La mar­ca per­so­nal, el po­si­cio­na­mien­to de los em­pre­sa­rios

Mas Negocios - - SUMARIO - Da­nie­la Pas­to­ri r.

En­tre el gla­mour y la ele­gan­cia se mue­ve mu el ne­go­cio de María Clau­dia Clau Gar­cía, di­se­ña­do­ra de mo­das mod y es­pe­cia­lis­ta en eti­que­ta y pro­to­co­lo pro em­pre­sa­rial. Gar­cía G dia­ria­men­te desa­rro­lla es­tra­te­gias est de mar­ca per­so­nal pa­ra pa sus 12 clien­tes ac­tua­les, aque­llos a que bus­can for­ta­le­cer su ima­gen an­te su pú­bli­co ob­je­ti­vo. o “Buscamos la for­ma de pro­yec­tar pr la ima­gen con lo que qu te­ne­mos sin re­cu­rrir a las men­ti­ras me o exa­ge­rar cua­li­da­des”, ase­gu­ró ase la es­pe­cia­lis­ta. Agre­gó Agr que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el pú­bli­co pú in­tere­sa­do en el ser­vi­cio de mar­ke­ti mar­ke­ting per­so­nal son los hom­bres en­tre 34 y 45 años, con ne­go­cios o em­pre­sas con­so­li­da­das c y po­si­cio­na­das en el mer­ca­do. merc

Es­te gru­po se ca­rac­te­ri­za por que­rer desa­rro­llar una mar­ca pro­pia y prio­ri­zar su crea­ción un po­co más que las mu­je­res, quie­nes tam­bién cum­plen con el mis­mo per­fil. Es de­cir, jó­ve­nes eje­cu­ti­vas y em­pre­sa­rias, y que es­tán en el mis­mo ran­go de edad del ni­cho an­te­rior­men­te men­cio­na­do.

“Al­gu­nos de los clien­tes que atien­do, y he aten­di­do, son ar­qui­tec­tos, mé­di­cos, ci­ru­ja­nos plás­ti­cos u odon­tó­lo­gos. En­tien­den que ven­der su ima­gen es su­pre­ma­men­te im­por­tan­te”, di­jo Gar­cía.

La es­pe­cia­lis­ta acon­se­jó, tam­bién, crear una mar­ca per­so­nal an­tes de cons­ti­tuir una com­pa­ñía, de­bi­do a que es­ta ayu­da­rá al em­pren­de­dor a lle­gar a su me­ta fi­nal, pues ge­ne­ra­rá re­cor­da­ción en el mer­ca­do, po­si­cio­na­rá su nom­bre y se da­rá a co­no­cer.

La di­se­ña­do­ra acla­ró que quie­nes op­tan por desa­rro­llar una mar­ca per­so­nal no bus­can ser in­fluen­cia­do­res en re­des so­cia­les o te­ner “mi­les” de se­gui­do­res. Se tra­ta de mos­trar sus cua­li­da­des co­mo pro­fe­sio­na­les y así cap­tar gen­te que es­té

in­tere­sa­da en sus pro­duc­tos (ellos mis­mos), es­to da co­mo re­sul­ta­do clien­tes po­ten­cia­les, ven­tas y ne­go­cios.

Así mis­mo, María Clau­dia Gar­cía tra­ba­ja en lo re­fe­ren­te a to­do lo que la ima­gen con­cier­ne: ima­gen de mar­ca, lo­go­ti­pos, ves­ti­men­tas, re­des so­cia­les, re­la­cio­nes pú­bli­cas y ase­so­ra­mien­to de even­tos.

La es­pe­cia­lis­ta agre­gó que el mar­ke­ting per­so­nal, ade­más de ge­ne­rar ga­nan­cias, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal “em­po­de­rar” a la gen­te con su pro­pia mar­ca.

“El clien­te de­be en­ten­der qué es una mar­ca y que co­mo tal de­be cui­dar su pro­duc­to, que es él mis­mo. De­be sa­ber có­mo ha­blar, có­mo lle­gar­le a un clien­te, có­mo ven­der en re­des so­cia­les, pe­ro so­bre to­do de­be te­ner con­cor­dan­cia en­tre lo que di­ce y ha­ce”, apun­tó.

el Pro­to­co­lo en LAS

em­pre­sas. El Caribe es cons­tan­te­men­te epi­cen­tro de mu­chas ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les y cul­tu­ra­les, por lo que re­ci­be vi­si­tas de per­so­na­li­da­des del in­te­rior y del ex­te­rior de Co­lom­bia.

“En Ba­rran­qui­lla so­mos muy in­for­ma­les, y al lle­gar gen­te de afue­ra los je­fes pi­den el cum­pli­mien­to del có­di­go de ves­ti­men­ta a sus em­plea­dos, en­tre otras exi­gen­cias”, di­jo Gar­cía.

Por tal mo­ti­vo, la ase­so­ra tam­bién se de­di­ca a ca­pa­ci­tar en eti­que­ta y pro­to­co­lo em­pre­sa­rial al per­so­nal de di­fe­ren­tes com­pa­ñías na­cio­na­les y re­gio­na­les, al­gu­nas de ellas son: Cá­ma­ra Co­lom­bia­na de la In­fra­es­truc­tu­ra, Tri­ple AAA, Im­pa­la Group, Sú­per Gi­ros, Baby Gym, Happy Ti­me, Ren­zo y Ren­zo Bam­bino, Am­cham, en­tre otras.

“He tra­ba­ja­do con, al me­nos, 30 em­pre­sas en Ba­rran­qui­lla”, agre­gó.

Ex­pli­có que desa­rro­lla va­rios as­pec­tos, pe­ro uno de los más im­por­tan­tes es la pre­sen­ta­ción per­so­nal, te­ma en el que abar­ca las nor­mas de ves­ti­men­ta.

Tam­bién aña­dió que con la era di­gi­tal ca­da día la co­mu­ni­ca­ción es más in­for­mal, por lo que en sus ca­pa­ci­ta­cio­nes em­pre­sa­ria­les ex­pli­ca las re­glas de cortesía al con­tes­tar un te­lé­fono, re­dac­tar un correo y re­ci­bir clien­tes en las ofi­ci­nas. “Son de­ta­lles que ca­si no se usan, los mi­llen­nials tam­bién han per­di­do el mo­de­lo gla­mu­ro­so de ha­cer las co­sas”, pun­tua­li­zó María Clau­dia Gar­cía.

MAR­CA Per­so­nal. Pa­ra Syl­via Mar­tí­nez, con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal de fe­li­ci­dad y mar­ca per­so­nal, si ca­da per­so­na se co­mu­ni­ca con ella mis­ma en­ton­ces pue­de ges­tio­nar me­jor sus emo­cio­nes.

“Ahí es­tá el li­de­raz­go. La idea es co­mu­ni­car­se pa­ra ins­pi­rar a otros”.

Por lo ge­ne­ral, mu­chas de las per­so­nas que po­seen una mar­ca per­so­nal la ca­ta­pul­tan por sus re­des so­cia­les. No obs­tan­te, se­gún la con­fe­ren­cis­ta, a pe­sar de que los me­dios son al­tos di­fu­so­res es un error pen­sar que con es­tos bas­ta pa­ra po­si­cio­nar­se.

“Hay que te­ner siem­pre una pá­gi­na web, por­que en las re­des de­be se­guir una re­gla de per­ma­nen­cia y en los por­ta­les pue­de te­ner con­te­ni­do per­ma­nen­te”, ase­gu­ró la es­pe­cia­lis­ta.

Aña­dió que las re­des so­cia­les dan a la mar­ca per­so­nal “fi­gu­ra­ción” y la pá­gi­na web apor­ta “cre­di­bi­li­dad.

Así mis­mo, aña­dió que es co­mún con­fun­dir el mar­ke­ting per­so­nal con la dis­ci­pli­na de eti­que­ta, pro­to­co­lo cor­po­ra­ti­vo y ase­so­ría de ima­gen, pues aun­que es­ta ne­ce­si­ta de una iden­ti­dad vi­sual “no bas­ta­rá con ves­tir me­jor o más ele­gan­te”, sino con una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción.

Mar­tí­nez ex­pli­có que pa­ra crear una mar­ca per­so­nal lo pri­me­ro que de­be ha­cer es “mi­rar pa­ra aden­tro”; es de­cir, en­ten­der tres as­pec­tos cla­ve de us­ted mis­mo: lo que le gus­ta ha­cer, en qué real­men­te es bueno y den­tro de esas dos áreas cuá­les co­sas del mer­ca­do es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar.

“Cuan­do de­fi­ne esos fac­to­res ya sa­be cuál se­rá su ele­men­to di­fe­ren­cia­dor”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

Aho­ra bien, la mar­ca de ca­ra “ha­cia afue­ra” es sa­ber a quié­nes les pue­den in­tere­sar las so­lu­cio­nes que us­ted ofre­ce; có­mo ver­se co­mo una per­so­na ex­per­ta en un cam­po de­ter­mi­nan­do.

Mar­tí­nez agre­gó que uno de los be­ne­fi­cios de la mar­ca per­so­nal es su vi­gen­cia en el lar­go pla­zo.

María Claud Clau­dia Gar­cía, ex­per ex­per­ta en eti­que­ta y pro­to­co­lo em­pre­sa­rial.

syl­via Mar­tí­nez Con­fe­ren­cis­ta de fe­li­ci­dad y mar­ca per­so­nal. “Las re­des so­cia­les dan fi­gu­ra­ción y la pá­gi­na web apor­ta cre­di­bi­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.