UN EVEN­TO PA­RA LOS AMAN­TES DE LAS NA­VES 4X4

La 3ra. Tro­cha por los Jar­di­nes de Fun­da­ción fue dis­fru­ta­da por un gru­po de aman­tes del to­do te­rreno aun­que no ter­mi­na­ron la tra­ve­sía.

Mi Nave - - A TODA PRUEBA -

El pa­sa­do 2 de Ju­lio se die­ron ci­ta en Fun­da­ción, Mag­da­le­na, un gru­po de aman­tes del to­do te­rreno pa­ra dis­fru­tar de la 3ra. Tro­cha por los Jar­di­nes de Fun­da­ción; un re­co­rri­do de 112 ki­ló­me­tros or­ga­ni­za­do por en­tu­sias­tas lo­ca­les. Las fuer­tes llu­vias que han caí­do du­ran­te es­te año de­ja­ron los ca­mi­nos lle­nos de agua y ba­rro, con­di­cio­nes idea­les pa­ra po­ner a prue­ba los vehícu­los 4x4 me­jor equi­pa­dos.

Her­nan­do Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res ge­ren­te de Igua­na 4x4, cuen­ta que sa­lie­ron des­de Ba­rran­qui­lla, en la ma­dru­ga­da un gru­po de tres ca­mio­ne­tas to­do te­rreno ha­cia el Co­li­seo de Fe­rias de Fun­da­ción; el pun­to de en­cuen­tro del even­to y don­de se reunie­ron con tro­che­ros de San­ta Marta y al­gu­nos lo­ca­les.

“Al­re­de­dor de las 9 de la ma­ña­na arran­ca­mos en una ca­ra­va­na de ocho vehícu­los 4x4 ha­cia la po­bla­ción de Ca­ra­ba­llo, el ca­mino em­pe­za­ba co­mo cual­quier ca­mino ru­ral sin com­pli­ca­cio­nes, pe­ro a los po­cos ki­ló­me­tros to­ma­mos un des­vío don­de la tro­cha se vol­vía mas an­gos­ta y el te­rreno más fan­go­so. Pron­to nos vi­mos sor­tean­do lar­gos ca­mi­nos em­ba­rra­dos con tri­llas muy pro­fun­das, y aquí em­pe­za­ron a que­dar­se los pri­me­ros vehícu­los”, co­men­ta.

Po­co a po­co con la ayu­da de los vehícu­los más pre­pa­ra­dos fue­ron avan­zan­do la mar­cha, “pe­ro uno de los vehícu­los; el Su­zu­ki LJ80 que li­de­ra­ba la ca­ra­va­na em­pe­zó a pre­sen­tar pro­ble­mas. Al­go pa­sa­ba con su car­bu­ra­dor y el mo­tor que­da­ba ace­le­ra­do a fon­do, era im­po­si­ble se­guir así”.

Con el com­pa­ñe­ris­mo que ca­rac­te­ri­za a los apa­sio­na­dos del 4x4, se pu­sie­ron ma­nos a la obra; sa­ca­ron he­rra­mien­tas y em­pe­za­ron la re­pa­ra­ción. “Des­mon­ta­mos el car­bu­ra­dor y en­con­tra­mos una aran­de­la atran­ca­da en el me­ca- nis­mo de ace­le­ra­ción, al pa­re­cer un me­cá­ni­co in­cau­to la ha­bía de­ja­do caer en un re­cien­te ser­vi­cio y con la vi­bra­ción de la tro­cha ha­bía ge­ne­ra­do el da­ño. Des­pués de re­sol­ver el im­pa­se to­ma­mos una me­rien­da pa­ra se­guir el ca­mino".

Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res na­rra que "el ca­mino has­ta Ca­ra­ba­llo nos lle­vó a re­co­rrer sun­tuo­sas fin­cas y aco­ge­do­res pai­sa­jes du­ran­te ho­ras, de sa­ba­nas ba­jas pa­sa­mos a pe­que­ños ce­rros con un te­rreno más in­cli­na­do, que­bra­do y téc­ni­co. En es­tas con­di­cio­nes to­ca guiar los vehícu­los con cui­da­do, una ma­la con­duc­ción pue­de lle­gar a que­dar en una cu­ne­ta, atran­ca­do en el te­rreno o en el peor de los ca­sos vol­tea­do. Nues­tro gru­po pu­do sor­tear los obs­tácu­los sin pro­ble­ma, pe­ro po­co a po­co iba ca­yen­do la tar­de to­da­vía es­tá­ba­mos le­jos de ter­mi­nar nues­tra tra­ve­sía”.

El ca­mino los lle­va­ba nue­va­men­te a los ba­jos lle­nos de ba­rro y aho­ra te­nían que atra­ve­sar el Río Ca­ra­ba­llo, que aun­que no te­nía más 20 cm de pro­fun­di­dad, su em­pi­na­da sa­li­da lle­na de ba­rro com­pli­ca­ba el paso de los cam­pe­ros. “Lle­gó la ho­ra de usar el equi­po de res­ca­te; con win­ches ins­ta­la­dos en las ca­mio­ne­tas fui­mos pa­san­do uno a uno y con­ti­nua­mos el ca­mino.

Lle­ga­ron a una po­bla­ción lla­ma­da El Pa­raí­so. Allí, pa­ra nues­tra sor­pre­sa, ha­bía una ca­mio­ne­ta de la or­ga­ni­za­ción es­pe­rán­do­nos con un su­cu­len­to Arroz con Po­llo que nos de­vo­ra­mos con gus­to. El Pa­raí­so fue nues­tro pun­to de escape, el ago­ta­mien­to fí­si­co no nos de­jó se­guir la ru­ta, de­ci­di­mos aban­do­nar por la ca­rre­te­ra ne­gra; en gru­po co­mo ha­bía­mos em­pe­za­do. En otra oca­sión ten­dre­mos que re­gre­sar y en­fren­tar­nos a la prue­ba no su­pe­ra­da", pun­tua­li­za Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.