An­tes del apre­tón re­vi­se muy bien su nue­va ca­sa

Metro a Metro - - Tabla De Contenido -

Las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas, fugas de agua, aca­ba­dos en cons­truc­ción, ven­ta­na­les y cha­pas son al­gu­nos de los de­ta­lles cu­yo fun­cio­na­mien­to de­be ser per­fec­to, a la ho­ra de ce­rrar el ne­go­cio. Al es­tre­nar vi­vien­da –sea nue­va o usa­da– no bas­ta con que us­ted per­ci­ba en las fa­cha­das de­ta­lles de ele­gan­cia en cons­truc­ción. Re­cuer­de que hay otros as­pec­tos que de­be ve­ri­fi­car an­tes de es­tre­char la mano y ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te el ne­go­cio con el ven­de­dor, por­que pue­de lle­var­se sor­pre­sas que tal vez ten­ga que pa­gar de su bol­si­llo. Al en­trar a su ca­sa o in­mue­ble, lo pri­me­ro que de­be re­vi­sar es el fun­cio­na­mien­to de las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas; si per­ci­be que una no en­cien­de o que hay ba­jo­na­zos, es­to le pue­de oca­sio­nar –en el peor de los ca­sos– un in­cen­dio. En su re­co­rri­do, tam­bién de­be cer­cio­rar­se de que en la par­te ba­ja de los la­va­ma­nos y la­va­pla­tos no ha­ya fugas de agua, que las lla­ves es­tén bien pues­tas y que las pe­ri­llas cie­rren com­ple­ta­men­te. De no ser así, el con­su­mo de lí­qui­do au­men­ta­rá, al igual que su fac­tu­ra y, ade­más, no es­ta­ría ha­cién­do­le un bien al me­dio am­bien­te. Co­ri­na Ro­mán, de la In­mo­bi­lia­ria Fi­nar, agre­ga que otro de­ta­lle de­be ser la se­gu­ri­dad del in­mue­ble; las puer­tas de in­gre­so y de las ha­bi­ta­cio­nes de­ben ce­rrar con nor­ma­li­dad y sin ser for­za­das, las cha­pas de­ben es­tar bien pues­tas y las lla­ves de­ben ser com­pa­ti­bles. “Si la vi­vien­da trae ar­ma­rios, las ga­ve­tas in­ter­nas de­ben abrir y ce­rrar, y sus ma­ni­jas de­ben es­tar su­je­ta­das pa­ra evi­tar que se cai­gan. Si trae co­ci­na em­po­tra­da, to­das las hor­ni­llas de la es­tu­fa de­ben fun­cio­nar. Así mis­mo, en cuan­to a ven­ta­na­les, de­ben abrir y ce­rrar sin for­zar­los”. To­do, en cuan­to a pin­tu­ras, aca­ba­dos, grie­tas y goteras de­ben es­tar re­sa­na­das y sin pos­te­rio­res afec­ta­cio­nes, pues su fa­cha­da de­be es­tar in­tac­ta pa­ra su com­ple­to dis­fru­te. De pre­sen­tar­se al­gu­nas o to­das es­tas ano­ma­lías – y si la ca­sa es nue­va– de­be co­mu­ni­car­se por es­cri­to a la cons­truc­to­ra. Re­cuer­de que us­ted es­tá en to­do el de­re­cho de pe­dir so­lu­ción in­me­dia­ta y el cum­pli­mien­to de la en­tre­ga del in­mue­ble sin da­ños. “Cuan­do es usa­do, nor­mal­men­te el clien­te re­ci­be el in­mue­ble en las con­di­cio­nes que se en­cuen­tra, y es él quien pro­ce­de a los arre­glos co­rres­pon­dien­tes”. El pa­pel de las in­mo­bi­lia­rias –cuan­do los in­mue­bles son en­tre­ga­dos por las cons­truc­to­ras– es acom­pa­ñar al clien­te has­ta lo­grar su sa­tis­fac­ción con la com­pra. “Nos ha­ce­mos par­te de la exi­gen­cia de los arre­glos o de­ta­lles co­rres­pon­dien­tes”, agre­ga Co­ri­na Ro­mán. Se­gún da­tos del gru­po de in­mo­bi­lia­rias de Cú­cu­ta, el 50% de los pro­yec­tos de vi­vien­da nue­va uti­li­za el acom­pa­ña­mien­to y los ser­vi­cios de es­tas agen­cias pa­ra ne­go­ciar los in­mue­bles, mien­tras que el 80% de las ca­sas usa­das acu­den a ellas por las ga­ran­tías que les ofre­cen a los pro­pie­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.