TIPS

Mi Nave - - MI TALLER -

Es me­jor pre­ve­nir que la­men­tar.

Ha­cer una re­vi­sión eléc­tri­ca pe­rió­di­ca del au­to pue­de evi­tar que la ba­te­ría fa­lle an­tes de tiem­po. En pro­me­dio se con­si­de­ra que en un vehícu­lo que se usa pa­ra ir a tra­ba­jar y pa­sear y que es­tá en buen es­ta­do, la ba­te­ría pue­de lle­gar a du­rar tres años.

Aga­rrar bien la ba­te­ría.

Si la ba­te­ría no es­tá bien su­je­ta­da al au­to, se va a de­te­rio­rar más rá­pi­do. Es­to se ex­pli­ca por­que al in­te­rior de la ba­te­ría se en­cuen­tra un sis­te­ma com­ple­jo con múl­ti­ples co­ne­xio­nes y ma­te­rial ac­ti­vo, que per­mi­ten la acu­mu­la­ción y en­tre­ga de ener­gía al au­to. Pe­ro, si la ba­te­ría no tie­ne un buen so­por­te que la man­ten­ga fi­ja, el ex­ce­so de vi­bra­cio­nes des­pren­de­rá esas co­ne­xio­nes y ma­te­rial ac­ti­vo, da­ñán­do­la de­fi­ni­ti­va­men­te.

No mal uti­li­ce su vehícu­lo y ba­te­ría.

Mu­cha gen­te de­ja las lu­ces en­cen­di­das cuan­do el mo­tor no es­tá en fun­cio­na­mien­to, co­nec­ta par­lan­tes con el au­to apa­ga­do, in­cor­po­ra te­le­vi­so­res, pan­ta­llas y lu­ces led, en­tre otros. To­do ello ge­ne­ra un gas­to adi­cio­nal de ba­te­ría, ha­cen que se des­car­gue y lle­va a que du­re me­nos de lo pre­vis­to. La ra­zón es sim­ple: cuan­do la ba­te­ría es­tá en fun­cio­na­mien­to con el au­to en­cen­di­do cum­ple co­rrec­ta­men­te con los ci­clos de des­car­ga y car­ga que ha­cen fun­cio­nar sus com­po­nen­tes in­ter­nos.

Apren­da a re­car­gar su ba­te­ría.

Si la ba­te­ría se des­car­gó pro­fun­da­men­te, hay que pro­ce­der a re­car­gar­la, pa­ra lo cual se de­be des­mon­tar y lle­var a un si­tio es­pe­cia­li­za­do, don­de le su­mi­nis­tra­rán car­ga len­ta y con­tro­la­da. Cuan­do la ba­te­ría no fun­cio­na por ra­zo­nes di­fe­ren­tes a des­car­gas pro­fun­da, pue­de apli­car lo que se co­no­ce co­mo “ini­ciar­la”, es de­cir, usar una ba­te­ría ex­ter­na pa­ra que su­pla la fal­ta de car­ga de la ori­gi­nal.

En ca­so de via­je.

En ca­so que su au­to no va­ya a es­tar en fun­cio­na­mien­to por va­rias se­ma­nas es re­co­men­da­ble apli­car un sen­ci­llo con­se­jo pa­ra que no ha­ya un con­su­mo in­ne­ce­sa­rio de co­rrien­te. Des­co­nec­te los ca­bles de los bor­nes de la ba­te­ría. Al re­gre­sar, ase­gú­re­se de que al co­nec­tar nue­va­men­te las pie­zas ha­gan con­tac­to.

Pres­te aten­ción.

Las personas pien­san en cam­biar la ba­te­ría cuan­do ya ex­pi­ró y la va­ra­da es irre­me­dia­ble. Pe­ro si hay señales de aler­ta que us­ted pue­de te­ner en cuen­ta pa­ra no su­frir ese “do­lor de ca­be­za”. La más re­le­van­te es el en­cen­di­do del vehícu­lo. Cuan­do no­te que no se da de in­me­dia­to, lo me­jor es ir a un cen­tro es­pe­cia­li­za­do y con­sul­tar si ya la ba­te­ría es­tá lis­ta pa­ra un cam­bio.

A la ho­ra de re­em­pla­zar­la.

Mu­chas personas se pre­gun­tan cuál es la ba­te­ría más ade­cua­da pa­ra re­em­pla­zar la que traía el au­to. In­de­pen­dien­te de la mar­ca, el clien­te de­be com­prar la que sea in­di­ca­da pa­ra su vehícu­lo y los ac­ce­so­rios que tie­ne. Por eso, lo me­jor es acer­car­se a un cen­tro de ser­vi­cio es­pe­cia­li­za­do y pe­dir ase­so­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.