¿AU­TO­PIS­TAS EN CO­LOM­BIA?

Mi Nave - - PITS -

Se­gún el úl­ti­mo re­por­te del ín­di­ce de com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal rea­li­za­do por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, cuan­do se eva­lúa la ca­li­dad de las ca­rre­te­ras, Co­lom­bia ocu­pa el lu­gar 120 en­tre 138 paí­ses ana­li­za­dos. En otras pa­la­bras, al igual que nues­tro ama­do Ju­nior en cam­pa­ñas re­cien­tes, te­ne­mos que bus­car­nos al fi­nal de la ta­bla. Es­te diag­nós­ti­co es am­plia­men­te co­no­ci­do y es la ra­zón por la cual du­ran­te los úl­ti­mos años se han he­cho es­fuer­zos por me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tras vías. La es­tra­te­gia más co­no­ci­da es el pro­gra­ma de con­ce­sio­nes –to­dos he­mos oí­do ha­blar de las pom­po­sas 4G- y alian­zas pú­bli­co pri­va­das –las muy pro­mo­cio­na­das APP-. Sin em­bar­go, cuan­do ve­mos la evo­lu­ción del re­por­te du­ran­te los úl­ti­mos años, no­ta­mos que prác­ti­ca­men­te no he­mos avan­za­do en el ran­king. Es cier­to que nues­tras ca­rre­te­ras han me­jo­ra­do, pe­ro otros paí­ses lo han he- cho me­jor, por eso no es­ca­la­mos po­si­cio­nes.

Va­rias co­sas no es­ta­mos ha­cien­do bien. Pa­ra em­pe­zar, la ma­ne­ra co­mo lla­ma­mos las ca­rre­te­ras. Es fre­cuen­te uti­li­zar la pa­la­bra “au­to­pis­ta” pa­ra re­fe­rir­nos a los al­gu­nos pro­yec­tos via­les. Cuán­tas ve­ces no he­mos ha­bla­do de “Au­to­pis­ta Car­ta­ge­na-Ba­rran­qui­lla”, “Au­to­pis­ta Nor­te”, “Au­to­pis­ta del Ca­fé”, “Au­to­pis­ta Me­de­llín-Bo­go­tá” y otras tan­tas “au­to­pis­tas” que apa­re­cen en la pá­gi­na web de la Agen­cia Na­cio­nal de In­fra­es­truc­tu­ra -ANI-. Hay que ha­blar cla­ro y lla­mar a las co­sas por su nom­bre: en Co­lom­bia no te­ne­mos au­to­pis­tas. Una au­to­pis­ta se de­fi­ne co­mo una vía ex­clu­si­va pa­ra el trán­si­to au­to­mo­tor, con al me­nos dos ca­rri­les por sen­ti­do en cal­za­das se­pa­ra­das y con con­trol to­tal de ac­ce­so. Es­ta úl­ti­ma ca­rac­te­rís­ti­ca es la que mar­ca la di­fe­ren­cia. En las au­to­pis­tas to­das las in­ter­sec­cio­nes son so­lu­cio­nes a des­ni­vel y las en­tra­das y sa­li­das del sis­te­ma de­ben ser con ca­rri­les de ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción, de ma­ne­ra que ta­les ma­nio­bras se reali­cen a ve­lo­ci­da­des si­mi­la­res a las de ope­ra­ción del sis­te­ma. En una au­to­pis­ta no pue­de ha­ber ac­ce­so di­rec­to a las pro­pie­da­des co­lin­dan­tes. La cru­da y sim­ple ver­dad es que la ma­yo­ría de nues­tras ca­rre­te­ras son sim­ple­men­te vías de dos ca­rri­les (uno por sen­ti­do), o vías mul­ti­ca­rril con con­trol par­cial, no to­tal, de ac­ce­sos.

Los es­fuer­zos de los úl­ti­mos go­bier­nos se han cen­tra­do en con­ver­tir vías de dos ca­rri­les en vías mul­ti­ca­rril. Sin em­bar­go, la es­tra­te­gia de cons­truir una cal­za­da ge­me­la al la­do de la exis­ten­te no ha si­do la más afor­tu­na­da. Va­rios paí­ses, México y Chi­le por ejem­plo, man­tu­vie­ron los an­ti­guos ca­mi­nos y de­fi­nie­ron tra­za­dos di­fe­ren­tes pa­ra los nue­vos pro­yec­tos. Es­to les per­mi­tió te­ner una red vial re­dun­dan­te y me­nos vul­ne­ra­ble. La es­tra­te­gia que Co­lom­bia eli­gió man­tie­ne tra­za­dos an­ti­guos, mu­chas ve­ces in­con­ve­nien­tes, con geo­me­trías ob­so­le­tas, ra­dios de cur­va­tu­ra ce­rra­dos y pen­dien­tes fuer­tes, los cua­les fre­cuen­te­men­te cru­zan sec­to­res ur­ba­nos. Co­mo re­sul­ta­do, es co­mún en­con­trar en las fla­man­tes vías am­plia­das lí­mi­tes de con­trol de ve­lo­ci­dad ab­sur­dos (30 o 40 km/h), ado­ba­dos con re­sal­tos, cá­ma­ras y otros dis­po­si­ti­vos de con­trol. Al pa­re­cer ol­vi­da­mos que el pro­pó­si­to de la in­ver­sión en vías es dis­mi­nuir tiem­pos de via­je y cos­tos de trans­por­te, a la vez que ga­na­mos en se­gu­ri­dad. Es ob­vio que se­me­jan­tes li­mi­ta­cio­nes no per­mi­ten cum­plir con es­tos pro­pó­si­tos.

Tam­bién hay que lla­mar la aten­ción so­bre otro te­ma no me­nos re­le­van­te so­bre el cual hi­ce én­fa­sis en la an­te­rior edi­ción de Mi Na­ve: edu­car y pre­pa­rar a la gen­te pa­ra que use co­rrec­ta­men­te la nue­va in­fra­es­truc­tu­ra. Por ejem­plo, en una cal­za­da con dos ca­rri­les en el mis­mo sen­ti­do se de­be cir­cu­lar por el ca­rril de la de­re­cha y uti­li­zar el de la iz­quier­da úni­ca­men­te pa­ra re­ba­sar. Es fre­cuen­te que nues­tros con­duc­to­res, aún aque­llos que cir­cu­lan a muy ba­ja ve­lo­ci­dad, tran­si­ten a lo lar­go del ca­rril in­te­rior, por lo cual ha­ya que so­bre­pa­sar­los uti­li­zan­do el ca­rril de la de­re­cha. Y qué de­cir so­bre la usual cir­cu­la­ción de vehícu­los de trac­ción ani­mal, sin ma­yor con­trol. Es­tos com­por­ta­mien­tos no so­lo afec­tan la efi­cien­cia en la ope­ra­ción de las vías, sino que in­du­cen ries­go de ac­ci­den­tes.

Hay que en­de­re­zar el ca­mino y apli­car la bue­na in­ge­nie­ría y la bue­na ges­tión de pro­yec­tos pa­ra lo­grar el pro­pó­si­to de me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad del país y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. Se­ría muy la­men­ta­ble que, des­pués de gran­des in­ver­sio­nes, nues­tras ca­rre­te­ras si­gan al fi­nal de la ta­bla.

Víc­tor Can­ti­llo Doc­tor en cien­cias de la in­ge­nie­ría de trans­por­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.