Ma­dres y al­tas eje­cu­ti­vas de tiem­po com­ple­to

Mas Negocios - - SUMARIO - DA­NIE­LA PASTORI R. @Danny­pas­to­ri

Pao­la Sa­la­zar, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes de Pro­mi­gas, es una ma­dre jo­ven, vi­tal y una re­co­no­ci­da pro­fe­sio­nal. Es ma­má de dos ado­les­cen­tes y una ni­ña, Car­los Da­niel Ace­ve­do (15), Juan Die­go Ace­ve­do (14) y Lu­cia­na Jai­mes (10), y en es­te Mes de las Ma­dres le con­tó a +ne­go­cios (+n) có­mo se las arre­gla pa­ra dis­tri­buir su tiem­po en­tre sus dos prin­ci­pa­les ta­reas: ser ma­má y ser eje­cu­ti­va.

Sa­la­zar con­tó que uno de los pun­tos más com­pli­ca­dos de cum­plir con am­bos ro­les es “en­ten­der” que no exis­te la per­fec­ción. “A ve­ces qui­sie­ra ser per­fec­ta en to­do mo­men­to: la me­jor ma­dre y, ob­via­men­te, la me­jor pro­fe­sio­nal. Hay que apren­der a per­do­nar­se cuan­do no les pue­des de­di­car el tiem­po que qui­sis­te a los hi­jos por­que hay que tra­ba­jar, pe­ro siem­pre hay que cum­plir con las funciones la­bo­ra­les con una ale­gría in­men­sa, por­que es ha­cer lo que a uno más le en­can­ta”, des­ta­có.

Su tiem­po libre lo in­vier­te en su fa­mi­lia, ex­pli­có que en esos mo­men­tos no tie­ne tan­ta prisa en res­pon­der o aten­der sus co­rreos elec­tró­ni­cos, y to­da su aten­ción y de­di­ca­ción la en­fo­ca en sus hi­jos y en su es­po­so, “eso no me ha­ce me­nos pro­fe­sio­nal. Hay al­gu­nos mo­men­tos que son pa­ra des­co­nec­tar­se de to­do el tra­ba­jo y de­di­car­se más a la fa­mi­lia”, ex­pli­có la ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes.

Es­ta pro­fe­sio­nal y ma­má de tres in­vi­ta a to­das las ma­dres que co­mo ella sa­len dia­ria­men­te a tra­ba­jar y a cum­plir un ho­ra­rio en una ofi­ci­na a que apro­ve­chen ca­da mo­men­to con sus hi­jos, a dar­les amor y so­bre to­do te­ner pa­cien­cia, pues ase­gu­ró que “los ni­ños tie­nen expectativas gran­dí­si­mas y uno co­mo pa­dre de­be guiar­los por el me­jor ca­mino, ha­cer­los unas per­so­nas bue­nas, no­bles y res­pon­sa­bles”, ex­pli­có.

Al­gu­nos de los valores que les ha in­cul­ca­do a sus tres hi­jos son: el res­pe­to, ha­cia ellos y a los de­más, la gra­ti­tud, la leal­tad y la ale­gría per­ma­nen­te.

DOS NI­ÑAS. Pa­ra Ana Ma­ría Ba­del, ma­dre de Jua­na (11) y So­fía (7) y di­rec­to­ra de Pro­ba­rran­qui­lla, más que lle­gar a ha­cer ta­reas con sus dos ni­ñas en las no­ches des­pués de tra­ba­jar, su tru­co in­fa­li­ble pa­ra pa­sar tiem­po de ca­li­dad con ellas es co­no­cer un po­co más so­bre sus ac­ti­vi­da­des dia­rias o aque­llos sue­ños que al­gún día al­can­za­rán.

“Re­vi­so rá­pi­da­men­te sus ta­reas, pe­ro me pa­re­ce más im­por­tan­te ha­blar con ellas, sa­ber qué les preo­cu­pa o afec­ta, sus pro­yec­tos, sue­ños y me­tas. Y cuan­do va­mos a dor­mir ora­mos las tres jun­tas y ca­da una de­be agra­de­cer tres co­sas que su­ce­die­ron du­ran­te su día”, con­tó Ba­del.

La di­rec­to­ra de Pro­ba­rran­qui­lla ex­pli­có que in­clu­ye en la educación de sus hi­jas el res­pe­to, el agra­de­ci­mien­to y no te­ner mie­do a pe­dir ayuda, pues se­gún co­men­tó, la so­cie­dad tie­ne la erró­nea per­cep­ción de que re­que­rir ayuda es ne­ga­ti­vo, “por el con­tra­rio, te­ner el apo­yo de los que te ro­dean es al­go va­lio­so y en con­jun­to es la me­jor for­ma de sa­car pro­yec­tos, tra­ba­jos y re­tos ade­lan­te”, ex­pli­có.

EL CRE­CI­MIEN­TO. En el re­cuer­do que­dan los días de tras­no­chos y ma­dru­ga­das sin dor­mir cuan­do los hi­jos cre­cen, es­tu­dian y se ha­cen in­de­pen­dien­tes. Ma­ría Jo­sé Ven­goe­chea, ma­dre de tres hom­bres, Ju­lián (22), Al­va­ro Jo­sé (23) Jo­sé Mi­guel (25), es pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Barranquilla. A di­fe­ren­cia de las otras ma­dres que par­ti­ci­pa­ron en es­te es­pe­cial, tie­ne hi­jos que ya son adul­tos.

“Ini­cio mi día muy tem­prano, an­tes de las cin­co de la ma­ña­na, y voy al gim­na­sio. Ac­tual­men­te dos de mis hi­jos es­tu­dian fue­ra de la ciu­dad, así que usual­men­te desa­yuno bien tem­prano con mis es­po­so Ál­va­ro y con Ál­va­ro Jo­sé en com­pa­ñía de nues­tro pe­rro, Vi­to”, ex­pli­có Ven­goe­chea.

Una de las for­mas, o ru­ti­nas, que apli­ca la fa­mi­lia Puc­ci­ni Ven­goe­chea es –de for­ma “sa­gra­da”– pa­sar to­dos los años va­ca­cio­nes jun­tos. Es­te es un es­pa­cio en la agen­da que “no se mue­ve, pues pla­nea­mos el des­tino y to­do lo que va­mos a ha­cer con tiem­po, con en­tu­sias­mo y detalle. En ca­sa to­dos opi­na­mos y, la ver­dad, es que siem­pre nos las go­za­mos”, pun­tua­li­zó.

Cuan­do va­mos a dor­mir ora­mos las tres jun­tas y ca­da una de­be agra­de­cer tres co­sas de su día”.

Ana Ma­ría Ba­del Di­rec­to­ra de Pro­ba­rran­qui­lla

To­dos los años to­ma­mos va­ca­cio­nes jun­tos. Ese es­pa­cio es sa­gra­do y no se mue­ve de la agen­da”.

Ma­ría Jo­sé Ven­goe­chea Pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Barranquilla

Han­sel Vás­quez

Car­los Da­niel Ace­ve­do, Pao­la Sa­la­zar, Juan Die­go Ace­ve­do y Lu­cia­na Jai­mes.

Jua­na Thom­pson, Ana Ma­ría Ba­del y So­fía Thom­pson.

Ju­lián Puc­ci­ni, Ál­va­ro Puc­ci­ni, Ál­va­ro Jo­sé Puc­ci­ni, Ma­ría Jo­sé Ven­goe­chea y Jo­sé Mi­guel Puc­ci­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.