Cui­de su pa­tri­mo­nio, ase­gu­re su ho­gar

Metro a Metro - - Tabla De Contenido -

Las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras ofre­cen su ser­vi­cio pa­ra evi­tar que los aho­rros de to­da una vi­da se di­lu­yan en po­cos mi­nu­tos.

Una ca­tás­tro­fe na­tu­ral pue­de ter­mi­nar con el pa­tri­mo­nio de to­da una fa­mi­lia sino se han to­ma­do las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra sal­va­guar­dar­lo an­te cual­quier even­tua­li­dad, co­mo un se­gu­ro de vi­vien­da, so­bre to­do, en zo­nas de al­ta ac­ti­vi­dad sís­mi­ca. La Fe­de­ra­ción de Ase­gu­ra­do­res Co­lom­bia­nos (Fa­se­col­da) se­ña­la que a pe­sar del que ase­gu­ra­mien­to de ho­ga­res ha au­men­ta­do, los ni­ve­les si­guen sien­do ba­jos. Se es­ti­ma que me­nos del 10% de los ho­ga­res tie­nen un se­gu­ro que los pro­te­ja. Se­gún el gre­mio, los co­lom­bia­nos de­mo­ran en­tre 15 y 20 años en pa­gar el cré­di­to hi­po­te­ca­rio, te­nien­do en cuen­ta que es­ta fi­gu­ra fi­nan­cia­da es la que obli­ga al usua­rio a to­mar un se­gu­ro. Pe­ro esa in­ver­sión que­da des­pro­te­gi­da si no se cuen­ta con un se­gu­ro una vez se pa­ga el ci­ta­do cré­di­to. María Ca­mi­la González Mo­reno, ge­ren­te co­mer­cial de la in­ter­me­dia­ria de se­gu­ros Go­mo­sec, afir­ma que en el es­que­ma men­tal de los con­su­mi­do­res, por lo ge­ne­ral se ase­gu­ra

pri­me­ro el vehícu­lo y no el ho­gar, sien­do que la vi­vien­da pue­de lle­gar a ser más cos­to­sa e im­por­tan­te que el ca­rro. Se teoría coin­ci­de con los es­tu­dios de Fa­se­col­da. Sin em­bar­go, la con­cien­cia so­bre los ries­gos a los que es­tán ex­pues­tos los co­lom­bia­nos va en au­men­to, y es­to ha per­mi­ti­do que el en­ten­di­mien­to de es­tos, con­si­de­re la pér­di­da del pa­tri­mo­nio co­mo un as­pec­to pri­mor­dial. La eva­lua­ción in­di­ca que en el país hay cer­ca de 5 mi­llo­nes de pre­dios ase­gu­ra­dos, lo que si­gue sien­do una ci­fra mí­ni­ma de acuer­do con los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les o ac­ci­den­tes que se re­gis­tran con cier­ta pe­rio­di­ci­dad. Ase­gu­rar un in­mue­ble es tras­la­dar o ce­der el ries­go de pér­di­da de un bien a un ter­ce­ro, es de­cir, a una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra. El ob­je­ti­vo es pro­te­ger el pa­tri­mo­nio que el pro­pie­ta­rio tie­ne in­ver­ti­do en su in­mue­ble.

¿To­do se ase­gu­ra?

Fue­ra de las ca­sas, los lo­ca­les co­mer­cia­les, las ofi­ci­nas, las bo­de­gas, los sa­lo­nes y los edificios tam­bién se pue­den ase­gu­rar. Las ase­gu­ra­do­ras ofre­cen el ser­vi­cio pa­ra to­do ti­po de in­mue­bles, pe­ro re­sal­tan en sus cláu­su­las que pue­den no pres­tar­lo, si de­ben ac­tuar an­te una pro­pie­dad que es­té muy de­te­rio­ra­da o que pre­sen­te ries­gos de acuer­do con la ac­ti­vi­dad co­mer­cial que ejer­za. A ve­ces las que ma­yor ve­ri­fi­ca­ción o res­tric­cio­nes tie­nen pa­ra ser ase­gu­ra­das son las fá­bri­cas de col­cho­nes o bo­de­gas don­de se al­ma­ce­nen pin­tu­ras, al con­te­ner ma­te­ria­les al­ta­men­te in­fla­ma­bles, lo que au­men­ta el ries­go de in­cen­dio y por en­de ge­ne­ran un al­to cos­to pa­ra esas com­pa­ñías. En cuan­to a cos­tos del ser­vi­cio, es­te va de acuer­do con las di­men­sio­nes del lu­gar y a dos mo­de­los que se ma­ne­jan en el gre­mio: el va­lor ase­gu­ra­do o el va­lor co­mer­cial. Aun­que con los más re­cien­tes he­chos en los que fe­nó­me­nos na­tu­ra­les han cau­sa­do es­tra­gos y co­bra­do vi­das hu­ma­nas, las com­pa­ñías se han blin­da­do y han crea­do otro es­que­ma en el que de­ben en­ca­re­cer las pó­li­zas de vi­vien­da en las ciu­da­des que tie­nen más ries­go. “Lo que se de­be te­ner en cuen­ta pa­ra ase­gu­rar un in­mue­ble es su an­ti­güe­dad, el nú­me­ro de pi­sos, de só­ta­nos, la vi­gi­lan­cia pri­va­da y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que ten­ga, el va­lor ase­gu­ra­do, di­rec­ción del in­mue­ble, nom­bre y cé­du­la del pro­pie­ta­rio, ti­po de cu­bier­tas de pro­tec­ción, y pa­ra ries­gos co­mer­cia­les, ane­xar el ti­po de ac­ti­vi­dad que se ejer­ce”, agre­ga González. Uno de los as­pec­tos que ha to­ma­do fuer­za en el ám­bi­to del ase­gu­ra­mien­to es el de la co­ber­tu­ra de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil ex­tra­con­trac­tual, que se en­car­ga de cu­brir los da­ños que se le cau­sen a ter­ce­ros. “Si por ejem­plo se ge­ne­ra un in­cen­dio en mi apar­ta­men­to por un cor­to cir­cui­to, o una ex­plo­sión por gas, es­to tam­bién afec­ta a mis ve­ci­nos, y yo soy la res­pon­sa­ble de lo que su­fran ellos, por­que po­drían de­man­dar­me por da­ños cau­sa­dos”, ex­pli­ca González Mo­reno. Es­ta co­ber­tu­ra se am­plía pa­ra gas­tos de de­fen­sa y la in­dem­ni­za­ción que co­rres­pon­da por los da­ños cau­sa­dos, has­ta el va­lor ase­gu­ra­do que se ha­ya to­ma­do en Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil; los con­su­mi­do­res de­ben sa­ber que tam­bién pue­den ase­gu­rar mue­bles, en­se­res, equi­pos elec­tró­ni­cos y ma­qui­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.