FORD 42 CONVERTIBLE, UN CLÁ­SI­CO DE PE­LÍ­CU­LA

Un au­to de pe­lí­cu­la, en los 40s la Ford tu­vo una gran vi­si­bi­li­dad cuan­do la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca usa­ba sus mo­de­los en di­fe­ren­tes cin­tas.

Mi Nave - - PORTADA -

Des­pués de de­jar a un la­do el Ford 1937, la mar­ca em­pe­zó a fa­bri­car en los 40s un nue­vo mo­de­lo to­tal­men­te di­fe­ren­te en su di­se­ño, Ford 1942, 1946, 1947 y 1948 son al­gu­nos de los au­tos de esa dé­ca­da.

MI NA­VE tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer en la ciu­dad, un di­se­ño muy ex­clu­si­vo de la mar­ca Ford se tra­ta de un 1942 convertible, que se­gún su pro­pie­ta­rio Pe­dro An­to­nio Gó­mez Con­de, ha­ce par­te de los cer­ca de 600 mo­de­los fa­bri­ca­dos y de los cua­les so­lo 10 fue­ron con­ver­ti­bles.

“No fue­ron mu­chos los con­ver­ti­bles dis­tri­bui­dos, yo ten­go la for­tu­na de te­ner uno. Hu­bo otro que hi­zo par­te de la pe­lí­cu­la Bri­llan­ti­na”, afir­ma su pro­pie­ta­rio.

La na­ve tie­ne un mo­tor de­lan­te­ro V-8, 6 ci­lin­dros en lí­nea trac­ción tra­se­ra que lo con­vier­te en un vehícu­lo más ve­loz que los crea­dos an­te­rior­men­te. La sus­pen­sión fue me­jo­ra­da, lo mis­mo que su con­fort, que lo des­ta­có en su mo­men­to co­mo un co­che si­len­cio­so y sua­ve.

El ca­rro lle­gó a ma­nos de Pe­dro en el año 1967, co­mo un re­ga­lo por par­te de su je­fe cuan­to tra­ba­ja­ba co­mo con­ta­dor pú­bli­co. Ha­ce unos años en la ciu­dad se rea­li­za­ba el des­fi­le del 7 de abril y es­te Ford des­lum­bra­ba en el re­co­rri­do con su in­ten­so co­lor ro­jo mien­tras lle­va­ba al gran ma­ris­cal, tí­tu­lo que se le otor­ga­ba al per­so­na­je ba­rran­qui­lle­ro que se exal­ta­ba en ca­da edi­ción.

“El Cai­mán” Sán­chez, Che­co Acos­ta, Joe Arro­yo, Ama­lin De Haz­bun, Mi­ke Sch­mul­son y Es­ter­ci­ta Fo­re­ro -quien de­cía que yo era su no­vio y mi Ford su ca­rro- son al­gu­nos de los gran­des ma­ris­ca­les que trans­por­té en mi au­to.” co­men­tó Gó­mez Con­de.

Ac­tual­men­te el man­te­ni­mien­to del ca­rro es cos­to­so de­bi­do a que los re­pues­tos ya no se con­si­guen y aun­que es­ta na­ve tie­ne un 90% de ori­gi­na­li­dad en sus par­tes, el va­lor pa­ra la ven­ta se­ría de $120.000.000 de pe­sos, sin em­bar­go no es­tá en­tre los pla­nes de su due­ño sa­lir de es­ta joya co­mo el mis­mo lo lla­ma, en cam­bio ya tie­ne en men­te de­jar­lo en ma­nos de su nie­to que des­de ya desea cui­dar de él.

En el año 1947 Ford sa­ca un nue­vo mo­de­lo me­jo­ran­do más la es­té­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.