Pro­duc­ti­vi­dad Vs. Fe­li­ci­dad: el re­to de las em­pre­sas

Mas Negocios - - SUMARIO - LUCÍA AVENDAÑO GELVES

El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, la fir­ma Plu­rum, que ofre­ce so­lu­cio­nes em­pre­sa­ria­les en ma­te­ria de fe­li­ci­dad y bie­nes­tar cor­po­ra­ti­vo, com­par­tió con la opi­nión pú­bli­ca los re­sul­ta­dos de su más re­cien­te es­tu­dio so­bre pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral. Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes pre­sen­ta­ba so­bre la idea de que un ale­mán tra­ba­ja, al año, 800 ho­ras me­nos que un co­lom­biano y ga­na ca­si sie­te ve­ces más que es­te.

Es cla­ro que la reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca de Ale­ma­nia es muy dis­tin­ta a la de Co­lom­bia. No obs­tan­te, la idea pu­so so­bre la me­sa de las si­guien­tes in­quie­tu­des: qué tan pro­duc­ti­vos so­mos en el Ca­ri­be y qué tan cohe­ren­te es el sa­la­rio que re­ci­be la ma­yo­ría de tra­ba­ja­do­res de la Re­gión, fren­te a las ho­ras que la­bo­ran.

Ken­kin Mo­ra­les, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co y coor­di­na­do­ra del Ob­ser­va­to­rio Re­gio­nal del Mer­ca­do del Tra­ba­jo en el Atlán­ti­co (Or­met), ex­pre­sa que el con­cep­to de pro­duc­ti­vi­dad se pue­de com­pren­der co­mo un ín­di­ce que mi­de qué tan­to le apor­ta la fuer­za la­bo­ral de un país a su pro­duc­ción, en­ten­di­da des­de el Pro­duc­to In­ter­to Bru­to (PIB).

Se­gún Mo­ra­les exis­ten ma­ti­ces a la ho­ra de de­ter­mi­nar la uni­dad de me­di­da: hay teó­ri­cos que lo mi­den des­de el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res fren­te al PIB y otros, des­de las ho­ras tra­ba­ja­das.

Al ini­ciar la re­vi­sión de da­tos, De­win Pé­rez, do­cen­te del pro­gra­ma de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio del Mer­ca­do La­bo­ral de Car­ta­ge­na y Bo­lí­var, ad­vier­te que si se cal­cu­la la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral co­mo la re­la­ción en­tre el PIB to­tal y la po­bla­ción ocu­pa­da, las ci­fras más ac­tua­li­za­das que per­mi­ten des­agre­gar a ni­vel de­par­ta­men­tal fue­ron pu­bli­ca­das por el Da­ne pa­ra el año 2016.

En es­tas “se evi­den­cia que la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral es­tá en Bo­go­tá, se­gui­da muy de cer­ca por el de­par­ta­men­to de San­tan­der en don­de, en pro­me­dio, un trabajador apor­ta­ba $34 mi­llo­nes anual­men­te a la ge­ne­ra­ción del pro­duc­to agre­ga­do”.

El Ce­sar es el ter­ce­ro a ni­vel na­cio­nal, “un re­sul­ta­do que hay que mi­rar con cui­da­do, por­que es­tá in­fluen­cia­do por el apor­te de la mi­ne­ría al PIB to­tal de­par­ta­men­tal”. Lo an­te­rior “no ne­ce­sa­ria­men­te es re­sul­ta­do del ma­yor efi­cien­cia del tra­ba­jo in­vo­lu­cra­do

en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo”, in­di­ca el car­ta­ge­ne­ro. Al ob­ser­var los re­sul­ta­dos pa­ra el Ca­ri­be sin te­ner en cuen­ta el pa­no­ra­ma ce­sa­ren­se, “los de­par­ta­men­tos de la re­gión con ma­yor pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral son Bo­lí­var y Atlán­ti­co, cu­yos da­tos co­rres­pon­den al 68% y 59% de la pro­duc­ti­vi­dad de Bo­go­tá, res­pec­ti­va­men­te”. El de­par­ta­men­to de Su­cre re­gis­tró “los me­no­res ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad en los que un trabajador pro­me­dio pro­du­ce el 32% de un trabajador en la ciu­dad ca­pi­tal”, y so­lo es su­pe­ra­do por Cho­có y Na­ri­ño.

Aho­ra bien, si se tie­nen en cuen­tas las ho­ras tra­ba­ja­das, la di­rec­to­ra del Or­met Atlán­ti­co ex­pli­ca que “a ni­vel na­cio­nal vi­mos que los úl­ti­mos tri­mes­tres, en pro­me­dio, se tra­ba­jan 44 ho­ras a la se­ma­na”. En el Atlán­ti­co, “en pro­me­dio tra­ba­ja­mos 45 ho­ras” y en otros de­par­ta­men­tos co­mo Cór­do­ba y Bo­lí­var, los da­tos es­tán en­tre las 41 y 43 ho­ras la­bo­ra­das a la se­ma­na. Es de­cir, en su ma­yo­ría, los cos­te­ños ocu­pa­dos la­bo­ran de 8:00 a.m. a 12 del me­dio­día y de 2:00 p.m. a 6:30 p.m.

IN­FOR­MA­LI­DAD. Pé­rez Fuen­tes acla­ra que “es­tos re­sul­ta­dos, en gran me­di­da, es­tán in­fluen­cia­dos por los al­tos ni­ve­les de in­for­ma­li­dad de la mano de obra, lo que ha­ce que al es­ti­mar la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral sea ba­ja con re­la­ción a to­dos los tra­ba­ja­do­res”.

El aca­dé­mi­co sub­ra­ya que ello se pue­de en­ten­der co­mo “una pe­na­li­za­ción con­tra los tra­ba­ja­do­res for­ma­les”, y así se­guir ‘ali­men­tan­do’ el ima­gi­na­rio de que “el trabajador co­lom­biano no rin­de y es flo­jo, pues las com­pa­ra­cio­nes nor­mal­men­te se ha­cen con eco­no­mías con ni­ve­les muy di­sí­mi­les de in­for­ma­li­dad”.

HA­BI­LI­DA­DES BLAN­DAS. La lí­der del Or­met Atlán­ti­co ad­vier­te que exis­te una fuer­te ten­den­cia a ca­re­cer de ‘ ha­bi­li­da­des blan­das’. “No­so­tros te­ne­mos evi­den­cia en el Atlán­ti­co, pe­ro cree­ría, con los do­cu­men­tos de OIT, la Ce­pal y de­más fuen­tes, que pue­de ser un te­ma tras­ver­sal a la re­gión y al país”, di­ce.

Ha­blar de es­tas ha­bi­li­da­des es re­fe­rir­se a aque­llas que per­mi­ten un me­jor re­la­cio­na­mien­to con el en­torno la­bo­ral. La ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se, de ser leal, crea­ti­vo e in­no­va­dor ha­cen par­te de es­te con­jun­to.

Lau­ra Diaz­gra­na­dos, ge­ren­te re­gio­nal de la head­hun­ter Aris­tos, ma­ni­fies­ta que hoy las em­pre­sas se­lec­cio­nan a sus eje­cu­ti­vos “no so­lo por su ni­vel de co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia, sino que iden­ti­fi­can cuá­les son esas com­pe­ten­cias cla­ve que se de­fi­nen por la per­so­na­li­dad y el es­ti­lo de li­de­raz­go”.

Nue­vas ten­den­cias de vin­cu­la­ción co­mo el tra­ba­jo por pro­yec­to o por es­tra­te­gias pun­tua­les vie­nen po­si­cio­nán­do­se, “pa­ra po­der ma­ne­jar el tiem­po y el es­ti­lo de tra­ba­jo, pues lo que in­tere­sa son los re­sul­ta­dos”, ex­pre­sa.

“Los em­pre­sa­rios pi­den ca­da vez más que los eje­cu­ti­vos se­pan ma­ne­jar sus equi­pos y em­po­de­rar­los des­de un pun­to de vis­ta ge­nuino: te apo­yo co­mo lí­der y de­jo que so­bre­sal­gas”, con­clu­ye la ge­ren­te.

+n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.