Ma­ría Ale­xan­dra He­rre­ra, la ca­pi­ta­na mo­re­na

Miercoles - - Portada -

Ma­ría Ale­xan­dra He­rre­ra atrae las mi­ra­das in­me­dia­ta­men­te irrum­pe en cual­quier lu­gar. Así su­ce­dió el día de es­ta se­sión de fo­tos en una vie­ja ca­sa, hoy con­ver­ti­da en ho­tel, en el Cen­tro de Car­ta­ge­na. Con su 1,83 de es­ta­tu­ra, piel mo­re­na, la­bios car­no­sos, son­ri­sa es­pon­tá­nea y un afro que ‘ba­ña’ su ros­tro, ella es im­po­nen­te por don­de se le mi­re. En 2016 fue ele­gi­da Ca­pi­ta­na Na­cio­nal de las Fies­tas del Mar, en San­ta Marta, re­pre­sen­tan­do a la He­roi­ca. Des­de ahí su vi­da dio un gi­ro, y el mo­de­la­je, que an­tes era un hobby, hoy es su tra­ba­jo.

Tie­ne 12 her­ma­nos y la voz le tiem­bla, pe­ro de la emo­ción, cuan­do na­rra que su fa­mi­lia, de ori­gen san­tan­de­reano, la adop­tó cuan­do es­ta­ba muy pe­que­ña.

“Mi fa­mi­lia me in­cul­có lo im­por­tan­te que es te­ner siem­pre cla­ro en mi vi­da la va­lo­ra­ción y de­ter­mi­na­ción que Dios nos da a to­dos”, co­men­ta con un sua­ve tono de voz y sin el ‘gop­piao’ fuer­te que ca­rac­te­ri­za a los car­ta­ge­ne­ros.

Ase­gu­ra que de su cuer­po los ojos son la par­te que ella con­si­de­ra más lla­ma­ti­va. “Con ellos expreso to­do, me des­cri­ben y ha­blan de mi esen­cia co­mo mu­jer. De mi per­so­na­li­dad, la ale­gría es mi prin­ci­pal ras­go, siem­pre ten­go una son­ri­sa pa­ra las prue­bas que me sa­len en el ca­mino. To­do en es­ta vi­da, con ac­ti­tud, se re­suel­ve de bue­na ma­ne­ra”.

Afir­ma que las mu­je­res de ra­za ne­gra, co­mo ella, han si­do par­te fun­da­men­tal en la his­to­ria de Amé­ri­ca, del mun­do, “y aun­que en al­gún mo­men­to” fue­ron es­cla­vi­za­das hoy día de­mues­tran que “pue­den ser lí­de­res con sa­bor en el al­ma”. “La ale­gría y el te­ner ese va­lor di­fe­ren­cial nos ha­ce es­pe­cia­les y bueno, con­si­de­ro que en es­te si­glo se le ha da­do mu­cha im­por­tan­cia a la in­clu­sión de nues­tra ra­za, se­gui­mos ga­nan­do te­rreno en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, des­pla­zan­do la dis­cri­mi­na­ción ra­cial y el se­ña­la­mien­to de cier­tos sec­to­res cla­sis­tas que nos han juz­ga­do sim­ple­men­te por nues­tro co­lor de piel”.

Ma­ría Ale­xan­dra se­gui­rá sa­lien­do en por­ta­das de re­vis­tas, tie­ne to­das las ac­ti­tu­des pa­ra ha­cer­lo. Por ser de es­ta tie­rra ca­ri­be, de Car­ta­ge­na, M!ér­co­les se an­ti­ci­pó a ese fu­tu­ro pro­mi­so­rio, no so­lo re­sal­tan­do su es­pec­ta­cu­lar fi­gu­ra, sino, tam­bién, par­te de sus ideas que ella muy bien sus­ten­ta.

Texto: Ale­jan­dro Ro­sa­les Mantilla (@ ale­jo­ro­sa­lesm) Fo­tos: Le­nin Pé­rez Ma­qui­lla­je y pei­na­do: An­drea Ro­drí­guez Ves­ti­dos de ba­ño: Pi­neap­ple Lo­ca­ción: Ho­tel Bou­ti­que Ca­sa India Ca­ta­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.