La nue­va ima­gen de Sel­man en sus 80 años

Mas Negocios - - ASÍ EMPECÉ - Nil­son Ro­mo Men­do­za

Cris­ta­le­ría Sel­man apues­ta des­pués de ocho dé­ca­das de vida em­pre­sa­rial el cam­bio de su lo­go y de ima­gen cor­po­ra­ti­va. Con los ries­gos que asu­me la mar­ca de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, Car­los Sel­man Giraldo, el ge­ren­te, ad­mi­te que tie­ne “te­mor”. Pe­ro su pro­pues­ta es “mo­der­ni­zar” un ne­go­cio que es­tá en el ima­gi­na­rio del cliente que so­lo ven­de ar­tícu­los de vi­drio y va­ji­llas. “La idea es de­cir­le a las per­so­nas que tam­bién al­qui­la­mos pa­ra even­tos es­pe­cia­les, so­mos fuer­te en la lí­nea de hoteles, ca­si­nos em­pre­sa­ria­les y te­ne­mos pa­ra la ven­ta cu­ber­te­ría, va­ji­llas, sa­mo­va­res, equi­pos y ar­tícu­los de co­ci­na”, agre­ga Sel­man.

La em­pre­sa es­tá cum­plien­do 80 años ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, la cual de­fi­ne su lí­der co­mo un mo­men­to in­tere­san­te por la di­ná­mi­ca del mer­ca­do en Ba­rran­qui­lla. El 80% de sus ven­tas son en el sec­tor ins­ti­tu­cio­nal, mien­tras que el 20% es de la lí­nea de ho­gar.

Pa­ra mos­trar esa di­ná­mi­ca, Car­los Sel­man Giraldo des­ta­ca que la aper­tu­ra de res­tau­ran­tes y hoteles en Ba­rran­qui­lla ha per­mi­ti­do cre­cer en la lí­nea ins­ti­tu­cio­nal. Un da­to de re­fe­ren­cia es el que re­ci­bió Sel­man Giraldo de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de la In­dus­tria Gas­tro­nó­mi­ca (Aco­dres): en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co se abrie­ron 76 nue­vos res­tau­ran­tes en 2016. “Y esos ne­go­cios que abrie­ron es­tán com­pran­do el me­jor jue­go de cu­bier­tos. So­mos me­di­do­res de ese movimiento”, pre­ci­sa.

La his­to­ria em­pre­sa­rial cuen­ta que des­de sep­tiem­bre de 1937, cuan­do arran­có co­mo un al­ma­cén de cris­ta­le­ría que im­por­ta­ba uten­si­lios des­de Eu­ro­pa y los co­mer­cia­li­za­ba en un lo­cal del ca­lle­jón Mer­ca­do (ca­rre­ra 42) con Ave­ni­da Bo­ya­cá (ca­lle 30), el ne­go­cio de los Sel­man no te­nía co­mo fortaleza los hoteles o res­tau­ran­tes.

Su fun­da­dor Jo­sé Sel­man Sel­man y su her­mano Ja­co­bo, in­mi­gran­tes de Be­lén (Pa­les­ti­na) ini­cia­ron con la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos pa­ra el ho­gar. Des­de un prin­ci­pio la aten­ción per­so­na­li­za­da los dis­tin­guió en el

co­mer­cio y fue una ga­ran­tía pa­ra sus clien­tes e in­clu­so pa­ra la ban­ca de la épo­ca. Y ocho años des­pués de su aper­tu­ra, en 1945 con la muer­te de Jor­ge Elie­cer Gai­tán, fue­ron víc­ti­mas de las que­mas y ata­ques a ne­go­cios en el cen­tro de Ba­rran­qui­lla por par­te de se­gui­do­res del lí­der li­be­ral.

Con la ayu­da de Pel­dar, in­dus­tria po­ten­te en la fa­bri­ca­ción de en­va­ses en vi­drio en la épo­ca, y del Ban­co de Co­mer­cio, ini­cia­ron de ce­ro la re­cons­truc­ción de la em­pre­sa. El fun­da­dor fue ca­be­za hasta 1962 cuan­do mu­rió y asu­mió Jo­sé Sel­man Ya­ca­mán, su hi­jo.

A fi­na­les de los años 70, Jo­sé Sel­man Ya­ca­mán en­fren­tó una gue­rra de pre­cios y, por idea de su otro hi­jo Ch­ris­tian, vi­sio­na­ron que el fu­tu­ro es­ta­ba en abrir otro pun­to en la ciu­dad. “Mi pa­pá fue el que afian­zó, le dio nom­bre al ne­go­cio. Y en esa gue­rra, en el que la gen­te se ga­na­ba eran unos cen­ta­vos, se im­pu­so. Nin­guno de esos al­ma­ce­nes en el cen­tro que plan­teó esa com­pe­ten­cia exis­te. So­lo no­so­tros. Mi her­mano pro­pu­so abrir en la ca­rre­ra 44 con ca­lle 70, lue­go se com­pró la ca­sa y des­pués el lo­cal de la ca­lle 70 en­tre ca­rre­ras 45 y 46, don­de la Cris­ta­le­ría se ha­ce gran­de”, ana­li­za Car­los Sel­man.

El es­la­bón pa­ra unir la ex­pe­rien­cia del fun­da­dor y preparar la ter­ce­ra su­ce­sión fue Jo­sé Eduardo Sel­man. Agre­ga Car­los Sel­man que su pro­ge­ni­tor fue un ade­lan­ta­do en la bús­que­da de más clien­tes con la ins­ta­la­ción de la pri­me­ra lí­nea te­le­fó­ni­ca, apos­tar por las tec­no­lo­gías de la épo­ca co­mo el fax y los compu­tado­res. “Mi abue­lo y mi pa­pá tu­vie­ron sus di­fe­ren­cias, por­que el pri­me­ro no veía la im­por­tan­cia pa­ra el ne­go­cio el uso de una lí­nea te­le­fó­ni­ca. Y cuan­do yo es­tu­ve al la­do de mi pa­pá fui uno de los que me pre­gun­ta­ba: ¿pa­ra qué un fax?”, re­co­no­ce Car­los Sel­man.

Ins­ta­la­dos en la ca­lle 70 con ca­rre­ra 45, Car­los Sel­man re­cuer­da que los ba­lan­ces del al­ma­cén no da­ban uti­li­da­des. Evo­ca el ge­ren­te que las ca­rre­te­ras en Co­lom­bia y el con­flic­to ar­ma­do, que vi­vió el país en­tre 1998 y 2003, afec­tó el trans­por­te de mer­can­cía. Y mien­tras las gran­des mar­cas de su­per­mer­ca­dos in­cor­po­ra­ron la ven­ta de pro­duc­tos pa­ra el ho­gar, Jo­sé Eduardo pro­yec­tó que la lí­nea ins­ti­tu­cio­nal era el ni­cho a con­quis­tar. “Esos años fue­ron ma­los. Hu­bo pér­di­das y pe­dí a mi pa­pá ce­rrar el ne­go­cio. Él me de­cía qué aguan­tá­ra­mos las du­ras, que es­pe­ra­ba las bue­nas”.

La em­pre­sa ha­bía re­sis­ti­do con ca­pi­tal pro­pio, los cré­di­tos de pro­vee­do­res y el apo­yo de más de 10 gran­des mar­cas na­cio­na­les que co­mer­cia­li­za­ban con la em­pre­sa. En 2004 vol­vie­ron las uti­li­da­des a la com­pa­ñía. “Al mo­rir mi pa­pá asu­mí el ne­go­cio. Mi her­mano, mi her­ma­na y mi ma­má, que son so­cios, me die­ron la su­fi­cien­te confianza y for­ta­le­cí la lí­nea ins­ti­tu­cio­nal que pa­pá co­men­zó en 1991 con aten­ción per­so­na­li­za­da a los clien­tes. Esa fue la clave”, afir­ma Car­los Sel­man.

Gru­po de tra­ba­ja­do­res del al­ma­cén prin­ci­pal en la ca­lle 70 .

Car­los Sel­man Giraldo, ge­ren­te de la em­pre­sa.

Rocío ca­bre­ra Ase­so­ra en pun­to de ven­ta, 22 años en sel­man. “Nos co­no­cen en el país y te­ne­mos clien­tes en la to­da la Cos­ta Ca­ri­be”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.