Ale­jan­dra Ro­sa­nía,

un cau­dal in­do­ma­ble de sen­sua­li­dad

Miercoles - - Front Page -

Tex­to: Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Fo­to­gra­fía: Or­lan­do Ama­dor Ma­qui­lla­je y Pei­na­do: Ca­mi­lo Du­gand Ves­tua­rio: Dul­ce pe­ca­do Cal­za­do: STF Shoes Agra­de­ci­mien­tos: Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla y Edi­fi­cio L’an­go­lo 59 Vi­deo: Cé­sar Gar­cía

Los obre­ros que a sol y som­bra tra­ba­jan en las obras de ca­na­li­za­ción sub­te­rrá­nea del arro­yo de la ca­lle 84 que­da­ron ató­ni­tos cuan­do Ale­jan­dra des­cen­dió a su en­cuen­tro. No lo creían, se fro­ta­ron los ojos y ha­bla­ron en­tre ellos, como cer­cio­rán­do­se de que lo que es­ta­ba ocu­rrien­do no era un sue­ño de mi­tad de ma­ña­na o una ma­la pa­sa­da (que en es­te ca­so se­ría bue­na) del ca­lor y la sed. Y no es pa­ra me­nos. Una ru­bia des­pam­pa­nan­te, de más de 1,80 m de es­ta­tu­ra, vo­lup­tuo­sa, en tra­je de ba­ño y

len­ce­ría, ale­gre y po­san­do con de­li­ca­da sen­sua­li­dad es una fi­gu­ra po­co co­mún en es­tos es­ce­na­rios, ca­si un es­pe­jis­mo.

Su nom­bre com­ple­to es Ma­ría Ale­jan­dra Ro­sa­nía Noreña, tie­ne 24 años, pre­fie­re que la lla­men sim­ple­men­te Ale­jan­dra y tie­ne la ale­gría ba­rran­qui­lle­ra a flor de piel. Na­ció un 8 de di­ciem­bre y el fes­te­jo es par­te de su ge­né­ti­ca.

En nin­gún mo­men­to de la se­sión se sin­tió in­ti­mi­da­da y con su ac­ti­tud ‘arro­lló’ cual­quier po­si­bi­li­dad de que el mons­truo de agua que co­rre por la ca­lle 84 apa­re­cie­ra. “Fuer­za po­si­ti­va”, de­cía son­rien­te y cru­zan­do los de­dos cuan­do una nu­be ama­ga­ba con echar al tras­te la pro­duc­ción que hoy pre­sen­ta­mos.

“Cuan­do me pro­pu­sie­ron lo de las fo­tos y el lu­gar no tan co­mún, la ver­dad no lo vi tan ex­tra­ño por­que por mu­chos años fui mo­de­lo de al­ta cos­tu­ra e hi­ce va­rias se­sio­nes de es­te ti­po, apren­dí que de es­tos lu­ga­res, que en apa­rien­cia no son tan ché­ve­res, se pue­den sa­car fo­tos in­creí­bles. Le pu­se la me­jor dis­po­si­ción pa­ra es­ta nue­va apa­ri­ción como Chi­ca M!ér­co­les”, cuen­ta la mo­de­lo.

Ale­jan­dra es co­mu­ni­ca­do­ra so­cial gra­dua­da en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be, con una es­pe­cia­li­za­ción en Co­mu­ni­ca­ción pa­ra el Desa­rro­llo So­cial. Se dio a co­no­cer en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co y la Cos­ta por con­du­cir du­ran­te tres años el pro­gra­ma Con­tac­to del ca­nal re­gio­nal Te­le­ca­ri­be.

Aho­ra es­tá con­cen­tra­da en un nue­vo pro­yec­to de ese ca­nal: Los hi­jos del so­fá.

“Lo trans­mi­ten de 3:30 a 6:30 de la tar­de, de lu­nes a vier­nes, y siem­pre se ha­ce en di­rec­to. Nos ha ido muy bien, la res­pues­ta en las re­des so­cia­les y so­bre to­do en los te­le­vi­den­tes ha si­do po­si­ti­va (...) Bá­si­ca­men­te ha­go lo mis­mo que en

Con­tac­to por­que me to­ca la par­te mu­si­cal. Pre­sen­to es­tre­nos, nuevos vi­deos y ar­tis­tas. Con­tac­to fue mi gran es­cue­la, apren­dí a ha­blar en vi­vo to­dos los días, lo que soy aho­ra como pre­sen­ta­do­ra se lo de­bo a ese pro­gra­ma”, ase­gu­ra la pe­rio­dis­ta.

Con to­da la na­tu­ra­li­dad del mun­do, aguan­tan­do un ca­lor ab­sor­ben­te, Ale­jan­dra sa­có ade­lan­te la se­sión de fo­tos con lu­jo de de­ta­lles. Al fi­nal le agra­de­ció a los obre­ros, in­ge­nie­ros y el equi­po de pro­duc­ción, siem­pre son­rien­do, siem­pre en con­tac­to.

Las co­sas que más me atraen de un hom­bre son su ca­rác­ter y la fuer­za de su mi­ra­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.