HA­BLE­MOS DE MO­VI­LI­DAD

Mi Nave - - CULTURA VIAL - Víc­tor Can­ti­llo Doc­tor en cien­cias de la In­ge­nie­ría de Trans­por­te

Cuan­do jun­to con mi fa­mi­lia re­gre­sé a Ba­rran­qui­lla des­pués de cua­tro años vi­vien­do en Santiago, don­de es­tu­diá­ba­mos, ad­ver­tí a mis dos hi­jos, en­ton­ces en­tran­do a la ado­les­cen­cia: “En Ba­rran­qui­lla el pea­tón no tie­ne prio­ri­dad al­gu­na. Un cru­ce pea­to­nal aun­que es­té se­ña­li­za­do no sig­ni­fi­ca na­da. Re­cuer­den: un con­duc­tor ja­más se de­ten­drá pa­ra es­pe­rar que el pea­tón pa­se”. Ellos, acos­tum­bra­dos a con­duc­to­res que ce­den el pa­so al pea­tón, in­cré­du­los, no en­ten­dían mi ad­ver­ten­cia. Bas­ta­ron un par de días en la ciu­dad pa­ra dar­se cuen­ta que aquí las co­sas son muy di­fe­ren­tes, y que el pea­tón prác­ti­ca­men­te no tie­ne de­re­chos.

Fre­cuen­te­men­te nos que­ja­mos de los cre­cien­tes pro­ble­mas de mo­vi­li­dad. Es cier­to que el par­que au­to­mo­tor cre­ce mu­cho más rá­pi­do que la ofer­ta vial, lo que ati­za la con­ges­tión; sin em­bar­go, gran par­te del pro­ble­ma se ex­pli­ca por nues­tro com­por­ta­mien­to en la vía.

Es fre­cuen­te que los con­duc­to­res in­frin­jan no so­lo las re­glas de trán­si­to, sino nor­mas bá­si­cas de com­por­ta­mien­to hu­mano: res­pe­tar una co­la, es­pe­rar or­de­na­da­men­te en un cru­ce, es­ta­cio­nar so­lo don­de es­tá per­mi­ti­do, no blo­quear las in­ter­sec­cio­nes, dar pre­la­ción al pea­tón o no in­va­dir an­de­nes, en­tre otras. Lo más preo­cu­pan­te es que es­tas con­duc­tas nos re­sul­tan tan ha­bi­tua­les que con­vi­vi­mos con ellas co­mo par­te de la nor­ma­li­dad de nues­tra ciu­dad. Peor aún, no hay san­ción so­cial pa­ra los trans­gre­so­res. Re­sul­ta no me­nos preo­cu­pan­te ve­ri­fi­car que quie­nes es­tán de­trás de un vo­lan­te per­te­ne­cen a los gru­pos so­cia­les más edu­ca­dos y de ma­yor in­gre­so.

Al fi­nal de cuen­tas, nues­tro com­por­ta­mien­to en la vía es un re­fle­jo de la so­cie­dad que so­mos; es­to es, el co­lec­ti­vo afec­ta al in­di­vi­duo. Ello ex­pli­ca la ra­zón por la cual cuan­do un ba­rran­qui­lle­ro con­du­ce en una ciu­dad res­pe­tuo­sa de las nor­mas de com­por­ta­mien­to co­lec­ti­vo, lo ha­ce co­mo un per­fec­to ciudadano. De­fi­ni­ti­va­men­te, hay mu­cho por cam­biar.

Cons­truir ciu­dad es mu­cho más que hor­mi­gón y ace­ro. Im­pli­ca lo­grar que los ciu­da­da­nos ha­ga­mos buen uso del es­pa­cio co­mún y sea­mos res­pe­tuo­so de los de­re­chos de los otros, par­ti­cu­lar­men­te los más vul­ne­ra­bles. Los al­tos ni­ve­les de ac­ci­den­ta­li­dad, don­de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos son jus­ta­men­te los usua­rios de las vías más ex­pues­tos – mo­to­ci­clis­tas, pea­to­nes y ci­clis­tas-, son cla­ra evi­den­cia de los cos­tos so­cia­les de nues­tra con­duc­ta en las vías.

La bue­na no­ti­cia es que los com­por­ta­mien­tos pue­den mo­di­fi­car­se, pe­ro ello re­quie­re un gran es­fuer­zo por par­te de to­dos: go­bierno y so­cie­dad ci­vil. In­ver­tir en edu­ca­ción ciu­da­da­na tie­ne un re­torno so­cial al­tí­si­mo y que es su­pe­rior, in­clu­so, a pa­vi­men­tar vías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.