Se­pa có­mo com­prar por in­ter­net sin ser es­ta­fa­do

Mas Negocios - - MUNDO EMPRESARIAL - daniela pas­to­ri r. @Danny­pas­to­ri

Pe­se a los ries­gos de es­ta­fa a los que pue­den es­tar so­me­ti­dos los in­ter­nau­tas, com­prar por in­ter­net es una prác­ti­ca co­mún en la web. Es­ta ac­ti­vi­dad –si es to­ma­da con las me­di­das ne­ce­sa­rias de se­gu­ri­dad– da­rá al com­pra­dor una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va. Se­gún Luis Be­tan­court, con­sul­tor en es­tra­te­gia di­gi­tal, es­ta­dís­ti­ca­men­te “es más fá­cil que sea ro­ba­do en la ca­lle cuan­do ten­ga su di­ne­ro en efec­ti­vo o la tar­je­ta de cré­di­to den­tro de su bi­lle­te­ra, a que le su­ce­da en in­ter­net. Cla­ro, siem­pre y cuan­do ten­ga en cuen­ta las re­co­men­da­cio­nes de se­gu­ri­dad”, ex­pli­có. El con­sul­tor agre­gó que el se­cre­to pa­ra eva­dir las es­ta­fas en la web es­tá en el “cer­ti­fi­ca­do de se­gu­ri­dad”, el cual es un in­di­ca­ti­vo de pro­tec­ción. Us­ted de­be co­rro­bo­rar que el link del si­tio en el que pla­nea rea­li­zar la transac­ción sea ‘https’ y no ‘http’, sien­do la ‘s’ el in­di­ca­dor de se­gu­ri­dad. Siem­pre que us­ted ha­ga com­pras en in­ter­net es im­por­tan­te que ob­ser­ve con de­te­ni­mien­to las ca­rac­te­rís­ti­cas del do­mi­nio. “El ‘ https’ sig­ni­fi­ca que us­ted se en­cuen­tra en un ser­vi­dor se­gu­ro, y eso nor­mal­men­te va re­pre­sen­ta­do con un pe­que­ño can­da­do ce­rra­do de co­lor ver­de. Eso da la se­gu­ri­dad de que efec­ti­va­men­te es­tá en­vian­do in­for­ma­ción a un si­tio ve­ri­fi­ca­do”, des­ta­có. El “cer­ti­fi­ca­do de se­gu­ri­dad” es una he­rra­mien­ta que las pá­gi­nas web ad­quie­ren e ins­ta­lan en su ser­vi­dor pa­ra dar­le se­gu­ri­dad a los clien­tes, y que a su vez sea más con­fia­ble de­po­si­tar la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra del com­pra­dor en el por­tal.

Be­tan­court agre­gó que ca­da vez más si­tios en in­ter­net es­tán uti­li­zan­do es­ta he­rra­mien­ta por su­ge­ren­cia de Goo­gle.

“Una re­co­men­da­ción es ha­cer las com­pras des­de un compu­tador propio y no des­de un ca­fé in­ter­net o un sa­lón don­de hay compu­tado­res pú­bli­cos. Lo ideal es siem­pre uti­li­zar el per­so­nal pa­ra te­ner más tran­qui­li­dad, pues hay ple­na cer­te­za de que no hay al­gún pro­gra­ma ins­ta­la­do pa­ra cap­tu­rar in­for­ma­ción”, ase­ve­ró.

De acuer­do con Da­vir Bonilla, CEO de la agen­cia de mar­ke­ting di­gi­tal Ex­per­tos PPC, otra for­ma en la que el com­pra­dor pue­de afian­zar su se­gu­ri­dad es ve­ri­fi­car la repu­tación de la pá­gi­na web en la red.

“Pue­de rea­li­zar las com­pras cuan­do es­té se­gu­ro de que el ne­go­cio exis­te y de que es­te tie­ne una repu­tación que pue­da dar ga­ran­tía que el pro­duc­to se­rá en­tre­ga­do en las con­di­cio­nes ofer­ta­das”, se­ña­ló.

Acon­se­jó tam­bién ha­cer un es­tu­dio pro­fun­do pa­ra co­no­cer si hay al­gún clien­te que ha­ya si­do ob­je­to de frau­de.

“Por lo ge­ne­ral cuan­do una per­so­na es es­ta­fa­da es­ta se ex­pre­sa en las re­des so­cia­les. Por eso siem­pre es re­co­men­da­ble re­vi­sar las re­des so­cia­les de la com­pa­ñía pa­ra dis­mi­nuir las pro­ba­bi­li­da­des de ser víc­ti­ma del fla­ge­lo” sos­tu­vo Bonilla.

pes­can­do. Una de las prác­ti­cas más co­mu­nes que se conoce en in­ter­net es el phis­hing. Pa­ra Luis Be­tan­court es­ta es una mo­da­li­dad de en­ga­ño que le ha­ce creer al usua­rio que es­tá en­tran­do a un si­tio web, cuan­do real­men­te es­tá ac­ce­dien­do a otro ti­po de ser­vi­dor.

“Es­to se uti­li­za pa­ra ro­bar in­for­ma­ción de ac­ce­so a un co­rreo elec­tró­ni­co o a un ban­co. In­ter­cep­tan el compu­tador a tra­vés de un vi­rus y cuan­do in­gre­sa a la su­pues­ta pá­gi­na del ban­co apa­re­ce exac­ta­men­te igual, pe­ro real­men­te es una su­plan­ta­ción del si­tio”, se­ña­ló.

Da­vir Bonilla coin­ci­de con di­cha afir­ma­ción y agre­gó que de­bi­do a los ul­tra­jes en la web los ban­cos en­vían ad­ver­ten­cias a sus usua­rios a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos.

“Acla­ran que los usua­rios de­ben evi­tar abrir emails sos­pe­cho­sos y abs­te­ner­se de en­viar o ac­tua­li­zar da­tos per­so­na­les en for­mu­la­rios de du­do­sa pro­ce­den­cia. Siem­pre ha­cen la sal­ve­dad que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras no so­li­ci­tan da­tos ni actualizaciones a tra­vés de esa vía”, ex­pli­có.

com­pra­do­res en co­lom­bia. El 76% de los in­ter­nau­tas co­lom­bia­nos han com­pra­do al me­nos un pro­duc­to o ser­vi­cio en lí­nea, de acuer­do con el Ob­ser­va­to­rio de Com­pra On­li­ne – Co­lom­bia 2016 de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na de Co­mer­cio Elec­tró­ni­co (CCCE).

Se­gún la CCCE, las com­pras por in­ter­net tu­vie­ron un cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos tres años, pa­san­do de 52% en 2013 a 76% en 2016.

En con­tras­te, la pro­por­ción de los no com­pra­do­res se ha re­du­ci­do, ya que pa­só de 48% en el año 2013 a 24% el año pa­sa­do.

De acuer­do con la cá­ma­ra, uno de ca­da cua­tro no com­pra­do­res tie­ne in­ten­cio­nes de rea­li­zar una transac­ción web. Es­tos pla­nean ha­cer­lo en las ca­te­go­rías más com­pra­das: mo­da, elec­tró­ni­ca y even­tos.

Tres de ca­da cua­tro no com­pra­do­res ven na­da o po­co pro­ba­ble ha­cer com­pras en lí­nea de­bi­do a tres fac­to­res: pre­cio (en­con­trar bue­nas promociones), pa­go (me­dios de pa­go más se­gu­ros, y pa­go con­tra- en­tre­ga); y pos­ven­ta (de­vol­ver pro­duc­tos fá­cil­men­te).

Pa­ra ve­ri­fi­car la se­gu­ri­dad de una pá­gi­na web de­be va­li­dar que el link sea https.

Luis be­tan­court Con­sul­tor en Es­tra­te­gia Di­gi­tal “Es im­por­tan­te ha­cer las com­pras en un compu­tador propio”.

da­vir bonilla CEO de Ex­per­tos PPC “Ha­ga la com­pra cuan­do es­té se­gu­ro de que el ne­go­cio exis­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.