En­tien­da su re­loj bio­ló­gi­co

nues­tro re­loj bio­ló­gi­co

Miercoles - - Front Page - Tex­to: Me­lis­sa Zuleta Ban­de­ra Fo­to­gra­fías: Shut­ters­tock

Cuan­do se ha­bla de re­loj bio­ló­gi­co, mu­chas per­so­nas creen que se tra­ta so­lo de lo que le di­ce a una mu­jer cuán­do es­tá lis­ta pa­ra te­ner hi­jos, pe­ro la ver­dad es que es­te de­ter­mi­na mu­chas de las fun­cio­nes de nues­tra vida co­ti­dia­na.

La Fa­cul­tad de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Apli­ca­das y Am­bien­ta­les, ba­jo la ba­tu­ta del do­cen­te An­drés Ca­mar­go, reali­zó un es­tu­dio que re­ve­la có­mo el re­loj bio­ló­gi­co afec­ta nues­tra sa­lud, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, con­cen­tra­ción, vida so­cial y tra­ba­jo, en­tre otros as­pec­tos.

AL DOR­MIR. Se­gún Ca­mar­go, to­dos los hu­ma­nos vie­nen pro­gra­ma­dos ge­né­ti­ca­men­te pa­ra ser “ani­ma­les diur­nos”, pues más del 80% de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan, a ex­cep­ción del sue­ño, las ha­cen a ple­na luz del día.

Es por eso que aque­llas per­so­nas que tras­no­chan o tie­nen tra­ba­jos noc­tur­nos pue­den pre­sen­tar si­tua­cio­nes de acu­mu­la­ción de erro­res, di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner la aten­ción, fa­ti­ga, ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y es­trés, ade­más de pér­di­da del ape­ti­to, dia­rrea o es­tre­ñi­mien­to, gas­tri­tis, do­lor de es­tó­ma­go y úl­ce­ras.

“La re­co­men­da­ción es que du­ran­te el tiem­po de des­can­so en el día duer­man las ho­ras ne­ce­sa­rias (de 6 a 8) con unas con­si­de­ra­cio­nes es­pe­cia­les: que lo ha­gan to­tal­men­te a os­cu­ras, sin rui­do y con la tem­pe­ra­tu­ra a la que es­tán acos­tum­bra­dos en la no­che”, se­ña­la el ex­per­to, y su­gie­re que las per­so­nas to­men un re­fri­ge­rio du­ran­te la no­che pa­ra “su­bir la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po y en­ga­ñar un po­co al re­loj bio­ló­gi­co”.

AC­TI­VI­DAD FÍ­SI­CA. Al con­tra­rio de lo que mu­chas per­so­nas pien­san, es me­jor ha­cer ejer­ci­cio en ho­ras de la tar­de o no­che que en la ma­ña­na. Es­to por­que al fi­nal del día “la ca­pa­ci­dad res­pi­ra­to­ria y la fuer­za mus­cu­lar se en­cuen­tran en su pun­to má­xi­mo” y por­que “ha­cer ejer­ci­cio en la ma­ña­na ele­va la pre­sión ar­te­rial”.

REN­DI­MIEN­TO LA­BO­RAL. El sue­ño que da des­pués del me­dio­día no es ca­sual, se­gún ex­pli­ca Ca­mar­go. “Ge­né­ti­ca­men­te ve­ni­mos pro­gra­ma­dos pa­ra dor­mir dos ve­ces en el día: un sue­ño lar­go que es el de la no­che y un sue­ño cor­to que ge­ne­ral­men­te ocu­rre des­pués de la ho­ra de al­mor­zar”, se­ña­la, por lo que di­ce, es re­co­men­da­ble ha­cer una sies­ta de en­tre 15 y 25 mi­nu­tos pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to en el tra­ba­jo du­ran­te la tar­de.

Pe­se a que to­dos te­ne­mos el mis­mo re­loj bio­ló­gi­co, es­te no fun­cio­na de la mis­ma ma­ne­ra”. AN­DRÉS CA­MAR­GO Do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor

Co­no­cer el fun­cio­na­mien­to de nues­tro re­loj bio­ló­gi­co pue­de ayu­dar­nos a com­pren­der nues­tro cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.