Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial y Sos­te­ni­ble

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial: Una Es­tra­te­gia de las or­ga­ni­za­cio­nes

Mas Negocios - - INFORME ESPECIAL - Kath­leidys Maestre @Kath­leidysm3

Las em­pre­sas so­cial­men­te RES­PON­SA­BLES IDENTIFICAN Y ges­tio­nan los im­pac­tos de sus ac­ti­vi­da­des so­bre el desa­rro­llo sos­te­ni­ble a lo lar­go de su ca­de­na de va­lor, te­nien­do en cuen­ta las ex­pec­ta­ti­vas de sus gru­pos de in­te­rés.

Lau­ra Ca­rras­qui­lla Díaz, coor­di­na­do­ra de es­pe­cia­li­za­ción en de­re­cho comercial de la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta y ex­per­ta so­bre el com­pro­mi­so so­cial en las cor­po­ra­cio­nes, de­fi­ne la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial co­mo una ac­ti­tud que adop­ta una em­pre­sa en re­la­ción a la ges­tión de sus ne­go­cios, en la que de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria de­ci­de in­te­grar las preo­cu­pa­cio­nes de sus ac­cio­nis­tas con el res­pe­to por va­lo­res, prin­ci­pios éti­cos, im­pac­to en la comunidad y me­dio am­bien­te.

“La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial se tra­ta de una es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va pa­ra lo­grar que una em­pre­sa ten­ga un cre­ci­mien­to es­ta­ble y se­gu­ro te­nien­do en cuen­ta el entorno en el que se desen­vuel­ve”, afir­ma Ca­rras­qui­lla Díaz.

Las em­pre­sas so­cial­men­te res­pon­sa­bles es­tán en una bús­que­da cons­tan­te por en­con­trar un pun­to de equi­li­brio en­tre la ren­ta­bi­li­dad

To­dos po­de­mos po­ner en prác­ti­ca es­tra­te­gias que ayu­den a mi­ni­mi­zar nues­tro im­pac­to en el me­dio am­bien­te, que me­jo­ren la in­clu­sión so­cial o que ayu­den a me­jo­rar una si­tua­ción par­ti­cu­lar en nues­tro país. Es hora que to­dos ha­ga­mos par­te del cam­bio”. Lau­ra Ca­rras­qui­lla Díaz coor­di­na­do­ra de es­pe­cia­li­za­ción en de­re­cho comercial de la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta.

eco­nó­mi­ca y la me­jo­ra de su im­pac­to so­cial y am­bien­tal.

im­por­tan­cia.

Ca­da vez más es­te mo­de­lo en las or­ga­ni­za­cio­nes to­ma im­por­tan­cia a ni­vel na­cio­nal e internacional. Es­to ha­ce que po­co a po­co se va­ya vol­vien­do una exi­gen­cia del mer­ca­do, in­clu­so pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. “Las em­pre­sas que no se adap­tan a las exi­gen­cias del mer­ca­do di­fí­cil­men­te so­bre­vi­vi­rán en él”, se­ña­la la ex­per­ta, aña­dien­do que es ne­ce­sa­rio pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes en­ten­der y acep­tar su pa­pel en la so­cie­dad, que no de­be ser otro que un mo­tor de cam­bio y pro­gre­so sos­te­ni­ble. Una de las ra­zo­nes más im­por­tan­tes pa­ra que las cor­po­ra­cio­nes se com­pro­me­tan con el me­dio am­bien­te es que ten­gan pre­sen­te el da­ño am­bien­tal, eco­nó­mi­co y so­cial que se ha con­ver­ti­do rá­pi­da­men­te en una pro­ble­má­ti­ca mun­dial.

“Des­de el 2 de agos­to la humanidad ago­tó los re­cur­sos del pla­ne­ta que de­bían ha­ber du­ra­do to­do el 2017. Si las em­pre­sas no se in­vo­lu­cran en ge­ne­rar es­tra­te­gias que mi­ti­guen su im­pac­to am­bien­tal, el pa­no­ra­ma se­rá ca­da vez más de­s­es­pe­ran­za­dor”, agre­ga.

Be­ne­fi­cios.

En ge­ne­ral, las em­pre­sas que lle­van a ca­bo pro­gra­mas de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial se ca­rac­te­ri­zan por te­ner es­tra­te­gias cla­ras de dirección em­pre­sa­rial que se ven re­fle­ja­das en be­ne­fi­cios pa­ra las em­pre­sas, al me­jo­rar su sos­te­ni­bi­li­dad y cre­ci­mien­to.

Es­to se de­be prin­ci­pal­men­te a que sus po­lí­ti­cas van estrechamente

li­ga­das a los con­cep­tos de efi­cien­cia y efi­ca­cia, lo que a la lar­ga le vie­ne re­pre­sen­tan­do un in­cre­men­to en su repu­tación e ima­gen en el mer­ca­do. La comunidad y el me­dio am­bien­te tam­bién se ven be­ne­fi­cia­dos di­rec­ta­men­te por es­tas po­lí­ti­cas que sue­len ser ob­je­to de es­tra­te­gias de pre­ven­ción, trans­for­ma­ción y con­ser­va­ción. “A me­di­da que más em­pre­sas in­cor­po­ren la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial en su fi­lo­so­fía, más per­so­nas y co­mu­ni­da­des po­drán em­pe­zar a ser par­te de sus be­ne­fi­cios”, se­ña­la Ca­rras­qui­lla.

em­pre­sas des­ta­ca­das.

Ce­rre­jón una de las em­pre­sas con ma­yor re­co­no­ci­mien­to en res­pon­sa­bi­li­dad so­cial en el país. Ade­más, es re­co­no­ci­da co­mo una de las com­pa­ñías con ma­yor so­li­dez y efec­ti­vi­dad en su in­ver­sión so­cial pri­va­da.

Du­ran­te 2016 Ce­rre­jón in­vir­tió $19.300 mi­llo­nes en La Gua­ji­ra pa­ra la eje­cu­ción de 38 pro­yec­tos, el 70% fue­ron eje­cu­ta­dos en po­bla­ción ru­ral y co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles, in­clu­yen­do et­nias in­dí­ge­nas.

Asi­mis­mo, cer­ca del 90% de los pro­gra­mas se desa­rro­lla­ron en alian­za con en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, bus­can­do un ma­yor im­pac­to po­si­ti­vo en la región.

Pro­mi­gas tam­bién es­tá com­pro­me­ti­da con la mo­vi­li­dad en la ciu­dad y el me­dio am­bien­te.

La or­ga­ni­za­ción es­tá lle­van­do a ca­bo, des­de ha­ce cua­tro años, una cam­pa­ña que ha si­do mo­ti­vo de re­co­no­ci­mien­to de­bi­do a su evo­lu­ción y su gran im­pac­to po­si­ti­vo, con­si­de­ran­do que la ini­cia­ti­va con­tri­bu­ye con la dis­mi­nu­ción de los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción.

A tra­vés de “Com­par­to mi ca­rro”, la en­ti­dad in­cen­ti­va a sus fun­cio­na­rios pa­ra que apor­ten y con­tri­bu­yan con el eco­sis­te­ma.

Una en­ti­dad so­cial­men­te res­pon­sa­ble tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo en sí mis­ma, en la comunidad y en el me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.