el ca­so del ban­que­ro QUE in­for­ma­li­zó A sus CO­LE­GAS

Mas Negocios - - MELO CONTARON -

El car­ta­ge­ne­ro Alfonso Ibarra Villarreal lle­gó a Ba­rran­qui­lla al Ci­tibank en los años se­ten­ta. Más tar­de pa­só al ex­tin­to Ban­co Na­cio­nal –cuan­do lo con­tro­la­ban los Pi­zano de Bri­gard– adon­de ya él era el je­fe lo­cal y pu­do adop­tar su ele­gan­te gua­ya­be­ra blan­ca de man­ga lar­ga. Aquí to­dos usá­ba­mos sa­co y cor­ba­ta de dia­rio, co­men­zan­do por los ma­yo­res, co­mo Álvaro Ja­ra­mi­llo Ven­goe­chea de Co­fi­nor­te, don Rodrigo Car­bo­nell del Ban­co Ca­fe­te­ro, Ro­ber­to Car­bó del Ban­co­mer­cio, y ni que de­cir del doc­tor Au­gus­to Han­na­bergh del Ban­co de la Re­pú­bli­ca con su olo­ro­sa pi­pa. En la azo­tea del Re­pú­bli­ca en el pa­seo Bo­lí­var, hoy se­de de la Al­cal­día Dis­tri­tal, don Au­gus­to dis­fru­ta­ba de una pis­ci­na y en su te­rra­za con­ti­gua –mien­tras so­pla­ba la sua­ve bri­sa del río– él to­ca­ba al­gu­nas no­ches su vio­lín pa­ra sus amigos y con­ter­tu­lios, a quie­nes brin­da­ba co­ñac y una agu­da conversación.

En­vi­dia de la bue­na ge­ne­ra­ba el ban­que­ro Ibarra Villarreal con su fres­ca in­du­men­ta­ria. Un día Álvaro Ja­ra­mi­llo tu­vo jun­ta y sus di­rec­ti­vos car­ta­ge­ne­ros, Pe­pino Mo­go­llón de Zubiría y Her­nan­do Ver­ga­ra Tá­ma­ra, vi­nie­ron de gua­ya­be­ra; él los re­ci­bió igual­men­te. Los lo­ca­les que acu­dían a la jun­ta co­men­ta­ron el in­for­mal atuen­do y el des­or­den de los co­le­gas fue ge­ne­ral. Los sa­cos y cor­ba­tas des­apa­re­cie­ron y la fres­ca in­du­men­ta­ria que Alfonso Ibarra os­ten­ta­ba fue pron­to adop­ta­da. En es­tos días –con oca­sión de su de­fi­ni­ti­va par­ti­da– he­mos re­cor­da­do sus há­bi­tos de ami­go bue­na vi­da, aco­li­ta­do siem­pre por do­ña Ro­si­ta Cas­ti­llo Va­lien­te, gran an­fi­trio­na, quien lo pre­ce­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.