un lar­go pe­río­do de tiem­po. Di­cha afir­ma­ción se en­cuen­tra de fren­te y choca con la opi­nión de los jefes de se­lec­ción, quie­nes afir­man que: “si hay tra­ba­jo, pe­ro no per­so­nal ca­pa­ci­ta­do”.

Pa­ra es­ta edi­ción +ne­go­cios (+n) con­sul­tó con ex­per­tos en re­cur­sos hu­ma­nos y psi­có­lo­gos pa­ra que us­ted, co­mo po­si­ble y fu­tu­ro tra­ba­ja­dor, conozca có­mo es la de­bi­da apli­ca­ción a una va­can­te y, ade­más, cuál es la pre­sen­ta­ción ade­cua­da pa­ra pre­sen­tar­se a una en­tre­vis­ta.

de­rrum­ban­do Mi­tos. La ma­yo­ría de los can­di­da­tos pien­sa, cree y opi­na que pa­ra ser con­tra­ta­do en un em­pleo es ne­ce­sa­rio un atuen­do de pri­me­ra en la en­tre­vis­ta. No obs­tan­te, la ro­pa no siem­pre de­ter­mi­na la se­lec­ción de un pos­tu­lan­te, se­gún la psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad y sa­lud en el tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, Car­me­li­ta Ama­dor.

“Hay que pres­tar­le aten­ción al con­te­ni­do, a la cohe­ren­cia, a la ma­ne­ra en có­mo el en­tre­vis­ta­do abor­da las preguntas, e in­clu­si­ve có­mo uti­li­za el len­gua­je téc­ni­co de acuer­do con su profesión”, con­si­de­ró.

Ama­dor agre­gó que más allá de la ves­ti­men­ta uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes en la en­tre­vis­ta es res­pon­der con se­gu­ri­dad ca­da una de las preguntas.

La pro­fe­sio­nal afir­mó que aque­llos in­te­rro­gan­tes pri­mor­dia­les en el de­ba­te en­tre­vis­ta­dor-en­tre­vis­ta­do son de com­pe­ten­cia. Es de­cir, por qué es­co­gió su ca­rre­ra, có­mo se vi­sio­na, cuá­les son sus pro­yec­tos y si le apa­sio­na lo que ha­ce.

An­tes de ir a una en­tre­vis­ta, la pre­pa­ra­ción es pri­mor­dial pa­ra fi­gu­rar en­tre to­dos los can­di­da­tos. La es­pe­cia­lis­ta re­sal­tó dos pun­tos: el pri­me­ro, in­ves­ti­gue y conozca el ti­po de em­pre­sa que lo con­tac­tó y ha­cia dón­de quie­re ir us­ted. Y se­gun­do, pre­pá­re­se pa­ra el car­go y so­por­te la ex­pe­rien­cia que ha te­ni­do con re­la­ción al mis­mo.

“No ha­ble so­lo de ca­da ex­pe­rien­cia, ex­pli­que có­mo la re­la­cio­na con el car­go en el que se postuló”, ex­pli­có.

Otro pun­to fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir em­pleo es co­no­cer a la per­fec­ción su ho­ja de vida, sa­ber con pre­ci­sión la se­cuen­cia y no equi­vo­car­se en­tre las la­bo­res.

Afir­ma­ción en la que coin­ci­de Leidy Pe­ña, es­pe­cia­lis­ta en

se­lec­ción, quien ase­gu­ró que no hay que im­pro­vi­sar y re­co­mien­da agre­gar so­lo in­for­ma­ción 100% ver­da­de­ra, pues to­dos los datos son ve­ri­fi­ca­dos pos­te­rior a su vi­si­ta.

“Es­té siem­pre muy se­gu­ro de lo que es­tá di­cien­do. Por eso es muy im­por­tan­te que conozca su cu­rri­cu­lum vi­tae y que es­te a su vez se ajus­te a la reali­dad. Es­to le da­rá mu­cha más se­gu­ri­dad al mo­men­to de ex­pre­sar­se du­ran­te el en­cuen­tro con el en­tre­vis­ta­dor”, anotó.

Tam­bién es im­por­tan­te que ten­ga pre­sen­te los lo­gros que us­ted ha ob­te­ni­do, cuá­les son sus for­ta­le­zas y có­mo las pue­de desa­rro­llar en el car­go.

Pe­ña agre­gó que tam­bién de­be cui­dar el len­gua­je cor­po­ral, pues es­te di­ce mu­cho más de lo que pien­sa. La ma­yo­ría de los psi­có­lo­gos es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra de­tec­tar cual­quier in­co­mo­di­dad que ma­ni­fies­te con su cuer­po, e in­clu­so men­ti­ras.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta en se­lec­ción, el cuer­po da “in­for­ma­ción no ver­bal del can­di­da­to. Di­ce co­sas que no se ex­pre­san al mo­men­to de la en­tre­vis­ta, pe­ro que in­ter­pre­ta­mos. Es im­por­tan­te que la per­so­na es­té tranquila”, afir­mó.

De acuer­do con el li­bro ‘El ar­te de ne­go­ciar y per­sua­dir’ de Allan Pea­se el im­pac­to que los men­sa­jes tie­nen so­bre quie­nes los es­cu­chan se di­vi­den en­tre: las pa­la­bras con 7% a 10% de pe­ne­tra­ción, la vo­ca­li­za­ción de 20% a 30% y el len­gua­je cor­po­ral con 60% a 80%.

Por lo que, se­gún Pe­ña, es muy im­por­tan­te de­jar ha­blar al en­tre­vis­ta­do, que es­te es­cu­che con aten­ción to­das las preguntas, mo­du­le el tono de voz y la ener­gía o efu­si­vi­dad que pue­da sen­tir en la en­tre­vis­ta.

Acon­se­jó que, ade­más, la pos­tu­ra tam­bién es im­por­tan­te. “El can­di­da­to de­be es­tar re­cos­ta­do en el es­pal­dar de la si­lla, con las pier­nas jun­tas. Es lo más re­co­men­da­ble. Si es una mu­jer el bol­so lo pue­de te­ner en las pier­nas o de­jar­lo a un la­do”, di­jo.

Re­cuer­de, us­ted es un pro­duc­to y tie­ne en­tre 15 y 30 mi­nu­tos pa­ra mos­trar sus ca­pa­ci­da­des, cua­li­da­des, ha­bi­li­da­des y lo­grar per­sua­dir a su in­ter­lo­cu­tor.

El sa­la­rio. A mu­chos can­di­da­tos que se en­fren­tan ca­ra a ca­ra con los psi­có­lo­gos de aque­llas em­pre­sas a las que as­pi­ran in­gre­sar, una pre­gun­ta que los po­ne en jaque es: “¿cuál es tu as­pi­ra­ción sa­la­rial?”.

Se­gún la psi­có­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, Car­me­li­ta Ama­dor, siem­pre se­rá po­si­ti­vo dar un nú­me­ro re­fe­ren­te, pues es­te es el va­lor de su tra­ba­jo.

Bá­si­ca­men­te es la res­pues­ta a “¿cuán­to cues­to yo? Y de­be te­ner un va­lor so­bre su tra­ba­jo. “La gen­te cree que el psi­có­lo­go es el que tie­ne que dar una res­pues­ta, cuan­do real­men­te se tra­ta de una ne­go­cia­ción”, ex­pli­có.

Agre­gó que cuan­do un can­di­da­to res­pon­de con se­gu­ri­dad a es­ta pre­gun­ta va­lo­ri­za su opor­tu­ni­dad de em­pleo. “Hay mu­chos des­em­plea­dos que son bue­nos pro­fe­sio­na­les, pe­ro que no ma­ne­jan una bue­na en­tre­vis­ta ni el de­ta­lle. Hay que sa­ber­se ven­der”, fi­na­li­zó.

Es im­por­tan­te que conozca su cu­rrí­cu­lum vi­tae y es­te se ajus­te a la reali­dad”. Leidy Pe­ña Es­pe­cia­lis­ta en se­lec­ción.

Las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo es una ne­go­cia­ción en­tre el can­di­da­to y los psi­có­lo­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.