¿PUE­DO VEN­DER O ARRENDAR UN IN­MUE­BLE EN SU­CE­SIÓN?

Metro a Metro - - CONTENIDO -

An­tes que na­da, quien es­té in­tere­sa­do en arrendar o ven­der un in­mue­ble en su­ce­sión de­be sa­ber que pa­ra dis­po­ner de él de­be­rá exis­tir acuer­do en­tre los he­re­de­ros, pa­ra sus­cri­bir los con­tra­tos que co­rres­pon­den o pa­ra ad­mi­nis­trar los re­cur­sos que re­sul­ten de di­cho ne­go­cio. Así lo se­ña­ló la abo­ga­da de Ju­ri Cons­truc­to­res, Lau­ra Ro­ble­do Manrique, quien ex­pli­có que la su­ce­sión por cau­sa de muer­te es la trans­mi­sión de los de­re­chos y obli­ga­cio­nes de una per­so­na que fa­lle­ce a sus he­re­de­ros. Cuan­do co­mer­cia­li­za un bien en su­ce­sión, se ven­den los de­re­chos que tie­ne en con­di­ción de he­re­de­ro a re­ci­bir la por­ción del pa­tri­mo­nio que le co­rres­pon­de. Es­te ac­to so­lem­ne de­be ele­var­se a es­cri­tu­ra pú­bli­ca, en la que se es­ta­ble­ce que la ven­ta de esos de­re­chos in­clu­ye los be­ne­fi­cios que ge­ne­re el bien. Los gas­tos de su­ce­sión, sin con­tar ho­no­ra­rios de abo­ga­da­dos, de­pen­den del va­lor de los bie­nes que en­cuen­tren en la ma­sa su­ce­so­ral, que de­ter­mi­nan el va­lor de gas­tos no­ta­ria­les, de re­gis­tro y de im­pues­tos, di­jo el abo­ga­do y di­rec­tor de R&T Le­gal, Ed­ward Te­rán.

Por ejem­plo, si ven­dió un in­mue­ble en 80 mi­llo­nes de pe­sos, los gas­tos no­ta­ria­les (el 0,54%) se­rían de 432 mil pe­sos apro­xi­ma­da­men­te, en don­de el ven­de­dor pa­ga­ría 216 mil y el com­pra­dor $216 mil. La es­cri­tu­ra re­fe­ri­da de­be re­gis­trar­se an­te Be­ne­fi­cien­cia y la Ofi­ci­na de Re­gis­tro de Ins­tru­men­tos Pú­bli­cos, y equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te al 1,5 % del va­lor to­tal del in­mue­ble. Al su­mar am­bos gas­tos, en el ejem­plo da­do, pa­ga­ría $1,6 mi­llo­nes. “Nor­mal­men­te es­tas ne­go­cia­cio­nes se ha­cen cuan­do los he­re­de­ros ofre­cen un pre­cio de opor­tu­ni­dad (muy eco­nó­mi­co), ya que quien com­pra asu­me el ries­go que exis­te, si apa­re­cen nue­vos he­re­de­ros, se­ña­ló Blan­ca Ló­pez, ge­ren­te co­mer­cial de Cá­ce­res y Fe­rro Fin­ca Raíz. La su­ce­sión se pue­de abrir por trá­mi­te no­ta­rial, cuan­do to­dos los he­re­de­ros es­tán de acuer­do. Si no es el ca­so, pue­de abrir­se por trá­mi­te ju­di­cial: en­tra a li­ti­gio (ver re­cua­dro). Mien­tras se sur­te el pro­ce­so de ad­ju­di­ca­ción en el trá­mi­te de su­ce­sión, se pue­de arrendar el bien in­mue­ble que ha­ce par­te de ese pro­ce­so o en­tre­gar­lo a una so­cie­dad in­mo­bi­lia­ria pa­ra la ges­tión del arren­da­mien­to. Así, de­be nom­brar en­tre los he­re­de­ros a un ad­mi­nis­tra­dor de la he­ren­cia. Fi­nal­men­te, si us­ted es el com­pra­dor, no ol­vi­de ha­cer una re­vi­sión de­ta­lla­da de tí­tu­los, pa­ra co­no­cer las con­di­cio­nes de pro­pie­dad pre­via, co­mo li­mi­ta­cio­nes al do­mi­nio, gra­vá­me­nes o me­di­das cau­te­la­res que afec­ten el cur­so de la su­ce­sión. Ase­gú­re­se que los he­re­de­ros acre­di­ten su con­di­ción de lla­ma­dos a he­re­dar, no so­lo me­dian­te re­gis­tro ci­vil de na­ci­mien­to, sino ve­ri­fi­can­do que pue­da acu­dir a su­ce­der. “Pue­de ocu­rrir que sien­do he­re­de­ro no pue­da par­ti­ci­par, por pre­exis­tir un des­he­re­da­mien­to (fi­gu­ra pa­ra cas­ti­gar al he­re­de­ro)”, con­clu­yó Te­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.