MO­TOR CUSTOM CYCLES

Se re­co­mien­da a los con­duc­to­res to­mar en cuen­ta el buen es­ta­do de las llan­tas, ya que in­flu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el óp­ti­mo ren­di­mien­to y buen es­ta­do del vehícu­lo.

Mi Nave - - CONTENIDO -

La vi­da útil de las llan­tas de­pen­de de fac­to­res co­mo la mar­ca, el ti­po de vehícu­lo, el te­rreno en el que nor­mal­men­te se usa, los há­bi­tos de ma­ne­jo y so­bre to­do la pre­sión de in­fla­do in­di­ca­da por el fa­bri­can­te del vehícu­lo. Si en las revisiones men­sua­les se de­tec­tan sig­nos de des­gas­te ex­ce­si­vo, ra­ja­du­ras, pin­cha­du­ras no re­pa­ra­bles o sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, se de­be pro­ce­der al cam­bio in­me­dia­to.

“Una de las se­ña­les cuan­do las llan­tas ne­ce­si­tan cam­bio, es cuan­do la trac­ción del au­to dis­mi­nu­ye, no se ad­hie­re al pi­so al apli­car los fre­nos y se tar­da más en de­te­ner­se. Así mis­mo si el tes­ti­go de des­gas­te, es­tá al ni­vel de la su­per­fi­cie de ro­da­mien­to” ase­gu­ró Ne­var­do Po­rras, Ge­ren­te de in­ge­nie­ría de ven­tas de Brid­ges­to­ne Co­lom­bia.

No to­das las llan­tas son re­pa­ra­bles, en prin­ci­pio de­pen­de del ti­po de da­ño y de có­mo se lle­ve a ca­bo la re­pa­ra­ción de la mis­ma. Un pin­cha­zo, por ejem­plo, pue­de pro­du­cir­se por mu­chas cau­sas, pe­ro la ma­yo­ría se de­be a cla­vos, tor­ni­llos o cual­quier otro ob­je­to pun­zan­te. Nor­mal­men­te se pue­de re­pa­rar sin pro­ble­mas los ori­fi­cios de has­ta 6mm de diá­me­tro en la ban­da de ro­da­du­ra, pe­ro si el ori­fi­cio que que­da al re­ti­rar el ob­je­to que ha pro­vo­ca­do el pro­ble­ma es ma­yor, no se re­co­mien­da re­pa­rar ni se­guir uti­li­zan­do la llan­ta.

Otro pun­to im­por­tan­te a con­si­de­rar es que, en llan­tas de vehícu­los li­via­nos y ca­mio­ne­tas, so­lo se pue­den rea­li­zar re­pa­ra­cio­nes en la zo­na de la ban­da de ro­da­mien­to, ya que los da­ños en los cos­ta­dos y/o pa­re­des no de­ben ser re­pa­ra­dos, de­bi­do a que pue­den oca­sio­nar pér­di­da de re­sis­ten­cia en la es­truc­tu­ra, ha­cien­do que la llan­ta no fun­cio­ne bien.

Ali­near y ba­lan­cear su carro, ayu­da­rá a man­te­ner la vi­da útil de sus llan­tas, y a no oca­sio­nar un ac­ci­den­te.

Ten­ga en cuen­ta cual es la re­fe­ren­cia de la llan­ta que ne­ce­si­ta su vehícu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.