En bús­que­da de la fe­li­ci­dad em­pre­sa­rial

Mas Negocios - - SUMARIO - da­nie­la pas­to­ri r.

“La fe­li­ci­dad es la cer­te­za de no sen­tir­se per­di­do”, re­za una fra­se cé­le­bre de Jor­ge Bu­cay, psi­co­dra­ma­tur­go y escritor ar­gen­tino. Pen­sa­mien­to que coin­ci­de con la fi­lo­so­fía la­bo­ral y per­so­nal de Hum­ber­to Rue­da, di­rec­tor de ex­pe­rien­cias de la com­pa­ñía Ex­pre­sa­rio. Pa­ra Rue­da, la fe­li­ci­dad pue­de tras­cen­der cual­quier car­go en una com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal, re­co­no­ci­mien­tos o un “buen” suel­do. Pa­ra él nin­guno de es­tos fac­to­res pue­de ga­ran­ti­zar la ple­na ale­gría, pues ex­pli­có que en mu­chas em­pre­sas hay em­plea­dos en mo­do ‘zom­bie’; es de­cir, que pe­se a sus éxitos la­bo­ra­les no son com­ple­ta­men­te fe­li­ces, no es­tán sa­tis­fe­chos, desconocen ha­cia dón­de van y bus­can un por­qué a sus la­bo­res diarias. Es­te in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co, gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, tie­ne más de 30 años en el mun­do em­pre­sa­rial, so­bre to­do en el sec­tor de la tec­no­lo­gía de la información; no obs­tan­te, dio un gi­ro de 180° pa­ra de­di­car­se a aque­llas per­so­nas que, co­mo él, es­tán o es­tu­vie­ron bus­can­do la fe­li­ci­dad la­bo­ral.

“Por eso con Ex­pre­sa­rio nos de­di­ca­mos a pro­mo­ver la fe­li­ci­dad den­tro del tra­ba­jo y en las em­pre­sas, eso es en lo que nos en­fo­ca­mos”, ex­pli­có Rue­da.

Pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo de po­der ayu­dar a aque­llos ‘zom­bies’ em­pre­sa­ria­les, el di­rec­tor ex­pli­có que de­bió co­no­cer y ma­ne­jar las he­rra­mien­tas ade­cua­das de la fe­li­ci­dad y tras es­ta bús­que­da con­clu­yó que: “yo se­ría exi­to­so en la me­di­da en la que yo fue­ra ca­paz de ser feliz”.

Pa­ra él es co­mún pen­sar que aque­llas per­so­nas que no as­pi­ran a un cre­ci­mien­to den­tro de la es­ca­le­ra or­ga­ni­za­cio­nal son “me­dio­cres” o sin vi­sión de vi­da. Sin em­bar­go, ex­pli­có que es­to se tra­ta de una de­ci­sión de fe­li­ci­dad per­so­nal, pues hay quie­nes son fe­li­ces en un al­to car­go y otros per­ma­ne­cien­do en uno en es­pe­cí­fi­co.

La fe­li­ci­dad es un buen ne­go­cio y ha­ce par­te de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial de las com­pa­ñías”. Hum­ber­to Rue­da Di­rec­tor de Ex­pe­rien­cias de Ex­pre­sa­rio

El em­pre­sa­rio agre­gó que con­tar con em­plea­dos fe­li­ces con­lle­va a re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, co­mo el in­cre­men­to en las ventas, la dis­mi­nu­ción en ries­gos la­bo­ra­les, la re­duc­ción en la ro­ta­ción de per­so­nal, me­nos au­sen­cia por en­fer­me­da­des y un buen cli­ma or­ga­ni­za­cio­nal.

“Des­de la pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca, la fe­li­ci­dad es un buen ne­go­cio y tam­bién es par­te de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial. A las em­pre­sas les con­vie­ne que su gen­te es­té feliz, y por lo tan­to de­ben desear que lo es­tén en su tra­ba­jo”, aña­dió.

Rue­da ex­pli­có que de 130.000 em­plea­dos en 140 paí­ses el 13% es­tán fe­li­ces con su tra­ba­jo, 24% sú­per in­fe­li­ces y el 63% no es­tá ni feliz ni es­tá tris­te, es­ta úl­ti­ma se­ría la zo­na ‘zom­bie’.

“Si lo­gra­mos du­pli­car el por­cen­ta­je de fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo el mun­do se­ría mu­cho más in­tere­san­te y hu­bie­se mu­cho más po­ten­cial”, sos­tu­vo.

Así mis­mo, agre­gó que ac­tual­men­te las com­pa­ñías co­no­cen la im­por­tan­cia de la ale­gría den­tro de las áreas de tra­ba­jo, pues considera que es­tas se es­fuer­zan por crear un am­bien­te la­bo­ral atrac­ti­vo.

No obs­tan­te, atri­bu­ye tal proac­ti­vi­dad a la ley de re­gu­la­ción de Sis­te­ma de Ges­tión de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el tra­ba­jo, la cual exi­ge am­bien­tes fí­si­ca­men­te agra­da­bles y se­gu­ros pa­ra los em­plea­dos.

Rue­da ex­pli­có que la fe­li­ci­dad en el em­pleo es co­mo sem­brar un ár­bol. “Ha­brá gen­te ta­len­to­sa y mo­ti­va­da, es­tos se­rían en tal ca­so la se­mi­lla, y la em­pre­sa es el te­rreno fér­til”.

Di­cho es­to, agre­gó que las com­pa­ñías lo pri­me­ro que de­ben ha­cer pa­ra traer se­mi­llas es po­seer un te­rreno fér­til y así lo­grar que la gen­te es­té feliz.

“No­so­tros no es­ta­mos en­fo­ca­dos en crear cli­mas or­ga­ni­za­cio­na­les agra­da­bles, nos cen­tra­mos en có­mo desa­rro­llar en las per­so­nas que tra­ba­jan en la em­pre­sa las com­pe­ten­cias que les per­mi­tan asu­mir sus vi­das des­de una po­si­ción de fe­li­ci­dad y em­po­de­ra­mien­to, tan­to en su vi­da per­so­nal co­mo la­bo­ral”, ex­pli­có el di­rec­tor.

Ex­pre­sa­rio desa­rro­lla pro­gra­mas a la me­di­da pa­ra ca­da em­pre­sa y su desa­rro­llo. Pa­ra eso se apo­ya en sus va­lo­res or­ga­ni­za­cio­na­les y en cuá­les son los prin­ci­pa­les do­lo­res de ca­be­za de la fir­ma.

en las em­pre­sas. ¿Qué de­ben ha­cer las em­pre­sas pa­ra que su gen­te sea feliz? Apo­yar al per­so­nal de la or­ga­ni­za­ción pa­ra que ellos en­cuen­tren los me­ca­nis­mos pa­ra desa­rro­llar las ca­pa­ci­da­des in­ter­nas.

Bá­si­ca­men­te, se­gún Rue­da, se tra­ta de em­po­de­rar al em­plea­do.

“Pa­ra desa­rro­llar la com­pe­ten­cia em­pre­sa­rial y ser feliz lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es eli­mi­nar la pa­la­bra ‘tra­ba­jo’. Es­ta tie­ne una con­no­ta­ción de des­agra­da­ble, de abu­rri­da y de mu­cho es­fuer­zo”, di­jo.

Ade­más, in­di­có que es ideal tra­ba­jar en el agra­de­ci­mien­to y que hay un con­cep­to erra­do de es­te, pues hay quie­nes pien­san que las per­so­nas fe­li­ces son agra­de­ci­das, “cuan­do es to­do lo con­tra­rio: la gen­te agra­de­ci­da es más feliz”.

Agre­gó que mu­chas em­pre­sas con­tra­tan per­so­nas so­lo pa­ra que tra­ba­jen, que se ol­vi­den de sus emo­cio­nes, y se­gún el di­rec­tor es­to es un error, pues el ser hu­mano es in­te­gral y emo­cio­nal y “ja­más po­drá dar el 100% si de­be des­ha­cer­se de un com­po­nen­te de él mis­mo”.

fo­to­gra­fía: John Ro­ble­do.

Hum­ber­to Rue­da, di­rec­tor de ex­pe­rien­cias de Ex­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.