SI FUE­SES AL­CAL­DE DE TU CIU­DAD POR UN DÍA, ¿QUÉ CAM­BIA­RÍAS?

Un nue­vo es­tu­dio del Ban­co Mun­dial in­ci­ta a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de las ciu­da­des en la re­gión

Metro a Metro - - Con­te­ni­do - por: ma­ría vic­to­ria ojea | ban­co mun­dial

v ivir y tra­ba­jar en una ciu­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na es una ex­pe­rien­cia agri­dul­ce. Dul­ce por su la ama­bi­li­dad de su gen­te, la ofer­ta cultural, la co­mi­da y la in­fi­ni­ta ga­ma de opor­tu­ni­da­des, pe­ro agria por la de­lin­cuen­cia en au­men­to, la con­ta­mi­na­ción y los mi­les de horas que po­de­mos pa­sar via­jan­do de­bi­do a los usua­les atas­ca­mien­tos de trán­si­to.

Ya sean tan gran­des como Ciu­dad de Mé­xi­co o Sao Pau­lo, o tan an­ti­guas como Cus­co y Bo­go­tá, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos se­gui­mos eli­gien­do a las ciu­da­des una y otra vez.

Unos 433 mi­llo­nes de per­so­nas en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be vi­ven en sus más de 7.100 ciu­da­des. Y no les mo­les­ta la pro­xi­mi­dad. En pro­me­dio, la den­si­dad po­bla­cio­nal de una ciu­dad en la re­gión es de 2.400 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do, ca­si el do­ble del pro­me­dio mun­dial (1.500 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tros cua­dra­do).

La aglo­me­ra­ción ha­ce que las ur­bes sean ver­da­de­ros mo­to­res de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ya que co­nec­tan a las per­so­nas con opor­tu­ni­da­des la­bo- ra­les, con ideas, con co­no­ci­mien­to y con mer­ca­dos. Pe­ro la con­ges­tión nos fre­na y ha­ce que no se apro­ve­che to­do su po­ten­cial.

Es­ta es una de las con­clu­sio­nes del re­cien­te es­tu­dio del Ban­co Mun­dial ‘Su­ba­mos el es­tán­dar pa­ra las ciu­da­des pro­duc­ti­vas en Amé­ri­ca La­ti­na’, que ex­pli­ca que las ciu­da­des en la re­gión es­tán den­tro del pro­me­dio de pro­duc­ti­vi­dad glo­bal, pe­ro es­tán lejos de es­tar en­tre las más pro­duc­ti­vas.

La den­si­dad po­bla­cio­nal tam­bién ha­ce que las ciu­da­des sean el ho­gar de pre­fe­ren­cia pa­ra el ta­len­to la­ti­noa­me­ri­cano, un fac­tor que tam­bién con­tri­bu­ye a la pro­duc­ti­vi­dad, aun­que mu­chas ve­ces de­pen­de del ta­ma­ño de la ciu­dad y del país don­de se en­cuen­tra.

Mien­tras que, en Ar­gen­ti­na, el por­cen­ta­je de la po­bla­ción con es­tu­dios su­pe­rio­res no va­ría mu­cho se­gún el ta­ma­ño de las ciu­da­des, en otros paí­ses como Perú o Ecua­dor, la ma­yo­ría de la po­bla­ción pro­fe­sio­nal se con­cen­tra en las ciu­da­des más gran­des.

Sin em­bar­go, la crea­ción y re­ten­ción de los pro­fe­sio­na­les más ca­pa­ci­ta­dos y otros be­ne­fi­cios de la aglo­me­ra­ción pe­li­gran an­te la au­sen­cia de in­fra­es­truc­tu­ra idó­nea, fa­llas en la pla­ni­fi­ca­ción urbana, ser­vi­cios pú­bli­cos de­fi­cien­tes y un ba­jo desa­rro­llo de las re­des de trans­por­te na­cio­na­les, lo que no per­mi­ten que las me­tró­po­lis la­ti­noa­me­ri­ca­nas se des­ta­quen a ni­vel mun­dial.

Sin una in­ver­sión ade­cua­da o me­jo­ras en es­tas áreas, la al­ta den­si­dad de las ciu­da­des pue­de ge­ne­rar ni­ve­les de con­ges­tión que desafían a la in­fra­es­truc­tu­ra y a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, y que tam­bién pue­den lle­var a al­tas ta­sas de cri­mi­na­li­dad.

En­ton­ces, ¿qué es lo que ha­ce fal­ta pa­ra que Bo­go­tá pue­da re­te­ner los ta­len­tos tan­to como lo ha­ce Nue­va York o Ciu­dad de Mé­xi­co ten­ga los ni­ve­les ba­jos de con­ges­tión como su par a ni­vel po­bla­cio­nal, Abu-Da­bi, y Bue­nos Ai­res de­je de ser co­no­ci­da como la “ciu­dad de la fu­ria”?

“Es im­por­tan­te crear un en­torno pro­pi­cio pa­ra que las ciu­da­des cum­plan con su po­ten­cial”, di­ce Ma­ría Mar­ta Fe­rrey­ra, eco­no­mis­ta prin­ci­pal del Ban­co Mun­dial y una de las au­to­ras del in­for­me.

“Eso im­pli­ca me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra urbana, in­clui­das las ca­rre­te­ras, los ser­vi­cios pú­bli­cos y las re­des de co­mu­ni­ca­ción. Tam­bién im­pli­ca una me­jor pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión urbana, me­jo­rar la ca­li­dad del en­torno em­pre­sa­rial lo­cal, re­du­cir la de­lin­cuen­cia y ha­cer que las ciu­da­des de to­dos los ta­ma­ños sean atrac­ti­vas pa­ra las per­so­nas ca­pa­ci­ta­das”.

Asi­mis­mo, nin­gu­na ciu­dad exis­te ais­la­da de otra. Mien­tras más fá­cil sea el flu­jo de bie­nes, re­cur­sos y per­so­nas a tra­vés de las ciu­da­des, ma­yor se­rá la con­tri­bu­ción de és­tas a la pro­duc­ti­vi­dad nacional.

El in­for­me con­clu­ye que hay que re­do­blar los es­fuer­zos pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad de las ciu­da­des pa­ra ayu­dar a la re­gión a ace­le­rar el cre­ci­mien­to in­clu­si­vo y brin­dar opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.