El po­der del ‘coaching’ po­lí­ti­co

Mas Negocios - - SUMARIO - POR NIL­SON RO­MO M @nil­son­ro­mom

¿Qué can­di­da­tos a car­gos de elec­ción po­pu­lar es­tán apro­ve­chan­do el

coaching po­lí­ti­co? La pre­gun­ta es obli­ga­da pa­ra el líder de ma­sas, que ne­ce­si­ta he­rra­mien­tas pa­ra co­nec­tar­se a tra­vés de su men­sa­je con el ciu­da­dano, y bus­ca el res­pal­do en los vo­tos.

Ma­ria­na Bo­ri­gen, li­cen­cia­da en Publicidad y co­fun­da­do­ra de la Con­sul­to­ra Neu­ro­trai­ning In­ter­na­tio­nal, con se­de en Sal­ta (Ar­gen­ti­na) y Bogotá, ex­pli­ca que el coaching po­lí­ti­co es­tá en­fo­ca­do en la per­so­na an­tes que en el per­fil po­lí­ti­co. “Por­que cuan­do el con­tex­to cam­bia y la per­so­na es­tá in­mó­vil, avan­zar se con­vier­te en una uto­pía. En la vi­da pú­bli­ca es im­pres­cin­di­ble pa­ra el po­lí­ti­co sa­ber qué es lo que se quie­re, de­fi­nir ex­plí­ci­ta­men­te las me­tas con­cre­tas del plano más per­so­nal y ali­near­las cohe­ren­te­men­te con el pro­yec­to po­lí­ti­co que se tras­la­da a la ciu­da­da­nía”.

Asi­mis­mo, la coach ar­gen­ti­na ana­li­za que aun­que en el “desarrollo per­so­nal de un po­lí­ti­co va­len to­dos los me­dios que es­tén a su al­can­ce pa­ra ele­var a la cons­cien­cia de que pue­de sa­lir de la pre­sión que ejer­ce el po­der pa­ra tra­tar de cau­ti­var su opi­nión”, se ha­ce ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car de qué mo­do esas me­tas im­pac­ta­rán en la so­cie­dad y cuá­les son las op­cio­nes con las que se dis­po­ne pa­ra lle­gar a los pro­pó­si­tos mar­ca­dos. “Los mo­ti­vos tie­nen que re­co­no­cer­se, aque­llos que im­pi­den lo­grar los ob­je­ti­vos se­lec­cio­na­dos, y de­ta­llar los re­cur­sos que se ne­ce­si­tan pa­ra al­can­zar di­cha me­ta”, agre­ga Bo­ri­gen.

Ra­fael Ar­be­láez, so­cio y di­rec­tor de es­tra­te­gia de Ad Con­sul­to­res, en su ex­pe­rien­cia co­mo po­li­tó­lo­go

Ma­ria­na Bo­ri­gen ‘Coach’ de Neu­ro­trai­ning In­ter­na­tio­nal “Con­fian­za y hon­ra­dez son las ba­ses pa­ra abor­dar un pro­ce­so de coaching”.

Ra­fael Ar­be­láez Di­rec­tor de Es­tra­te­gia Ad Con­sul­to­res “No es­ta­mos in­no­van­do, y es­ta­mos adop­tan­do el mo­de­lo de Es­ta­dos Uni­dos”.

Ra­fael Z. Pá­ja­ro Mé­di­co y ‘coach’ en Neu­ro­trai­ning Co­lom­bia “Un po­lí­ti­co que quie­ra so­bre­sa­lir de­be ha­cer al­go que no se es­pe­ra de él”. “Hay gen­te que va di­rec­to al pre­mio, que es cuan­do se ofrece el di­ne­ro y se in­vi­ta a vo­tar por el can­di­da­to. Y otros que se van por un sue­ño, que es más le­gal”. Ra­fael Zu­li­ban Pá­ja­ro Mé­di­co, ‘coach’ y con­sul­tor

y es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting ase­so­ran­do cam­pa­ñas iden­ti­fi­ca que los can­di­da­tos de­ben re­unir unas ca­rac­te­rís­ti­cas so­por­ta­das en una ge­ren­cia y en un pre­su­pues­to pa­ra el ta­ma­ño de una empresa grande. Y la pri­me­ra con­di­ción es que la pro­pues­ta po­lí­ti­ca, ge­ne­ra­da des­de cen­tros de pensamiento, es­té bien ar­ti­cu­la­da. Ar­be­láez ex­pli­ca que el can­di­da­to es el que me­nos interviene en la cons­truc­ción de la agen­da, a es­te se le exi­ge la ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar y ar­mo­ni­zar los otros ele­men­tos pa­ra con­for­mar un “triángulo vir­tuo­so”.

“El ca­ris­ma, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se, la pe­da­gó­gi­ca pa­ra ex­pli­car su pro­pues­ta y pa­ra que la gen­te lo en­tien­da son im­por­tan­tes. Los pla­nes de desarrollo es­tán es­cri­tos en un idio­ma di­fe­ren­te y se de­ben ate­rri­zar pa­ra ex­pli­car de ma­ne­ra sen­ci­lla y lo­grar que el pue­blo se iden­ti­fi­que. Él de­be trans­mi­tir ad­mi­ra­ción, res­pe­to y so­lu­ción a los pro­ble­mas”, agre­ga Ar­be­láez. Ra­fael Zu­li­ban Pá­ja­ro, mé­di­co,

coach y crea­dor de Neu­ro­trai­ning con PNL, acla­ra que en po­lí­ti­ca es ne­ce­sa­rio ar­gu­men­tar con emo­cio­nes. Pá­ja­ro ci­ta al fran­cés Gus­ta­ve Le Bon (1841-1931), au­tor del li­bro Psi­co­lo­gía de las Ma­sas, cu­yo con­te­ni­do ex­pli­ca que las per­so­nas in­te­li­gen­tes y su­per­do­ta­das en al­gún mo­men­to de­jan de com­por­tar­se co­mo per­so­na pa­ra in­te­grar­se a la mul­ti­tud. “Y en es­te es­ta­do las per­so­nas son pri­ma­rias, co­mo ani­ma­les. La mul­ti­tud se mue­ve por ins­tin­tos bá­si­cos: amor, te­mor, co­mi­da, sub­sis­ten­cia. Es por eso que en una cam­pa­ña pre­si­den­cial el can­di­da­to pue­de de­cir: ‘Mi mie­do es que ha­ya im­pu­ni­dad”.

El po­li­tó­lo­go Ar­be­láez se iden­ti­fi­ca con el coach Pá­ja­ro y ci­ta a Jur­gen Kla­ric, ex­per­to en neu­ro­mar­ke­ting, pa­ra iden­ti­fi­car que es­tas téc­ni­cas es­tán sien­do apli­ca­das en Co­lom­bia pa­ra ofre­cer cam­pa­ñas y can­di­da­tos que re­suel­van los te­mo­res del pú­bli­co. “Muy dis­tin­to a plan­tear cam­pa­ñas de te­rror, en la teo­ría, el ser hu­mano re­ci­be el men­sa­je a cam­bio de des­pe­jar sus du­das. Los can­di­da­tos de­ben te­ner cla­ro los te­mo­res de los elec­to­res y dar res­pues­ta en su dis­cur­so”, sub­ra­ya Ar­be­láez.

El po­der del Neu­ro­mar­ke­ting apli­ca­do en el coaching po­lí­ti­co se va­lo­ra co­mo una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa que si no se uti­li­za con éti­ca, el can­di­da­to pue­de ma­ni­pu­lar las de­ci­sio­nes de las per­so­nas. “Se­ría al­go así co­mo fa­bri­car un cu­chi­llo, una pie­za fun­da­men­tal que nos per­mi­te ha­cer al­go tan bueno co­mo co­mer, pe­ro si es­tá mal uti­li­za­do tam­bién nos per­mi­te ma­tar. La éti­ca en es­te pun­to cum­ple un rol fun­da­men­tal pa­ra no­so­tros los coaches”, ase­gu­ra Ma­ria­na Bo­ri­gen.

En una cam­pa­ña po­lí­ti­ca, el coach ha­ce coaching al can­di­da­to con un plan pa­ra al­can­zar la me­ta. “Y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser su elec­ción. Ese sue­ño tie­ne que te­ner una in­ten­ción po­si­ti­va: se res­pon­den con un ¿Qué desea? ¿Qué bus­ca? ¿Por qué quie­re ser re­cor­da­do en su re­gión?”, des­ta­ca Ra­fael Z. Pá­ja­ro.

En la lec­tu­ra del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo y có­mo es­tá ali­nea­do a la es­tra­te­gia de cam­pa­ña, el coaching per­mi­te en­con­trar otras res­pues­tas a las pre­gun­tas: ¿Qué quie­re el pue­blo? ¿Cuán­to sé lo que quie­re el pue­blo? “Co­no­cer es­to per­mi­ti­rá lo­grar que al as­pi­ran­te sea acep­ta­do por la ma­sa. La ac­ti­tud de­pen­de de la con­fian­za y es­ta de­pen­de del fu­tu­ro que él vea. Si el can­di­da­to no se ve co­mo pre­si­den­te no pue­de mos­trar­se ama­do por la gen­te, no se co­nec­ta”, afir­ma Ra­fael Zu­li­ban Pá­ja­ro.

Ma­ria­na pun­tua­li­za en que el coaching po­lí­ti­co exi­ge cohe­ren­cia y con­gruen­cia. “En la nue­va po­lí­ti­ca es­tos valores to­man pro­ta­go­nis­mo. Ya no va­len las pa­la­bras. El dis­cur­so po­lí­ti­co que­da des­nu­do si no va acom­pa­ña­do de he­chos. Si uno ha­ce lo que di­ce, y a su vez di­ce lo que ha­ce, ge­ne­ra repu­tación a la vez que con­fian­za, y con ella ob­tie­ne la tran­qui­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra dis­po­ner del tiem­po im­pres­cin­di­ble pa­ra lle­var a ca­bo los pro­yec­tos po­lí­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.