¿Qué es el subem­pleo y qué es­con­den sus ci­fras pa­ra el Ca­ri­be?

Mas Negocios - - SUMARIO - LU­CÍA AVEN­DA­ÑO Gel­ves Es­pe­cial pa­ra +ne­go­cios

“Por un tra­ba­jo digno”, gri­ta­ban los ma­ni­fes­tan­tes de las mar­chas del 1 de ma­yo, Día del Tra­ba­jo, pa­ra re­fe­rir­se a las con­di­cio­nes en las que los co­lom­bia­nos po­nen sus fuer­zas y co­no­ci­mien­tos al ser­vi­cio de la eco­no­mía.

En su ma­yo­ría, la dis­cu­sión so­bre el em­pleo se ha cen­tra­do en su au­sen­cia. Sin em­bar­go, en­tre aque­llos que son con­ta­dos co­mo ocu­pa­dos hay quie­nes es­tán des­con­ten­tos por el tiem­po que tra­ba­jan, el suel­do que re­ci­ben o la ne­ce­si­dad de apli­car, ver­da­de­ra­men­te, lo que sa­ben y quie­ren apor­tar.

Lo an­te­rior, se conoce co­mo subem­pleo. Téc­ni­ca­men­te, se tra­ta de la subuti­li­za­ción de la fuer­za la­bo­ral. Pe­ro, en pa­la­bras sen­ci­llas, agru­pa a quie­nes qui­sie­ran tra­ba­jar más de las ho­ras en las que lo ha­cen ac­tual­men­te, creen que sus com­pe­ten­cias no van de acuer­do con el tra­ba­jo que tie­nen o es­tán se­gu­ros de que su la­bor de­be­ría ser me­jor pa­ga­da.

De es­tos, los hay subem­plea­dos de ti­po sub­je­ti­vo y ob­je­ti­vo. Los pri­me­ros son los que ape­nas ma­ni­fies­tan su in­con­for­mi­dad, úni­ca­men­te. Los se­gun­dos, quie­nes ya han lle­va­do a ca­bo ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

en co­lom­bia. Al re­vi­sar las es­ta­dís­ti­cas que con­so­li­da el DA­NE, en­tre 2006 y 2017 ( ju­lio), hu­bo 4.346 subem­plea­dos en el país. De es­tos, el 72% eran de ti­po sub­je­ti­vo: aque­llos que so­lo di­je­ron que es­ta­ban in­con­for­mes eran ca­si tres ve­ces que quie­nes hi­cie­ron al­go por cam­biar­lo.

Al apli­car un zoom in en los úl­ti­mos diez años, a ni­vel ge­ne­ral, el subem­pleo por sa­la­rio es el más al­to: son mu­chos más quie­nes in­di­can que su em­pleo no es cohe­ren­te con el sa­la­rio que de­ven­gan.

Las ci­fras lo con­fir­man: en­tre 2006 y 2017, los subem­plea­dos con un em­pleo inade­cua­do por in­gre­sos su­ma­ron 3.680; con em­pleo inade­cua­do por com­pe­ten­cias, 2.505 y por in­su­fi­cien­cia ho­ra­ria, 1.469.

La ten­den­cia del subem­pleo en el país

La dis­cu­sión so­bre el em­pleo no pue­de re­du­cir­se a cuán­to em­pleo es­ta­mos ge­ne­ran­do, no se­ría pro­fun­da”. De­win Pérez Di­rec­tor del pro­gra­ma de Eco­no­mía de Uni­car­ta­ge­na.

fue cre­cien­te has­ta 2012. A par­tir de ahí, ha ve­ni­do re­co­rrien­do un ca­mino des­cen­den­te que hoy, en 2017, la se­pa­ra en 5% de las ci­fras re­gis­tra­das en 2006. No obs­tan­te, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da no se han pre­sen­ta­do sal­tos es­pec­ta­cu­la­res, lo que da cuen­ta de un des­con­ten­to re­la­ti­va­men­te es­tá­ti­co.

Vi­sión ca­ri­be. La Re­gión no es aje­na al subem­pleo, un de­ba­te que in­clu­ye al sec­tor edu­ca­ti­vo y al sec­tor pro­duc­ti­vo: ¿Qué tan per­ti­nen­tes son las ca­rre­ras es­tu­dia­das fren­te a lo que la eco­no­mía re­gio­nal ne­ce­si­ta?, ¿qué tan for­ma­da es­tá la fuer­za la­bo­ral del Ca­ri­be?, ¿qué tan­to res­pon­de el em­pre­sa­ria­do a los es­fuer­zos edu­ca­ti­vos de quie­nes los asu­men?

De­win Pérez, di­rec­tor del pro­gra­ma de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Cartagena y di­rec­tor de In­ves­ti­ga­cio­nes del Ob­ser­va­to­rio del Mer­ca­do La­bo­ral de Cartagena y Bo­lí­var, ex­pre­sa prin­ci­pal­men­te que “la dis­cu­sión so­bre el em­pleo en Co­lom­bia y la Re­gión Ca­ri­be no pue­de re­du­cir­se a cuán­to em­pleo es­ta­mos ge­ne­ran­do, no se­ría pro­fun­da”.

El aca­dé­mi­co pun­tua­li­za que “aun­que el subem­pleo por com­pe­ten­cias se man­tie­ne re­la­ti­va­men­te ba­jo con res­pec­to al subem­pleo por in­gre­sos, lo preo­cu­pan­te es que ha ve­ni­do evo­lu­cio­nan­do de for­ma cre­cien­te en los úl­ti­mos años”. Lo an­te­rior “tie­ne que ver con las bre­chas exis­ten­tes en­tre el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y la for­ma­ción en te­mas de per­ti­nen­cia”.

Des­de el Ob­ser­va­to­rio que di­ri­ge, se ha iden­ti­fi­ca­do que en Cartagena “los jó­ve­nes de ba­chi­lle­ra­to que ha­cen par­te de la zo­na de in­fluen­cia de Ma­mo­nal no tie­nen se­ña­les cla­ras de ha­cia dón­de evo­lu­cio­na la di­ná­mi­ca pro­duc­ti­va”.

Tam­bién, res­ca­ta, es po­si­ble que se es­tén de­man­dan­do em­pleos con ba­ja es­pe­cia­li­za­ción, “lo que pue­da es­tar ge­ne­ran­do una so­bre ca­li­fi­ca­ción y ha­ce que mu­chos pro­fe­sio­na­les ten­gan que subem­plear­se”.

Vil­ma de Zú­ñi­ga, di­rec­to­ra de C&Z Con­sul­to­res, fir­ma en­car­ga­da de re­clu­tar al­tos eje­cu­ti­vos, ex­pre­sa que en el seg­men­to po­bla­cio­nal que ma­ne­ja la em­pre­sa pu­die­ra pen­sar­se que nin­gún pro­fe­sio­nal ten­ga in­con­for­mi­da­des.

Sin em­bar­go, la lí­der di­ce que “el tiem­po cam­bió”: an­tes de­bían bus­car a los al­tos eje­cu­ti­vos, hoy ellos en­vían sus ho­jas de vi­da pa­ra es­tar pen­dien­tes de nuevas opor­tu­ni­da­des.

“Yo es­toy muy con­ten­to aquí, pe­ro si hay otra op­ción…”, re­cuer­da jo­co­sa­men­te al re­fe­rir­se a lo que le di­cen al­gu­nos. Y ano­ta: “los mi­lle­nials quie­ren re­tos, quie­ren vi­vir el cambio, así sea por un sa­la­rio igual o me­nor”.

Di­ce ade­más que “hay quie­nes se sien­ten atra­pa­dos en al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes que les brin­dan bue­nos be­ne­fi­cios, pe­ro don­de su ca­rre­ra es len­ta”. En esos ca­sos, es­tos eje­cu­ti­vos se re­co­no­cen subem­plea­dos.

Hoy, quie­nes po­nen su ta­len­to al ser­vi­cio de la so­cie­dad no so­lo se sien­ten re­com­pen­sa­dos con di­ne­ro. Si se quie­ren tra­ba­jos dig­nos, hay ex­per­tos que re­co­mien­dan ele­var ban­de­ras por la ne­ce­si­dad de apro­ve­char más el tiem­po y la cohe­ren­cia en­tre la ofer­ta educativa y la de­man­da em­pre­sa­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.