ma­dre ‘Looks’ pa­ra hija cuan­do e van de la mano

Miercoles - - Moda - Tex­to: Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co Fotos: Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les Mo­de­los: Ro­sa­lía An­gu­lo y Laura Oso­rio

l bo­le­to más se­gu­ro pa­ra ver­se ma­yor es tra­tar de ver­se co­mo una me­nor”, es la pri­me­ra fra­se en la que Pilar Cas­ta­ño ha­ce én­fa­sis cuan­do de ma­dres que les gus­ta es­tar a la mo­da se tra­ta.

En es­ta edi­ción especial de ma­dres que­re­mos mos­trar­les có­mo una ma­má se pue­de ver bien, sa­lien­do con su hija, sin de­jar de es­tar a la mo­da. Re­sal­ta­re­mos atuen­dos di­ver­ti­dos, en ten­den­cia, y looks que pue­de lle­var en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de la vi­da co­ti­dia­na.

Pa­ra eso, con­sul­ta­mos a Pilar Cas­ta­ño, pe­rio­dis­ta bo­go­ta­na que se ha ca­rac­te­ri­zan­do por su pa­sión por la mo­da y es­ti­lo clá­si­co, el mis­mo que va con su per­so­na­li­dad. Es es­to –con­fie­sa­de lo que tra­ta el buen ves­tir. “Es ir de acuer­do a ca­da per­so­na­li­dad”.

Uno de los pun­tos que Cas­ta­ño en­fa­ti­za es en que el ajuar de­be ir acor­de con la edad. Ser muy cui­da­do­sas con lo que se usa. “Una mu­jer tie­ne que en­ten­der que el tiem­po pa­sa y que hay pren­das que te van de­jan­do. Des­de lue­go que la edad es men­tal pe­ro, con el tiem­po, la mu­jer ne­ce­si­ta sen­tir­se có­mo­da, por eso no pue­de fo­rrar­se, por ejem­plo, o su­bir­se una fal­da”.

A es­to aña­de que hay ac­ti­tu­des que no se de­ben adop­tar, a la ho­ra de ves­tir, y así se ten­ga la piel más to­ni­fi­ca­da, o una bue­na fi­gu­ra, se de­be re­cor­dar el men­sa­je que quie­re de­jar co­mo ma­má. “Pue­de ser la ma­dre más fe­liz y la más jo­vial con sus hi­jas, pe­ro siem­pre guar­dan­do su lu­gar. No to­do se va­le a los 40, 50 o 60”.

La ase­so­ra de ima­gen, coach y con­fe­ren­cis­ta de mo­da, da co­mo re­co­men­da­cio­nes es­co­ger lo bá­si­co y clá­si­co, dan­do pie pa­ra en­con­trar pren­das de bue­na con­fec­ción.

“Una mu­jer clá­si­ca pue­de es­co­ger pren­das que cai­gan bien y que ten­gan un buen arte sar­to­rial”.

Con es­to, ha­ce re­fe­ren­cia a aque­llos ele­men­tos que ten­gan bue­nos cor­tes, co­mo unos pan­ta­lo­nes am­plios, o fal­das con aber­tu­ras a los la­dos. Pen­san­do siem­pre, ade­más, en el ti­po de cuer­po y la es­ta­tu­ra. “Si es una mu­jer de po­ca es­ta­tu­ra, es me­jor una fal­da de aber­tu­ra la­te­ral. O una fal­da lar­ga, si es al­ta. Los en­te­ri­zos y los pan­ta­lo­nes am­plios tam­bién pue­den fun­cio­nar. Pe­ro si tie­ne el mus­lo muy grue­so no se pue­de fo­rrar con pan­ta­lo­nes de­ma­sia­do apre­ta­dos.”

No to­das las ma­dres guar­dan las mis­mas pro­por­cio­nes. Hay que te­ner en cuen­ta esas ca­rac­te­rís­ti­cas y así lu­cir me­jor sus atri­bu­tos. “Lle­var el cuello ti­po hal­ter es acer­ta­do si tie­ne unos lin­dos bra­zos, pue­de mos­trar­los, igual la es­pal­da”.

Lo mis­mo pa­sa con la piel. El ór­gano más gran­de e im­por­tan­te en el cuer­po de­be to­mar­se en cuen­ta sin fal­ta. “La piel en­ve­je­ce. Si tie­nes la piel un po­co suel­ta de­bes pen­sar bien en las co­sas que vas a uti­li­zar”.

Con es­tos con­se­jos, Pilar Cas­ta­ño in­vi­ta a las ma­dres a ver su cló­set. Iden­ti­fi­car si lo que ve va acor­de a su per­so­na­li­dad, cuer­po, es­ta­tu­ra, y ti­po de piel, y por su puesto, re­cor­dar cuál es su rol. Eso sí, no de­be de­jar las ten­den­cias de mo­da que van y vie­nen. Co­mo to­do lo flo­ral, los pan­ta­lo­nes am­plios y los ves­ti­dos, in­dis­pen­sa­bles en una ciu­dad de la cos­ta y tren­ding en la ac­tua­li­dad.

Y, ¿qué no de­be es­tar en el ar­ma­rio de una ma­má? “Lo apre­ta­do y lo cor­to. Tam­po­co lo me­ta­li­za­do o de len­te­jue­las. No tie­ne que ser lla­ma­ti­va. Una mu­jer de­be pa­sar inad­ver­ti­da, y una vez inad­ver­ti­da, se­rá inol­vi­da­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.