Se­xo y pro­ble­mas de pa­re­ja

Miercoles - - Intimidas & Amor -

Re­gre­san­do a Ba­rran­qui­lla tu­ve sen­ta­do al la­do, en el avión, a un hom­bre con pin­ta de eje­cu­ti­vo, que me re­co­no­ció y en­se­gui­da me co­men­zó a pre­gun­tar so­bre la se­xua­li­dad y el ma­tri­mo­nio. Su in­te­rés en la con­ver­sa­ción gi­ró so­bre la afir­ma­ción fal­sa acep­ta­da por mu­chas per­so­nas: “el se­xo es el 90% de la fe­li­ci­dad ma­tri­mo­nial”.

Yo le con­té que no creía que esa idea fue­ra co­rrec­ta. Yo pien­so que la se­xua­li­dad es uno de los cua­tro fac­to­res im­por­tan­tes en la fe­li­ci­dad con­yu­gal, pe­ro no es el más tras­cen­den­tal. Da­do que nues­tra cul­tu­ra se­xo­fó­bi­ca nos in­vi­ta a evi­tar con­ver­sar so­bre es­te te­ma, al­gu­nas per­so­nas ter­mi­nan exa­ge­ran­do su im­por­tan­cia en la ar­mo­nía con­yu­gal.

Los ex­per­tos con­tem­po­rá­neos en te­ra­pia se­xual y de pa­re­ja se­ña­lan que hay va­rias ra­zo­nes por las cua­les las per­so­nas bus­can ayu­da pro­fe­sio­nal. Las más fre­cuen­tes son: Sien­ten que no hay res­pe­to y equi­dad en su ma­tri­mo­nio. Es­tas per­so­nas creen que no son jus­tas las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que es­tán vi­vien­do con su pa­re­ja. Sien­ten que no se les res­pe­ta su dig­ni­dad o sus de­re­chos como se­res hu­ma­nos. Pien­san que tie­nen una co­mu­ni­ca­ción ma­la con su pa­re­ja. Es­tas per­so­nas sien­ten que no son es­cu­cha­das y com­pren­di­das ade­cua­da­men­te, o pien­san que no en­tien­den a su pa­re­ja. Por lo ge­ne­ral son per­so­nas que se sien­ten so­las y sin apo­yo en su vida co­ti­dia­na. Ob­ser­van que fre­cuen­te­men­te son in­ca­pa­ces de re­sol­ver sa­na­men­te los con­flic­tos co­ti­dia­nos en la vida de pa­re­ja. Es­tas per­so­nas se dan cuen­ta que cual­quier co­sa pe­que­ña del dia­rio vi­vir se con­vier­te rá­pi­da­men­te en un gran pro­ble­ma y des­pier­ta vio­len­cia ( gri­tos, in­sul­tos, hu­mi­lla­cio­nes, em­pu­jo­nes, ame­na­zas, gol­pes, etc.). Es­to lle­va a que la vida ma­tri­mo­nial se con­vier­ta en un cam­po de gue­rra. Sien­ten que su ma­tri­mo­nio no les apor­ta be­ne­fi­cios. Es­tas per­so­nas pien­san que no re­ci­ben ex­pre­sio­nes de amor y ca­ri­ño, no re­ci­ben apo­yo (emo­cio­nal, eco­nó­mi­co, per­so­nal, etc.) pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des. No sien­ten que el víncu­lo de pa­re­ja les apor­te pa­ra su cre­ci­mien­to per­so­nal. Sien­ten que el ma­tri­mo­nio no les per­mi­te te­ner la vida se­xual que desean y que pien­san que tie­nen de­re­cho a vi­vir. En mi blog hay más in­for­ma­ción al res­pec­to: http:// drjo­se­gon­za­lez. blogs­pot.com/ 2013/ 12/ te­ra­pia-ma­tri­mo­nial-en­bo­go­ta-y.html.

Me gus­ta­ría ter­mi­nar de con­tar­les so­bre nues­tra con­ver­sa­ción en el avión in­vi­tán­do­les a que dia­lo­guen con su pa­re­ja so­bre es­tas ideas, en un am­bien­te tran­qui­lo y re­la­ja­do. Tal vez es­to les sir­va pa­ra mi­rar en qué as­pec­tos su ma­tri­mo­nio an­da bien y en cua­les es­tá fa­llan­do.

La se­xua­li­dad es uno de los cua­tro fac­to­res im­por­tan­tes en la fe­li­ci­dad con­yu­gal, pe­ro no el más tras­cen­den­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.