pre­gun­tas y res­pues­tas

Mi Nave - - MI TALLER -

¿Es cier­to que el in­fla­do con Ni­tró­geno au­men­ta la du­ra­bi­li­dad y desem­pe­ño de la llan­ta?

Cier­to, in­flar con ni­tró­geno las llan­tas au­men­ta es­pe­cial­men­te la du­ra­bi­li­dad fren­te al ai­re co­mún, la prin­ci­pal ra­zón es que de­bi­do a que el ai­re con que in­flan las llan­tas con­tie­ne hu­me­dad que con en el tiem­po co­rroe las par­tes in­ter­nas de la mis­ma. In­de­pen­dien­te­men­te de ser ai­re o ni­tró­geno, se re­co­mien­da re­vi­sar la pre­sión de in­fla­do al me­nos ca­da 15 días.

¿Es cier­to que cuan­do el vehícu­lo tran­si­ta en ciu­da­des de cli­ma cá­li­do se de­be au­men­tar la pre­sión de las llan­tas?

No es ne­ce­sa­rio, pues es nor­mal que la tem­pe­ra­tu­ra de una llan­ta au­men­te du­ran­te su ro­da­je que pue­de lle­gar has­ta los 80 gra­dos cen­tí­gra­dos y así mis­mo au­men­ta la pre­sión in­ter­na de in­fla­do de las llan­tas. Es­tos cam­bios en las pre­sio­nes in­ter­nas de las llan­tas ya han si­do te­ni­das en cuen­ta por el di­se­ña­dor del vehícu­lo y los usua­rios só­lo de­ben preo­cu­par­se por ca­li­brar las llan­tas a la pre­sión co­rrec­ta.

¿Si ver­dad que cam­biar la llan­ta el rin o el ta­ma­ño de la llan­ta afec­ta el ren­di­mien­to del vehícu­lo y la llan­ta?

Al cam­biar la llan­ta de di­se­ño del ca­rro por otra, se afec­ta el desem­pe­ño del vehícu­lo: por ejem­plo uti­li­zar una llan­ta más an­cha au­men­ta la pre­ci­sión en la di­rec­ción y la ad­he­ren­cia en pi­so se­co, pe­ro dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad de eva­cua­ción de agua en pi­so mo­ja­do co­mo tam­bién dis­mi­nu­ye el con­fort del vehícu­lo. Igual­men­te, al cam­biar el rin de una llan­ta pue­de afec­tar aún más el desem­pe­ño ya que si la me­di­da de ale­ja­mien­to del rin (off­set) es di­fe­ren­te a la ori­gi­nal del rin de fá­bri­ca la geo­me­tría de di­se­ño del vehícu­lo cam­bia com­ple­ta­men­te y tam­bién su desem­pe­ño.

¿Có­mo sa­ber qué ni­vel de du­re­za ade­cua­do pa­ra el uso de vehícu­lo?

El cau­cho es una de mu­chas va­ria­bles en el di­se­ño de una llan­ta, y es­te a su vez es­tá re­la­cio­na­do con las con­di­cio­nes de uso; por ejem­plo, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les pa­ra te­ner una ma­yor ad­he­ren­cia (en vehícu­los de al­to desem­pe­ño por ejem­plo) los com­pues­tos de las llan­tas son más blan­dos que los uti­li­za­dos en llan­tas pa­ra vehícu­los de me­nor desem­pe­ño, pe­ro una ma­yor ad­he­ren­cia y cau­cho más blan­do pue­de sig­ni­fi­car una me­nor du­ra­ción de la llan­ta. De­pen­dien­do del vehícu­lo y del ti­po de uso pue­de ha­ber di­fe­ren­tes op­cio­nes de llan­tas pa­ra ser uti­li­za­das de una mis­ma mar­ca, por eso Mi­che­lin re­co­mien­da a los usua­rios ase­so­rar­se pre­via­men­te.

¿Es ver­dad que de­be ha­cer­se una ro­ta­ción pe­rió­di­ca de las llan­tas?

Es im­por­tan­te de ro­tar las llan­tas de ma­ne­ra pe­rió­di­ca, pues pa­ra op­ti­mi­zar el desem­pe­ño del vehícu­lo es im­por­tan­te que el des­gas­te de las cua­tro llan­tas sea lo más uni­for­me po­si­ble. De­bi­do a que las cua­tro llan­tas tra­ba­jan en for­ma di­fe­ren­te y las con­di­cio­nes de uso tam­bién va­rían de vehícu­lo a vehícu­lo el or­den de ro­ta­ción es me­jor de­jar­la a un es­pe­cia­lis­ta en un Cen­tro de Ser­vi­cio. Mi­che­lin re­co­mien­da ha­cer la ro­ta­ción de llan­tas ca­da 7000 ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.