“Las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les tie­nen sen­ti­mien­tos”

Mas Negocios - - SUMARIO - por nil­son romo m @nil­son­ro­mom

Las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les tie­nen sen­ti­mien­tos, afir­ma Alex Ja­dad, mé­di­co e in­no­va­dor co­lom­biano. Son or­gá­ni­cas: na­cen, cre­cen y se re­pro­du­cen. Y una de las ra­zo­nes de su exis­ten­cia es el ta­len­to hu­mano, que tie­ne un víncu­lo um­bi­li­cal con la pro­duc­ti­vi­dad y con sus re­sul­ta­dos.

La teo­ría em­pre­sa­rial que sos­tie­ne que la ma­yor in­ver­sión de una com­pa­ñía es te­ner su per­so­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra man­te­ner y ren­ta­bi­li­zar las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en la ba­se del en­gra­na­je de la ca­de­na pro­duc­ti­va, es­tá to­man­do fuer­za. Héctor Pu­che, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Bud­hi y ex­per­to en el de­sa­rro­llo de cons­cien­cia, sub­ra­ya que esa in­ver­sión se ini­cia con te­ner em­plea­dos sa­tis­fe­chos.

“Las em­pre­sas tie­nen que in­ver­tir en la fe­li­ci­dad de sus em­plea­dos y en la crea­ción de es­cue­la de lí­de­res. Las or­ga­ni­za­cio­nes se crean pa­ra cre­cer y si lo ha­cen ne­ce­si­tan de una es­cue­la ¿Por qué? ¿De dón­de van a sa­lir las per­so­nas que ha­gan ge­ren­cia? Tie­nen que sa­lir de allí. De un pro­ce­so de for­ma­ción. ¿Quién me­jor que el que es­tá des­de den­tro de la or­ga­ni­za­ción pa­ra ayu­dar a ex­pan­dir el ne­go­cio? En­ton­ces crear una es­cue­la de lí­de­res ayuda a tum­bar un pa­ra­dig­ma co­mo el que ve­mos: No de­jo que otro crez­ca, por­que me pue­de qui­tar mi car­go. Es­te ti­po de ac­ti­tu­des da­ñan a las or­ga­ni­za­cio­nes”, afir­ma Pu­che. Pa­ra Ire­ne Cheg­win de Del­ga­do, di­rec­to­ra de la Cor­po­ra­ción Pro­mo­to­ra de Ex­ce­len­cia Per­so­nal (PEP), el pri­mer pa­so pa­ra in­ver­tir en el ta­len­to hu­mano es iden­ti­fi­car las for­ta­le­zas. “Hay mo­men­tos de la vi­da en que nos cen­tra­mos so­la­men­te en las de­bi­li­da­des pa­ra in­ten­tar vol­ver­las for­ta­le­zas. Pe­ro hay otras cir­cuns­tan­cias en las cua­les ya nos co­rres­pon­de mi­rar esa fuer­za y desa­rro­llar­las pa­ra que real­men­te se usen a fa­vor del ser­vi­cio”. La com­pe­ten­cia y ac­ti­tud pues­ta a dis­po­si­ción de una com­pa­ñía es la ma­ni­fes­ta­ción que se ha em­pe­za­do a in­ver­tir, pre­ci­sa Ire­ne Cheg­win. “Siem­pre se es­tá ha­cien­do. ¿Có­mo se sa­be que es una in­ver­sión? Cuan­do la mis­ma per­so­na iden­ti­fi­ca que es­tá desa­rro­llan­do sus ca­pa­ci­da­des y la em­pre­sa asu­me el com­pro­mi­so, y una for­ma de re­cu­pe­rar­lo es a tra­vés de la ges­tión que desa­rro­lla el em­plea­do”. Tra­ba­jar ac­cio­nes en­ca­mi­na­das pa­ra es­ta­ble­cer una cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal tam­bién es un plan que per­mi­te a tra­vés de los va­lo­res y con­duc­tas ob­te­ner ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, com­pro­mi­so y fi­de­li­dad de los co­la­bo­ra­do­res, ana­li­za

Sonia Par­do, coaching de Tu­laa Team. “Son ele­men­tos vi­ta­les pa­ra el éxi­to em­pre­sa­rial. Pa­ra es­to, se re­co­mien­da tra­ba­jar en tres prin­ci­pa­les fren­tes: cli­ma la­bo­ral, cohe­sión y li­de­raz­go de equi­pos, y de­sa­rro­llo de co­la­bo­ra­do­res. Es­te úl­ti­mo con dos ele­men­tos, el pri­me­ro re­la­cio­na­do con el pro­ce­so for­ma­ti­vo des­de lo téc­ni­co, y el se­gun­do la po­ten­cia­li­za­ción de las com­pe­ten­cias que ca­da uno tie­ne”.

cum­plen sue­ños. Zo­na Fran­ca La Ca­ye­na es una em­pre­sa con 80 em­plea­dos, de los cua­les 40 ha­cen par­te del área de ad­mi­nis­tra­ción, pre­ci­sa Oswaldo Torres, ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro. Ha­ce una dé­ca­da co­men­za­ron un pro­ce­so de im­pul­sar a sus em­plea­dos sin im­por­tar su fun­ción pa­ra ayu­dar­los a cum­plir sus sue­ños. Es­te pro­pó­si­to llevó a la em­pre­sa a con­si­de­rar­lo co­mo un ob­je­ti­vo su­pe­rior. “Quien lle­ga tie­ne una ex­pec­ta­ti­va de vi­da, sa­lir ade­lan­te y su­pe­rar­se. En­tre esos em­plea­dos hay mu­je­res ca­be­za de fa­mi­lia, per­so­nas que han ve­ni­do de la vio­len­cia, que ha­cían la­bo­res agrí­co­las. Hoy en día ven una opor­tu­ni­dad en la zo­na fran­ca y no­so­tros le de­di­ca­mos tiem­po, los for­ma­mos, los ca­pa­ci­ta­mos, los re­la­cio­na­mos con nues­tros usua­rios y fi­nal­men­te por su tra­ba­jo, com­pro­mi­so, ex­pe­rien­cia, as­cien­den y ad­quie­ren co­no­ci­mien­to pa­ra ser téc­ni­co en co­mer­cio ex­te­rior con no­so­tros o las em­pre­sas co­pro­pie­ta­rias”, ex­pli­ca Torres.

El pro­ce­so de in­ver­sión en el ta­len­to se po­ten­ció en el 2015, cuan­do al vin­cu­lar per­so­nal a la ope­ra­ción al­gu­nos te­nían las ba­ses técnicas de co­mer­cio y otros ne­ce­si­ta­ban for­ta­le­cer las ha­bi­li­da­des pa­ra in­vo­lu­crar­los y re­co­no­cer­los den­tro de la com­pa­ñía, agre­ga Oswaldo Torres. “Ade­más, sus la­bo­res ayu­da­ron a me­jo­rar los re­sul­ta­dos de las em­pre­sas y el ope­ra­dor de la zo­na fran­ca”.

Los in­di­ca­do­res mues­tran que ha­ce 3 años te­nían 14 per­so­nas y 4.000 ope­ra­cio­nes. Hoy al­can­za las 7.000 ope­ra­cio­nes y han in­vo­lu­cra­do a 17 per­so­nas más, por­que me­jo­ra­ron los pro­ce­sos. “La gen­te se aper­so­na del ser­vi­cio y de­pen­de­mos mu­cho del jui­cio, del que es­tá re­vi­san­do, de la ex­pe­rien­cia, del con­cep­to. Fi­nal­men­te es­to es un ré­gi­men que tie­ne que cum­plir unas nor­mas im­pues­tas por el Es­ta­do, so­bre to­do la DIAN”, pre­ci­sa el ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo.

En el apo­yo de las em­pre­sas a sus em­plea­dos pa­ra me­jo­rar los pro­ce­sos de pro­duc­ti­vi­dad, efi­cien­cia y fe­li­ci­dad, es cla­ve me­jo­rar el am­bien­te la­bo­ral, des­ta­ca Héctor Pu­che. “Es am­pliar el cambio men­tal pa­ra que los pro­ce­sos que ten­go con los em­plea­dos ca­da vez sean me­jo­res. Y es­to se tie­ne que en­ten­der des­de los due­ños de las em­pre­sas, no es por­que sean los pro­pie­ta­rios. Es­tos tie­nen que pen­sar que el pro­ce­so de cambio ini­cia con ellos”.

Y no so­lo las de­ci­sio­nes se to­man pen­san­do en las ga­nan­cias y el di­ne­ro de los due­ños de las or­ga­ni­za­cio­nes. “Ya no es vá­li­do que el di­ne­ro me trae­rá fe­li­ci­dad. Es lo con­tra­rio, la fe­li­ci­dad trae­rá el di­ne­ro. Por eso in­ver­tir es ser lí­der, ser fe­liz pa­ra irra­diar y con­fiar en otras per­so­nas. Lo que sa­be­mos es que las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen que in­ver­tir en el éxi­to per­so­nal de los em­plea­dos. Cuan­do se tie­ne un per­so­nal de éxi­to se­rá más fá­cil que sea un pro­fe­sio­nal de éxi­to”, afir­ma Pu­che.

Ire­ne Cheg­win sub­ra­ya que par­te de la di­ná­mi­ca de la elec­ción del ta­len­to hu­mano es iden­ti­fi­car que los va­lo­res cor­po­ra­ti­vos es­tén ali­nea­dos con los del ele­gi­do. “De tal for­ma que los va­lo­res per­so­na­les no ri­ñen con los de la em­pre­sa”.

Es por eso que el es­ti­lo ge­ren­cial tam­bién per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car có­mo tra­ba­jar los sue­ños de sus em­plea­dos. “¿Cuál es el de­ber ser? Si se lo­gra en­con­trar el equi­po hu­mano que quie­ra tra­ba­jar, dis­fru­tar y adi­cio­nal­men­te que le pa­guen por eso, se­rá el es­ta­do ideal. Que ha­ya una ren­ta­bi­li­dad que per­mi­ta la sos­te­ni­bi­li­dad de la em­pre­sa y que los di­fe­ren­tes fun­cio­na­rios se sien­tan atraí­dos pa­ra se­guir en el car­go. De ma­ne­ra que el re­to no es so­la­men­te atraer gen­te bue­na, sino re­te­ner gen­te bue­na. Eso es tan im­por­tan­te co­mo atraer”, pun­tua­li­za Cheg­win de Del­ga­do.

darío Oswaldo torres Ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo zo­na Fran­ca La Ca­ye­na “Es­ta­mos en es­te momento en una es­cue­la de li­de­raz­go pa­ra que ten­ga ha­bi­li­da­des de tras­mi­tir”.

sonia par­do Coaching de Tu­laa Team “Pa­ra in­ver­tir en co­la­bo­ra­do­res, lo pri­me­ro es cons­truir un ma­pa de com­pe­ten­cias de ca­da car­go”.

ed­win ro­me­ro Ga­mi­fi­ca­dor y fun­da­dor de Lu­dus­lab “El com­pro­mi­so es vol­ver el apren­di­za­je una ex­pe­rien­cia irre­sis­ti­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.