50 años ha­cien­do ha­ma­cas y aho­ra van por lo ‘ fas­hion’

Mas Negocios - - SUMARIO - NIL­SON RO­MO MEN­DO­ZA @nil­son­ro­mom

Ha­ma­cas El Za­que tie­ne me­dio si­glo ven­dien­do un pro­duc­to que es con­si­de­ra­do un sím­bo­lo de la cul­tu­ra del Ca­ri­be co­lom­biano y, en me­dio de la com­ple­ji­dad de la in­dus­tria tex­til na­cio­nal, se pre­pa­ra pa­ra man­te­ner­se en el mer­ca­do des­de una pro­pues­ta de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. “Que­re­mos que las crea­cio­nes ex­pre­sa­das en la te­la de ha­ma­ca sean va­lo­ra­das e integradas a una lí­nea fas­hion, de al­ta ca­te­go­ría. Pa­ra ello pro­po­ne­mos que la con­fec­ción de car­te­ras com­bi­ne, por ejem­plo, piel de co­co­dri­lo y nues­tros te­ji­dos. Que los fo­rros de mue­bles y lí­nea de ho­gar tam­bién los ten­ga en cuen­ta. Es una pro­pues­ta con di­se­ños per­so­na­li­za­dos y ex­clu­si­vos”, ex­pli­ca Jua­na Pos­se Mclau­chlan, te­so­re­ra y ge­ren­te de nue­vos pro­yec­tos de la empresa.

Pos­se Mclau­chlan es hi­ja de Juan Car­los Pos­se, ge­ren­te y re­pre­sen­tan­te le­gal, quien en 1986 com­pró jun­to a otros dos so­cios la empresa a la fa­mi­lia Mo­reno, fun­da­do­res de El Za­que. Pa­dre y can­di­da­ta a ge­ren­te de es­ta py­me, en los pró­xi­mos años vi­sua­li­zan las nue­vas lí­neas de ne­go­cio.

“Se­gui­mos ha­cien­do en pro­duc­ción un 95% de so­lo ha­ma­cas. La empresa ha

cre­ci­do den­tro de lo que el mer­ca­do de es­te pro­duc­to lo per­mi­te. Los con­su­mos son li­mi­ta­dos, pe­ro te­ne­mos que in­cre­men­tar las ven­tas y las com­pras”, re­co­no­ce Juan Car­los Pos­se.

En 1967, cuan­do Luis Mo­reno y su es­po­sa Cle­men­ti­na na­ve­ga­ron por el río des­de Chi­bo­lo (Mag­da­le­na) con su em­pren­di­mien­to, que co­nec­ta­ba la cul­tu­ra de los pue­blos ve­ci­nos y los de Bo­lí­var, la con­fec­ción de ha­ma­cas se es­ta­ble­ció en el sec­tor de Chi­quin­qui­rá, en Barranquilla.

A sus 82 años, Al­fre­do Cas­tro Me­za dis­fru­ta de la pen­sión en su ca­sa en el ba­rrio El Bos­que, gra­cias a más de tres dé­ca­das tra­ba­jan­do con los Mo­reno, a los que de­fi­nió co­mo per­so­nas de “buen tra­to”. De aquel co­mien­zo con El Za­que (tí­tu­lo que re­ci­bía el que go­ber­na­ba en la cul­tu­ra in­dí­ge­na muis­ca), Cas­tro pre­ci­sa que pri­me­ro fue al­ba­ñil y des­pués em­plea­do de con­fian­za. “Co­men­za­ron con te­la­res ma­nua­les, la se­ño­ra Cle­men­ti­na co­sía tam­bién y don Luis ven­día las ha­ma­cas. Co­mer­cia­li­za­ban en los pue­blos y cre­cie­ron. Re­cuer­do que lle­ga­ron a fa­bri­car 100 ha­ma­cas al mes”.

Wil­man Oso­rio, em­plea­do ha­ce 40 años con la empresa, re­cuer­da a los Mo­reno co­mo unos “ges­to­res te­na­ces” y pre­ci­sa que has­ta hi­cie­ron pio­las pa­ra en­va­ses de acei­te ve­ge­tal. Al­fre­do Cas­tro di­ce que con sus ma­nos ayu­dó a cons­truir la se­gun­da se­de de El Za­que en La Cor­dia­li­dad, don­de Luis Mo­reno or­ga­ni­zó el pro­ce­so in­dus­trial de la ha­ma­ca, im­por­tan­do las pri­me­ras má­qui­nas y ha­cien­do mer­ca­do con ocho ho­ras de pro­duc­ción.

El ago­ta­mien­to de su fun­da­dor lo lle­vó a bus­car com­pra­do­res y, des­pués de una lar­ga ne­go­cia­ción, el 4 de agos­to 1986 se ce­rró la ven­ta a tres in­ver­sio­nis­tas: Juan Car­los Pos­se, Ál­va­ro Me­za y Luis Gó­mez. La nue­va so­cie­dad acor­dó que Pos­se, due­ño de un 25%, es­ta­ría al fren­te. “Nos dio un pla­zo de un año pa­ra pa­gar los sal­dos y ha­bía que pa­gar cuo­tas de $1.800.000. Aun­que es­tu­dié tex­ti­les en Li­ver­pool (In­gla­te­rra) y ha­bía tra­ba­ja­do en em­pre­sas de pro­ce­sos en pun­to en Me­de­llín y Bogotá, no sa­bía del ne­go­cio. Y cuan­do asu­mí en­con­tré una empresa mon­ta­da, con ven­de­do­res, unos 25 tra­ba­ja­do­res y 30 clien­tes na­cio­na­les”, pre­ci­sa Pos­se.

Des­pués de 32 años, el re­pre­sen­tan­te le­gal de la or­ga­ni­za­ción des­ta­ca que se han man­te­ni­do en el mer­ca­do por sos­te­ner pre­cios y ma­te­rias pri­ma de ca­li­dad en me­dio de al­tos y ba­jos de la in­dus­tria. La trans­for­ma­ción de la empresa ha si­do des­de el cam­bio de ma­qui­na­ria, me­jo­ra­mien­to de los pro­ce­sos que han per­mi­ti­do su sos­te­ni­bi­li­dad, ex­pan­sión y comercialización des­de el Ce­sar has­ta el Ura­bá an­tio­que­ño. “El 90% de lo que se vende de las ha­ma­cas en San Ja­cin­to es fa­bri­ca­do por no­so­tros”, ase­gu­ra Pos­se.

El Za­que ex­por­tó a Eu­ro­pa con un com­pra­dor que lle­na­ba un con­te­ne­dor pa­ra Ho­lan­da; apro­ve­chó una úl­ti­ma eta­pa de las co­se­chas del al­go­dón del Ce­sar; per­die­ron a Ve­ne­zue­la co­mo gran clien­te; sus ha­ma­cas han si­do in­clui­da en los kits del go­bierno pa­ra los co­lom­bia­nos afec­ta­dos por inun­da­cio­nes; re­cu­rrie­ron a la im­por­ta­ción de hi­los en el ex­te­rior an­te la des­apa­ri­ción de pro­vee­do­res na­cio­na­les, y su plan­ta si­gue sien­do com­pe­ti­ti­va con 20 má­qui­nas que pue­den fa­bri­car –con 58 tra­ba­ja­do­res y ope­ran­do 24 ho­ras– 1.100 ha­ma­cas por día.

Pos­se afir­ma que no han cre­ci­do des­de ha­ce 4 años y de­pen­den de un cam­bio de po­lí­ti­ca fun­da­men­tal del Es­ta­do pa­ra la in­dus­tria. “Es­ta­mos re­no­van­do con­cep­to con nue­vos pro­duc­tos, con hi­los bri­llan­tes, ador­nos me­tá­li­cos traí­dos de Chi­na, di­se­ños ale­gó­ri­cos al som­bre­ro vuel­tiao, y las ha­ma­cas pa­ra pe­rros o ga­tos”.

Al­gu­nas de las ha­ma­cas lis­tas pa­ra su comercialización.

Ro­di­llos con te­las en la plan­ta de Ha­ma­cas El Za­que. Luis Fe­li­pe de la Hoz

Juan Car­los Pos­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.