Con 33 dis­cos de vi­ni­lo se dio vi­da a La Tro­ja

Mas Negocios - - SUMARIO - da­nie­la pas­to­ri r.

La his­to­ria de La Tro­ja tie­ne dos ca­pí­tu­los que, aun­que son muy dis­tin­tos, se en­tre­la­za­ron y die­ron co­mo re­sul­ta­do el Pa­tri­mo­nio e Ins­ti­tu­ción Cul­tu­ral Mu­si­cal de Ba­rran­qui­lla (1999).

Por un la­do, hu­bo una mu­jer con un de­seo in­ce­sa­ble por man­te­ner a sus hi­jos, y por el otro un gru­po de jó­ve­nes ba­rran­qui­lle­ros que sim­ple­men­te desea­ban un es­pa­cio fí­si­co don­de pu­die­ran pa­rran­dear sin pre­jui­cios, sin ho­ra­rios y sin lí­mi­tes. Exis­te un re­frán po­pu­lar que re­za:

“De tal pa­lo, tal as­ti­lla” y es­te, muy pro­ba­ble­men­te, es el ca­so de Ed­win Ma­de­ra, ac­tual due­ño de La Tro­ja, y su ma­dre Zu­nil­da Del Carmen Ve­lás­quez de Ma­de­ra, an­ti­gua propietaria del es­ta­ble­ci­mien­to.

Ma­de­ra des­cri­be a su pro­ge­ni­to­ra

co­mo una mu­jer tra­ba­ja­do­ra, ca­paz de aso­lear­se por el sos­te­ni­mien­to de sus tres hi­jos y por tal mo­ti­vo se de­di­ca­ba día tras día a la ven­ta de al­muer­zos en las di­fe­ren­tes cons­truc­cio­nes del nor­te de Ba­rran­qui­lla. De sus tres des­cen­dien­tes Ed­win es el ma­yor y, co­mo ella, se ha ocu­pa­do a tiem­po com­ple­to de su tra­ba­jo e hi­jos (9).

Un día de tra­ba­jo co­mo cual­quier otro, en 1967, mien­tras Zu­nil­da Ve­lás­quez re­par­tía los res­pec­ti­vos al­muer­zos del día se to­pó con Jor­ge Ló­pez, due­ño de lo que fue una cho­za en aquel mo­men­to.

Ma­de­ra re­la­tó que Ló­pez se di­ri­gió a su ma­dre cuan­do ella es­ta­ba la­bo­ran­do: “Nom­be, Zu­nil­da te vas a aso­lear. Mi­ra, es­tos pe­laos me de­ja­ron un ten­de­re­te, va­mos a ne­go­ciar esa vai­na”.

Jus­to en es­te ins­tan­te de la his­to­ria de La Tro­ja ce­rra­ron un ne­go­cio en el que el es­ta­ble­ci­mien­to pa­sa­ría a ser pro­pie­dad de los Ve­lás­quez Ma­de­ra.

Aquel quios­co del que se ha­bía con­ver­sa­do y del que Ló­pez ha­bía si­do due­ño, “fue ges­ta­do por un gru­po de ‘ba­ca­nes’ ba­rran­qui­lle­ros que per­te­ne­cían a la oli­gar­quía y que sien­do jó­ve­nes en­tre los 20 y 32 años qui­sie­ron te­ner su pro­pio re­fu­gio pa­ra pa­sar­la ba­cano”, di­jo Ma­de­ra.

Es­tos de­ci­die­ron ar­mar una pro­pie­dad en el an­te­jar­dín de uno de ellos; hi­cie­ron una cho­za con pal­mas, ma­de­ra, cla­vos y me­dias ca­ñas de gua­duas. Al ter­mi­nar hi­cie­ron lo pro­pio: go­zar­se el Car­na­val de 1966, en la ave­ni­da Ola­ya Herrera, por la que pa­ra ese en­ton­ces pa­sa­ba la Batalla de Flo­res.

El pe­que­ño gru­po de jó­ve­nes per­te­ne­cien­tes a la éli­te de Ba­rran­qui­lla con­tra­tó a un me­se­ro ya co­no­ci­do (Jor­ge Ló­pez) y se­gún Ma­de­ra le di­je­ron: “ya te­ne­mos la ra­ma­da. To­ma es­te di­ne­ro, com­pra unas ca­jas de frías, de whisky, nos ha­ces unas pi­ca­das y unos coc­te­les de ca­ma­rón por­que va­mos a rum­bear­nos el Car­na­val del 66”.

Hi­cie­ron lo pro­pio y le ce­die­ron el lu­gar al me­se­ro, con un: “qué­da­te con esa vai­na”.

Me­ses des­pués, en 1967, la ma­dre de Ed­win Ma­de­ra ini­cia la ven­ta de sus al­muer­zos en el lu­gar y lo­gra po­pu­la­ri­zar­se en la cua­dra; en­tre los ve­ci­nos del lu­gar es­ta­ban Emi­so­ras ABC y Emi­so­ras Rio­mar. Los tra­ba­ja­do­res de ese lu­gar lo lla­ma­ban ‘Quios­qui­to ABC’.

Lue­go de la de­fun­ción de su ma­dre, Ed­win Ma­de­ra, con 33 dis­cos de sal­sas, de­ci­dió dar­le un al­to a los es­tig­mas so­cia­les y a la bo­nan­za ma­rim­be­ra, que aque­ja­ba la ciu­dad en aquel en­ton­ces, crean­do en el nor­te de Ba­rran­qui­lla lo que hoy es co­no­ci­do co­mo el Pa­tri­mo­nio e Ins­ti­tu­ción Cul­tu­ral Mu­si­cal de Ba­rran­qui­lla.

“En ho­me­na­je a mi ma­dre y en ho­me­na­je a es­tos ba­ca­nes le voy a po­ner La Tro­ja, el me­jor am­bien­te sal­se­ro”, di­jo Ma­de­ra.

De es­ta ma­ne­ra, el em­pre­sa­rio co­men­zó su tra­ba­jo pa­ra po­si­cio­nar­se en­tre los me­jo­res de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, por lo que pa­ra él era cla­ve sa­ber qué es­ta­ba en la van­guar­dia. Con­tó que acu­día de for­ma re­gu­lar a los es­ta­ble­ci­mien­tos de la com­pe­ten­cia y es­te con mu­cha aten­ción to­ma­ba no­ta de los te­mas del mo­men­to, lue­go iba a com­prar­los pa­ra su lo­cal.

Lo que pa­ra él no pue­de, y nun­ca fal­ta­rá en La Tro­ja, es la música del puer­to­rri­que­ño Héc­tor La­voe.

Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal

Ed­win Ma­de­ra, pro­pie­ta­rio del icónico es­ta­ble­ci­mien­to La Tro­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.