LA VI­VIEN­DA SO­CIAL DE­BE ES­TAR MÁS CER­CA DEL IN­TE­RÉS DE LA GEN­TE Y DEL CEN­TRO DE LA CIU­DAD

Metro a Metro - - CONTENIDO -

La pe­ri­fe­ria tam­bién cau­sa una sen­sa­ción de ais­la­mien­to y po­ca ex­po­si­ción a la di­ver­si­dad so­cial, con la con­se­cuen­te fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra sus re­si­den­tes.

La ma­yor par­te de la le­gis­la­ción de or­de­na­ción te­rri­to­rial com­pren­de in­cen­ti­vos o sub­si­dios pa­ra la vi­vien­da de in­te­rés so­cial. ¿Pe­ro qué ocu­rre cuan­do el pe­so de si­tuar­la en la pe­ri­fe­ria es al­to y el cos­to lo ab­sor­ben los be­ne­fi­cia­rios? Po­dría­mos pen­sar que las ca­sas de la pe­ri­fe­ria son más ba­ra­tas y por lo tan­to más be­ne­fi­cio­sas, pe­ro la reali­dad de­mues­tra que si­tuar­las fue­ra de los nú­cleos ur­ba­nos tie­ne im­pac­tos ne­ga­ti­vos en los in­gre­sos, en los aho­rros y en el ac­ce­so a las re­des de apo­yo de las fa­mi­lias que allí ha­bi­tan y a quie­nes se quie­re apo­yar. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas han si­do par­ti­cu­lar­men­te du­ras en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be a cau­sa de los de­sas­tres na­tu­ra­les. Va­rios han su­fri­do, en car­ne pro­pia o aje­na, olas gi­gan­tes arra­san­do ciu­da­des cos­te­ras, te­ja­dos par­tién­do­se por la mi­tad por cul­pa de te­rre­mo­tos o sim­ple­men­te la fal­ta de apo­yo hu­ma­ni­ta­rio. Pe­ro des­pués de la sa­tu­ra­ción me­diá­ti­ca, to­ca vol­ver a la vi­da dia­ria y tra­ba­jar en la re­cons­truc­ción de aque­llo que que­dó arra­sa­do, es­pe­cial­men­te la vi­vien­da. La pre­gun­ta es qué ha­cer y por dón­de co­men­zar.

Pa­no­ra­ma en Amé­ri­ca La­ti­na

Va­rios paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na han lan­za­do am­bi­cio­sos programas de vi­vien­da so­cial pa­ra es­ti­mu­lar la pro­duc­ción pri­va­da de vi­vien­da eco­nó­mi­ca­men­te ase­qui­ble. Es­tos programas han si­do exi­to­sos en tér­mi­nos de au­men­tar la can­ti­dad de uni­da­des ha­bi­ta­cio­na­les de ba­jo cos­to, pe­ro la ma­yo­ría de las vi­vien­das es­tá lo­ca­li­za­da en áreas pe­riur­ba­nas re­ti­ra­das de los si­tios de tra­ba­jo y de los ser­vi­cios. Un de­ba­te tan an­ti­guo co­mo im­por­tan­te, el de la ubi­ca­ción es­pa­cial, re­quie­re al me­nos de pro­pues­tas sus­ten­ta­das en evi­den­cia em­pí­ri­ca. Pa­ra ello, des­de el BID he­mos ana­li­za­do en­cues­tas rea­li­za­das en­tre re­si­den­tes de con­jun­tos de vi­vien­da de in­te­rés so­cial en áreas cen­tra­les y en áreas pe­ri­fé­ri­cas en las ciu­da­des de Goiâ­nia (Bra­sil), Ba­rran­qui­lla (Co­lom­bia) y Pue­bla (Mé­xi­co). Los pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les de in­te­rés so­cial ob­ser­va­dos en es­tas tres ur­bes ab­sor­ben gran par­te de los sub­si­dios en di­chas ciu­da­des, afec­tan­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a los ho­ga­res de ba­jos in­gre­sos lo­ca­li­za­dos en la pe­ri­fe­ria y fue­ron cons­trui­dos con el pro­pó­si­to ex­plí­ci­to de me­jo­rar las con­di­cio­nes ma­te­ria­les de las fa­mi­lias con di­fi­cul­ta­des. Pa­ra en­ten­der me­jor es­tas di­ná­mi­cas, ana­li­za­mos el im­pac­to de la lo­ca­li­za­ción en el va­lor de la vi­vien­da, en los gas­tos en tra­yec­tos dia­rios y en las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les me­dian­te una en­cues­ta rea­li­za­da en una mues­tra de 150 ho­ga­res se­lec­cio­na­dos de ma­ne­ra alea­to­ria. En­con­tra­mos que pa­ra aque­llas per­so­nas que vi­ven en la pe­ri­fe­ria, el va­lor de su in­mue­ble re­sul­ta­ba un 40% más ba­jo, mien­tras que el va­lor del al­qui­ler re­sul­ta­ba apro­xi­ma­da­men­te un 50% me­nor e in­clu­so más ba­jo res­pec­to de aque­llos en el cen­tro. Da­dos es­tos be­ne­fi­cios apa­ren­tes, nos pre­gun­ta­mos por qué ha­bía po­ca de­man­da pa­ra es­tas uni­da­des ale­ja­das, pues son es­ca­sas aque­llas que se ven­den o se arrien­dan. En Mé­xi­co, aun tra­tán­do­se de vi­vien­da

so­cial en la pe­ri­fe­ria de gran­des ciu­da­des, mu­chas fa­mi­lias op­ta­ron in­clu­si­ve por aban­do­nar es­tas op­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les por las que con­tra­je­ron deu­das. Los da­tos de nues­tro es­tu­dio nos de­mos­tra­ron que la lo­ca­li­za­ción de la vi­vien­da tie­ne im­pli­ca­cio­nes en la ri­que­za del ho­gar, no so­lo en su va­lor de mer­ca­do sino tam­bién en los gas­tos in­cu­rri­dos por sus ocu­pan­tes, par­ti­cu­lar­men­te en sus des­pla­za­mien­tos y en las re­des de apo­yo en las que par­ti­ci­pan. En cuan­to al cos­te de los tra­yec­tos, en com­pa­ra­ción con los ho­ga­res cén­tri­ca­men­te lo­ca­li­za­dos, quie­nes re­si­den en las áreas pe­ri­fé­ri­cas gas­tan ca­si el do­ble de di­ne­ro y ca­si tres ve­ces más tiem­po en sus des­pla­za­mien­tos al lu­gar de tra­ba­jo. En pro­me­dio, una per­so­na tra­ba­ja­do­ra que vi­ve en la pe­ri­fe­ria via­ja al­re­de­dor de una ho­ra pa­ra lle­gar a su em­pleo en la ciu­dad, lo que re­sul­ta en in­ter­ac­cio­nes me­nos fre­cuen­tes con sus fa­mi­lia­res a cau­sa de los al­tos cos­tos y a la lar­ga du­ra­ción del via­je pa­ra vi­si­tar­los. Es­to fuer­za a que las fa­mi­lias ubi­ca­das en la pe­ri­fe­ria de­ban con­tra­tar ser­vi­cios que an­tes so­lían ob­te­ner de sus pa­rien­tes, co­mo por ejem­plo el cui­da­do de los ni­ños, una reali­dad que afec­ta más pro­fun­da­men­te a las mu­je­res. La pe­ri­fe­ria tam­bién cau­sa una sen­sa­ción de ais­la­mien­to y po­ca ex­po­si­ción a la di­ver­si­dad so­cial, con la con­se­cuen­te fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra sus re­si­den­tes. Otros efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra los ho­ga­res si­tua­dos en ba­rrios se­gre­ga­dos es el me­nor ac­ce­so a tra­ba­jos bien re­mu­ne­ra­dos y a una ma­yor in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el am­bien­te.

¿Por dón­de em­pe­zar?

Hoy en día va­rias ciu­da­des de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be es­tán con­si­de­ran­do la re­cons­truc­ción de ba­rrios, por lo que las po­lí­ti­cas de nue­va vi­vien­da de in­te­rés so­cial de­be­rían en­fo­car­se en ali­viar el im­pac­to ne­ga­ti­vo que la ubi­ca­ción tie­ne en los ho­ga­res de ba­jos in­gre­sos y pro­mo­ver es­te ti­po de vi­vien­da en lu­ga­res con ac­ce­so a cen­tros la­bo­ra­les y so­cial­men­te in­te­gra­das. Por otra par­te, hay so­lu­cio­nes di­ver­sas que pue­den mi­ti­gar el im­pac­to ne­ga­ti­vo de la ubi­ca­ción. Una de ellas es au­men­tar el va­lor de las uni­da­des de vi­vien­da si­tua­das en las áreas pe­ri­fé­ri­cas. Es­to no sig­ni­fi­ca úni­ca­men­te in­fra­es­truc­tu­ra, sino in­ci­dir en el va­lor del en­torno de di­cha vi­vien­da, fa­ci­li­tan­do la pre­sen­cia de em­pleos en los com­ple­jos ha­bi­ta­cio­na­les de la pe­ri­fe­ria o al­re­de­do­res. Es­ta nue­va cul­tu­ra de­be in­fluir en los pla­nes del or­de­na­mien­to te­rri­to­rial en el mo­men­to de in­cluir usos co­mer­cia­les, con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dad de dar in­cen­ti­vos pa­ra em­pren­di­mien­tos lo­ca­les, lo que pue­de atraer a un ma­yor vo­lu­men de ne­go­cios, en la me­di­da en que se lo­gre más den­si­dad de po­bla­ción. Otra op­ción es in­cre­men­tar las in­ver­sio­nes pú­bli­cas en áreas pe­ri­fé­ri­cas, o me­jor aún, au­men­tar los sub­si­dios pa­ra que la vi­vien­da so­cial pue­da en­con­trar­se en áreas con ac­ce­so ade­cua­do a ser­vi­cios y a mer­ca­dos la­bo­ra­les. Exis­ten va­rios ejem­plos de cam­bios en la for­ma de en­ca­rar es­tos te­mas. La Co­mi­sión Na­cio­nal de Vi­vien­da de Mé­xi­co ha es­ta­do tra­ba­jan­do en una po­lí­ti­ca de vi­vien­da con un en­fo­que más sis­té­mi­co y sos­te­ni­ble; el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da de Co­lom­bia ha tra­ba­ja­do en la ar­ti­cu­la­ción de sis­te­mas in­te­gra­dos de trans­por­te ma­si­vo, mien­tras que el Mi­nis­te­rio de Ciu­da­des de Bra­sil ha pro­pues­to li­gar la no­ción de sos­te­ni­bi­li­dad con las di­ná­mi­cas pro­duc­ti­vas del es­pa­cio ur­bano. El ob­je­ti­vo es me­jo­rar las vi­das de los re­si­den­tes de esos com­ple­jos ha­bi­ta­cio­na­les des­de el prin­ci­pio, así co­mo los ba­rrios don­de se en­cuen­tra la vi­vien­da de in­te­rés so­cial. En cual­quier ca­so, la so­lu­ción pa­sa por un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­nar, que in­te­gre los co­lec­ti­vos me­nos fa­vo­re­ci­dos en el te­ji­do eco­nó­mi­co de la ciu­dad pa­ra ayu­dar a re­du­cir las bre­chas so­cio­eco­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.